04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mayoría de estos grupos ya están integrados en la formación Vox de Santiago Abascal y solo en Cataluña se contabilizan 45 de estos colectivos

La España dividida: Así es el mapa de las organizaciones de ultraderecha que han tomado las calles con sus coches

La ultraderecha es muy activa.
La ultraderecha es muy activa.
Santiago Abascal ha llamado a colapsar España este mismo sábado en manifestaciones multitudinarias en automóvles, respetando distancias de seguridad en las 52 capitales de provincias donde han sido autorizadas estas, en realidad, concentraciones. El problema que tiene a la Policía en estado de alerta serán las concentraciones catalanas, también autorizadas en el último momento, y donde los CDR ya han llamado a boicotear esta protesta de la España dividida.

La ultraderecha lo tiene claro. Desde el inicio de la crisis sanitaria la gestión de la misma por parte del Gobierno ha recibido críticas desde los sectores de la oposición más radicales, primero en redes sociales y luego en la calle en forma de cacerolada. A diferencia de lo que ocurre con sus rivales politicos, la derecha española está organizada.

Todas estas protestas culminarán este sábado en una gran "caravana por la libertad" en las 52 capitales de provincia de nuestro país. Al contrario de lo que ocurre con la extrema izquierda la ultraderecha española se ha agrupado en torno a un solo partido político, Vox, y no ha disgregado sus fuerzas. Partidos como Democracia Nacional, Alternativa Española, Solidaridad Española y el casi extinto Hogar Social se han integrado prácticamente por completo en Vox, bien en su militancia e incluso a nivel regional en algunos cargos.

Este sábado Vox ha recibido autorización desde las subdelegaciones de Gobierno para manifestarse a modo de caravanas en vehículos. No obstante, la Policía continuará extremando las medidas de seguridad para evitar altercados como los sucedidos estos días en algunos barrios y localidades de Madrid como Moratalaz y Alcorcón.

Melisa Domínguez, de Hogar Social.

Los más temidos en estos actos son los grupos que se han quedado fuera de Vox, como Alianza Nacional, la Asociación Reivindicativa de la Memoria Histórica Raíces, la Falange, Falange Española, Democracia Nacional y Alternativa Española, entre otros. Estos cuatro últimos se agruparon en torno a una coalición bautizada como ADÑ, que incluso se presentó a las últimas elecciones europeas, en las que obtuvieron algo más de 11.700 sufragios. Todos sus grupos por separado habían obtenido en las de 2014 55.000 votos, casi cinco veces más. La cabeza más visible de esta coalición es Rafael López Diérez, el presidente de Alternativa Española que además forma parte de la conocida y controvertida asociación Abogados Cristianos.

Cartel de la convocatoria.

De momento la Policía no cree que la ultraderecha sea un grave problema, porque todos son "viejos" conocidos y sus movimientos están controlados, aunque preocupan los jóvenes que se acaban de incorporar a Falange Española y a Alianza Nacional, a quienes los expertos policiales califican "gente más de acción que de ideas". A diferencia de la extrema izquierda los grupos radicales de derecha no se esconden en el anonimato, sino que intentan que sus acciones y discursos sean publicitados lo más ampliamente posible.

La primera prueba de la existencia  de estos "disidentes" de Vox, a quienes consideran ultraliberales, fue la exhumación de los restos de Franco. En aquella ocasión fue Alternativa Española quien convocó a sus fieles para rezar al pie del Valle de los Caídos y congregó a una veintena de personas, mientras que Vox se desmarcaba de todo aquello.

Tweet de Macarena Olona

Hasta la irrupción de Vox la derecha más extrema supo mantener sus organizaciones en fundaciones, asociaciones, agrupaciones y pequeños partidos, algunos en los barrios con acciones populistas que captaban a los más descontentos, como las campañas de Hogar Social de reparto de comida solo a españoles. Durante muchos años a la cabeza se situó la Fundación Nacional Francisco Franco, presidida por el exgeneral de Infantería de Marina Juan Chicharro, por cierto primo del secretario general de Vox, Javier Ortega Smith.

Nadie duda del éxito de la convocatoria en lugares como Madrid y otras ciudades del centro peninsular,  pero la verdadera "pelea" de la derecha radical se encuentra en Cataluña. Allí la Policía y los Mossos d´Esquadra sin están preocupados, porque el mayor problemas pueden ser los independentistas, que intentarán reventar estas concentraciones.

Una lista elaborada por los Comités de Defensa de la República (CDR) identificó hasta 45 grupos de ultraderecha con presencia en Cataluña. Aunque parecen muchos es cierto que sólo una decena tienen actividad y otros no se sabe muy bien todavía en qué lugar del espectro político se deberían ubicar. Es el caso del Movimiento Identitario de Cataluña (MIC). Desde este grupo siempre han insitido en señalar que pertenecen a los CDR, pero los independentistas les rechazan por "fascistas, racistas e islamófobos”, como siempre recuerdan. Otros sostienen que el MIC es antifascista y anticomunista, lo que le situaría en un lugar extraño e indefinido, como una sencilla asociación cultural. Para la Policía no pasa de ser "un grupo de frikis".

Plataforma per Catalunya fue engullida por Vox.

La mayoría de catalanes que militaban en Falange, Plataforma per Catalunya o Fuerza Nueva se integraron en Vox. La más conocida era la citada Plataforma per Catalunya (PxC), una organización fundada por Josep Anglada, que cuando fue expulsado de PxC fundó Som Identitarios (SOMI), que ha hecho pactos con RE-FNI, Resistencia Española-Frente Nacional Identitario. Tras la expulsión de Anglada PxC fue prácticamente "devorada" por Vox.

Entre los grupos de ultraderecha señalados por los CDR también está la plataforma Moviment Espanya i Catalans (MEiC), que organiza tradicionalmente las concentraciones del 12 de octubre en Barcelona. No son los únicos independentistas considerados de extrema derecha. Hay otros cuatro grupos que se declaran partidarios de una república catalana, pero no de izquierdas precisamente. Se trataría de los colectivos del Bages, Castellbell, Pont de Vilomara y Traginers de Balsareny. Los cuatro, acaban de formalizar un grupo más amplio denominado Brigada Bagenca. En la misma lista también están Els Segadors del Maresme, la Brigada 155 o el grupo de Resistencia Alta Tabarnia, de quien dicen que se nutrió de los restos en Cataluña de los militantes de Democracia Nacional y Falange.

Los ultraderechistas catalanes, al igual que sus contrarios, son grupos muy activos y el 27 de octubre de 2017 intentaron asaltar la emisora Catalunya Ràdio e incendiaron el Ateneu de Les Corts, un edificio municipal okupado. Entonces se echó la culpa de aquellos dos incidentes a Democracia Nacional y Resistencia Catalana, pero la Policía nunca pudo probarlo.

La cuestión es qué va a ocurrir en las manifestaciones organizadas por Vox este sábado y sobre todo, qué ocurrirá en la que recorra Barcelona tras ser aprobada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

 

COMPARTIR: