21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Varios clientes denuncian en foros especializados que no han recibido desde hace meses las plusvalías prometidas por sus inversiones en oro

La empresa Sempi Gold en la diana de la CNMV que la califica como "chiringuito financiero"

Gabriel Ruiz Ramírez, administrador único  de SEMPI GOLD.
Gabriel Ruiz Ramírez, administrador único de SEMPI GOLD.
Varios clientes de una empresa intermediaria de inversión en oro se han quejado en foros especializados de que no reciben las plusvalías prometidas desde hace tiempo y preparan denuncias contra SEMPI GOLD, la compañía donde depositaron su dinero con la promesa de altos rendimientos. Además, la CNMV advirtió en diciembre de 2019, hace poco más de un año que la compañía podía ser un "chiringuito financiero", una acusación desmentida por la empresa, pero que ha despertado todas las sospechas.

Según la CNMV, SEMPI GOLD era un chiringuito financiero en diciembre de 2019. La empresa, con sede en Madrid, se dedica a la inversión en metales preciosos, en concreto oro, es lo que se conoce como "sistema de capitalización en oro".

Los contratos suscritos por SEMPI con sus clientes especifican que "en el caso de que el depositante deseara dar por terminado este contrato, o decidiera retirar la totalidad de las adquisiciones de oro depositadas con antelación al vencimiento del mismo, se lo comunicará a SEMPI, con un preaviso mínimo de 24 horas, para dar por resuelto el presente contrato y poner a su disposición el oro depositado".

Los contratos están firmados por Gabriel Ruiz Ramírez, administrador único y accionista mayoritario de la compañía que, según los registros públicos, posee nueve empleados y no tiene incidencias censadas. Su actividad es la de "intermediarios del comercio de combustibles, minerales, metales y productos químicos industriales". Sus últimos resultados se remontan a 2017, cuando presentó unas ventas de 13.140.006 euros, un resultado positivo de 1.033.641 euros y un activo total de 3.286.173 euros.

Sin embargo, a finales de 2019 una advertencia de la CNMV lo calificaba de "chiringuito financiero", pero ¿qué es un chiringuito financiero? Según la CNMV, son "aquellas entidades que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para hacerlo". La CNMV advierte que son "peligrosos" y que son una "tapadera para apropiarse del capital de sus víctimas".

Por eso a los inversores de SEMPI GOLD se les dispararon las alarmas cuando dejaron de recibir las plusvalías por sus inversiones, que en muchos casos son cuantiosas, atraídos por la alta rentabilidad.

Una de las opiniones sobre Sempi Gold.

De hecho, los foros de Internet especializados en inversiones como Trustpilot acumulan desde hace días numerosas críticas a la empresa por esto mismo, no repartir las prometidas plusvalías de las inversiones. Un grupo de "afectados SEMPI GOLD" publicaba el pasado 6 de enero, en GoWork: "Al igual que otros comentarios sobre productos de esta empresa, en nuestro caso ese período de 60 días hábiles finalizó hace casi cuatro meses, tras la terminación de varios contratos con SEMPI Gold España, firmados con ellos en 2017, de los que, no han devuelto inversión, ni plusvalías. 

De nada han servido las múltiples llamadas, correos e intentos de solventar esta situación durante este tiempo. Se les ha enviado también un burofax desde nuestro despacho de abogados, al cual ni se han dignado en responder. Por ello, ante este silencio por su parte y nula disposición a la resolución del problema, se está preparando una querella. Personas que se encuentren en situación parecida y deseen información, pueden contactar con afectados.sempigold@gmail.com. Hay numerosos afectados en varias zonas de España, con los que estamos también en contacto".

Para hacer justicia hay otras opiniones favorables a la compañía, aunque son menos explicativas y más fáciles de redactar que las desfavorables. Por ejemplo, una de Alfonso Castillo que dice: "Después de mirar las alternativas y las excelentes valoraciones de la empresa me he decidido por SEMPI GOLD por su trayectoria y profesionalidad. Muy contento con mi inversión y con el trato recibido".

Una opinión favorable.

Otras opiniones recogidas en Trustpilot tampoco dejan en buen lugar a la compañía, como la del 28 de enero de 2021 publicada de nuevo por "afectados SEMPI GOLD" en la que ya habla de personas "afectadas por esta empresa" y añade que "sobre algunas de las últimas opiniones, la situación comentada es siempre la misma, retrasos, excusas y finalmente una total falta de comunicación, Acabo de leer los requisitos de Trustpilot y cumplo los 5 + 2 que se requieren y no estoy afectado por los tres, en los que no se podría opinar. Como algunos de los afectados, puedo aportar toda la documentación de todos los productos contratados hace años y sin reinversión de capital ni plusvalías desde hace meses, después de la finalización de los contratos".

Publicidad de Sempi Gold.

Ya el 26 de diciembre de 2019 la CNMV, Comisión Nacional del Mercado de Valores, advertía sobre esta empresa que "dicha sociedad no figura inscrita en el correspondiente registro de esta Comisión y, por tanto, no está autorizada para prestar servicios de inversión ni está autorizada para realizar las actividades reservadas a las instituciones de inversión colectiva. Las advertencias de la CNMV sobre chiringuitos financieros pueden ser consultadas en la página web. Advertencias de la CNMV (...)". Es decir, que de alguna manera CNMV ya advierte del peligro de invertir en esta empresa.

Sempi Gold niega ser un chiringuito financiero

 

Gabriel Ruiz, administrador único de la sociedad Sempi Gold ha remitido unas líneas a Elcierredigital.com en respuesta a un mail solicitando información:

"Al respecto de la inclusión de nuestra compañía en el registro de “Chiringuitos financieros” por parte de la CNMV le remitimos la siguiente información:

Como bien conoce, la Comisión Nacional del Mercado de Valores es el organismo encargado de regular todo lo relativo a las actuaciones, sujetos y organismos relacionados con el mercado financiero y por tanto, dentro del mencionado mercado, tiene las capacidades de inspección y revisión de los distintos elementos del mismo.

Asimismo, dentro de su función, este organismo que puede requerir información a las empresas, con el fin de cumplir su misión, requirió a nuestra compañía para el envío de información relacionada con nuestra actividad, con el fin de proceder a su valoración, proceso que, a fecha del presente sigue activo, ya que la comunicación con dicho organismo es constante.

El organismo, dentro de su actuación, entendió que, debía realizar una advertencia en el que se indicara que nuestra empresa no está inscrita en el registro de empresas autorizadas para realizar actividades de inversión, aspecto que es totalmente cierto, toda vez que nuestra empresa, en ningún momento ha comercializado productos financieros, ni ha prestado servicios de asesoramiento financiero, siendo su única actividad, la compra y venta de metales preciosos.

Pese a que la afirmación del organismo es totalmente cierta y nuestra empresa no presta servicios de inversión colectiva y por tanto, no está inscrita en ese registro, si es cierto que existe una profunda indignación por nuestra parte y en ese sentido estamos trabajando para solucionarlo, por la inclusión de la CNMV en la categoría de “Chiringuito financiero” a nuestra empresa, apelativo que entendemos que debe incluir a las empresas que:

- Prestan servicios de inversión colectiva sin la debida autorización o inscripción en el correspondiente registro.

- O bien, prestan servicios de asesoramiento financiero a terceros.

Toda vez que nuestra empresa no realiza ninguna de las actividades anteriormente mencionadas, no existe por tanto, la obligación de inscripción en el mencionado registro, al ser su única actividad la compra y venta de metales preciosos, por lo que no puede ser catalogada como “Chiringuito financiero”, dado que la actividad que desarrolla no se incluye dentro de las actividades de supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, ni por lo tanto dentro de las actividades englobadas dentro del mercado financiero.

Al respecto, se pidió en su momento un pronunciamiento al Banco de España para que nos aclarase si la comercialización de metales preciosos, única actividad de nuestra empresa, debería estar supervisada por el Banco de España o la CNMV y cuya respuesta fue que el mercado del oro, es un mercado liberalizado y por tanto no está bajo la supervisión de los organismos en materia de mercados financieros, estando por tanto bajo la supervisión de las autoridades de consumo. (Adjuntamos la resolución).

Actualmente, por parte de nuestra compañía se está trabajando en este sentido con el organismo, con el fin de clarificar los conceptos de nuestra actividad a este y que se borre la inclusión de SEMPI en la categoría de “chiringuito financiero”, al no prestar servicios susceptibles de dicha inclusión. Esperamos que esta situación pueda clarificarse en breve, con el fin de rectificar dicha "conceptuación errónea". Desgraciadamente por culpa de la Pandemia todos estos tramites son muy lentos.

Con respecto del resto de información que nos solicita, es mucho y largo de contar, por lo que sería más lógico mantener un encuentro, aunque sea a través de videoconferencia, ya que debido a la situación actual, todo el personal de la empresa se encuentra teletrabajando".

Lo cierto es que la sombra de la duda ya planea sobre estos inversores que atraídos por unos altos intereses a corto plazo, de los que no hay en otros mercados financieros, acudieron por la revalorización del brillante metal. El mercado del oro, aunque con fluctuaciones, ha sufrido una subida generalizada desde 2018. El gramo del oro ayer costaba 48,44 euros en el mercado, es decir, 48.440 euros el kilo.

Como ha podido conocer elcierredigital.com, entre los afectados ya se preparan querellas sobre este asunto y por eso hemos consultado con expertos: "Los chiringuitos financieros siempre usan la misma metodología, primero ofrecen un supuesto servicio rentable, inversión en divisas, oro o Bitcoins, es indiferente, con esto crean el engaño en el inversor medio; después, crean una aplicación online igual que las que hacen la banca comercial, una aplicación en la que el supuesto inversor puede observar cómo su dinero crece; la trampa llega cuando caduca o expira el plazo del contrato, en este momento la inversión nunca es reintegrada. La burbuja crece y cuando se interponen acciones penales es muy difícil recuperar el dinero", explica el abogado Juan Gonzalo Ospina, de Ospina Abogados.

COMPARTIR: