21 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El "príncipe" gallego del Clan de los Morones se enfrenta a varias causas penales pendientes que pueden dar con él en prisión

Comienza el juicio contra Sinaí Giménez, de Obama gallego y aspirante a alcalde de Vigo a tener pendiente tres causas

Sinaí, con sus hermanos Marino, Saúl y Juan Paulo.
Sinaí, con sus hermanos Marino, Saúl y Juan Paulo.
Este lunes comienza en el juzgado de lo Penal número 2 de Pontevedra una vista donde se verán las caras los Morones y los Zamoranos. La última vez que se encontraron fue durante una pelea con barras de hierro con varios heridos y doce detenidos. Pero ¿quienes son los Morones? Su actual patriarca es Sinaí Giménez, de 39 años, que fue candidato a la alcaldía de Vigo y hace poco lo detuvieron tras intentar deshacerse de tres kilos de hachís en mayo en Salamanca.

Sinaí Giménez nació en el barrio vigués de Teis. Su padre, Olegario, es hijo del patriarca de los gitanos de Vigo y con los años heredó este cargo y después se autodenominó "rey de los gitanos". Ahora el "título" lo ha heredado Sinaí. Toda la familia vive en la localidad de Tomiño. Todos pertenecen al clan de los Morones y todavía su nombre infunde respeto en la zona.

El líder del clan, Sinaí, se presentó a la alcaldía de Vigo en 2015, buscando el voto del colectivo gitano y de las clases más populares, pero no salió elegido. Incluso la candidata número 5 de su partido, Iniciativa Independiente de Vigo (IIV), Beatriz Carrera, posó desnuda para la revista Interviú intentado captar votos.

Beatriz Carrera en la portada de Interviú.

El "Obama" gallego no funcionó, aunque hasta las Azúcar Moreno pidieron el voto para él. Su imagen de los carteles electorales contrastaba con la fotografía de su detención, escoltado por dos guardias civiles, el 15 de mayo de 2019, con tres kilos de hachís en Salamanca. Lo dejaron en libertad con cargos. Es el último episodio de Los Morones. Antes hubo varios incidentes, uno de los más importantes el enfrentamiento y peleas contra el clan de los Zamoranos, la familia León, de la localidad viguesa de Porriño.

Sinaí Giménez en una de sus detenciones.

Ya en 2007 Olegario Giménez, el patriarca, y su hijo Sinaí fueron condenados en Pontevedra por una agresión al portavoz de los vendedores ambulantes autónomos, sentencia que la Audiencia Provincial revocó. Padre e hijo son fundadores de la Sociedad Gitana Gallega. Como representantes de este colectivo se han entrevistado con la Xunta y con otros organismos, incluso con el anterior fiscal jefe de Galicia, Carlos Varela, que logró que los Zamoranos desterrados regresasen.

Sinaí Giménez en un cartel electoral.

Marino Giménez, hermano de Sinaí y miembro destacado del clan, tiene causas pendientes con la Justicia, acusado de tráfico de drogas. El clan siempre ficha a abogados de reconocido prestigio para que los defiendan, desde Marco García Montes hasta Carlota Garrido pasando por Cándido Conde-Pumpido, hijo.

Las Azúcar Moreno y Sinaí Giménez.

En el año 2014 agredieron, presuntamente, a seis guardias civiles y a un abogado en la localidad de Tuy. En octubre 2015 Olegario, Sinaí y otros diez miembros de la familia fueron detenidos y acusados de un tiroteo en la Autovía de Vigo (V-20) contra el clan de los Zamoranos, resultando herido uno de ellos. Se les acusó entonces de los delitos de organización criminal, amenazas, blanqueo de capitales y fraude a la Seguridad Social. Marino y Juan Pablo, dos de los hermanos, están en búsqueda y captura y la semana pasada no se presentaron al juicio por los incidentes de 2014. Consuelo, otra de las hermanas, también estaba llamada a declarar, pero su abogado presentó un certificado médico.

Tras los incidentes en la autopista comenzó una investigación entonces que situó a Sinaí como lider de la familia que presuntamente extorsionaba a los vendedores ambulantes de varios mercadillos, entre ellos el de la localidad pontevedresa de Cangas de Morrazo. Según la investigación, todavía en marcha, los Morones cobraba 100 euros al mes por puesto ambulante, más otra cantidad sin determinar en caso de que se instalase y ejerciera actividad.

Pelea a palazos

Pero el clan de los Zamoranos se negó a seguir pagando hace tres años y el patricarca dictó el destierro de 400 familias de la localidad viguesa de Porriño. Los Zamoranos regresaron tras el pacto con la Fiscalía de Galicia, pero se negaron a seguir pagando y el 16 de octubre de 2016 a las nueve y media de la mañana se desató una brutal pelea que acabó con seis heridos y decenas de detenidos, entre ellos doce miembros del clan de los Morones. Todo comenzó, supuestamente, por un metro más o menos de puesto en la Alameda Nueva de Cangas, donde se ponen los mercadillos de ropa. La Policía y la Guardia Civil tuvo que emplearse a fondo para detener el altercado.

Las barras de hierro usadas en la reyerta de Cangas de Morrazo.

Aquella reyerta provocó, además de heridos, una operación conjunta de Guardia Civil y Policía Nacional, ordenada por el Juzgado de Instrucción 3 de Cangas, que investigaba la pelea anterior de octubre. La Fiscalía actuó de oficio y puso la querella. El primer detenido fue Olegario, el "rey emérito" de los gitanos y patriarca de la familia, aunque fue llevado a un hospital por los problemas de salud que padece, su mujer Flora Jiménez Gabarri, verdadera matriarca del clan, también fue detenida. Con ellos Juan Paulo y Saúl, hermanos de Sinaí, su nieto Quique y Amelia Camacho, mujer de Sinaí Giménez, que también fue detenido. Ahora Olegario está enfermo y su mujer Flora también.

Sinaí Giménez herido.

Sin embargo, todos los Morones están en libertad a la espera de enfrentarse a varios juicios. El primero será el 1 de julio en la Audiencia de Pontevedra. Hay doce acusados, cinco Morones y siete Zamoranos. La Policía ya se prepara para blindar la Audiencia.

Tras la multitudinaria pelea con barras de hierro, todos salieron malparados, entre ellas llas dos únicas mujeres implicadas en la pelea y acusadas por la Fiscalía, la esposa y hermana de Sinaí, Amelia Camacho, de 40 años y Consuelo Giménez, de 45 años, respectivamente. Ambas son defendidas por otra mujer, la letrada madrileña Carlota Garrido, que intentará rebajar la pena que pide la Fiscalía de tres años y medio de prisión para Consuelo y tres meses de multa para Amelia, la esposa de Sinaí, acusada la primera de varios delitos de lesiones y la segunda de lesiones leves.

 Ahora Sinaí Giménez, el "Obama" gallego ha redactado un documento, un Acuerdo de Paz, que los Zamoranos han rechazado, según él. La Policía y la Guardia Civil ya han pedido refuerzos de sus efectivos en la zona. 

COMPARTIR: