16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El excomisario anunció que declarará sobre el espionaje encargado por el BBVA el próximo lunes cuando se reanude su comparecencia judicial

Villarejo amenaza con sacar el 11-M al afirmar que hablará de "un grave suceso que marcó la vida política del país"

El excomisario Jose Manuel Villarejo.
El excomisario Jose Manuel Villarejo.
El juez de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, investiga el allanamiento de morada que perpetró un hombre disfrazado de cura en casa del extesorero del PP Luis Bárcenas para, supuestamente, robarle documentación contable relativa al Partido Popular. Pero el juez, que investiga a VIllarejo y García Castaño por este asunto, sorprendió a todos al afirmar que el lunes contará todo sobre un "grave suceso que marcó la vida política del país".

El comisario jubilado José Manuel Villarejo declaró este jueves al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón su voluntad de declarar sobre todos los asuntos que están investigándose en el marco del 'caso Tándem' y, en concreto, hizo mención especial al caso del supuesto espionaje encargado por el BBVA por su "gran trascendencia en luctuosos acontecimientos" acaecidos en España.

Así lo ha asegurado el abogado de Villarejo, Antonio Cabrera, en declaraciones a los medios de comunicación al término de la declaración que el comisario jubilado ha prestado en la Audiencia Nacional sobre la operación Kitchen, el operativo policial que se habría puesto en marcha en 2013 para sustraer información de su casa al extesorero del PP Luis Bárcenas.

Villarejo compareció durante unas dos horas y ha sido citado nuevamente el próximo lunes, 21 de enero, a las 9 y media, cuando, según su abogado, abordará otros temas y declarará "sobre todo lo que sabe", como sus trabajos para el BBVA, asunto que, según el comisario, "nada tiene que ver con lo que se ha publicado" y tiene una "gran trascendencia en luctuosos acontecimientos acaecidos en la vida española".

Posibles sucesos del 11 M

El abogado Antonio Cabrera mencionó la palabra "luctuoso" en dos ocasiones, y previamente también ha hablado de un "grave suceso que marcó la vida política del país". Los trabajos de Villarejo para el BBVA habrían tenido lugar entre 2004 y 2005 y, al ser preguntado por si uno de esos sucesos podría ser el atentado del 11-M, el abogado ha optado por callar y remitirse a la declaración del expolicía el próximo lunes.

Según Cabrera, Villarejo sólo ha adelantado al magistrado que esos acontecimientos fueron "muy relevantes" y que "tiene especial interés" en explicarlo en sede judicial porque en los medios de comunicación se ha hecho una "interpretación muy simple" del caso del supuesto espionaje encargado por el BBVA.

Villarejo y Enrique Garcia Castaño habían sido citados a declarar este jueves en la Audiencia Nacional en relación a la pieza homónima del caso Tándem, el operativo policial por el que se habría pagado con fondos reservados al chófer de Bárcenas para, sin supervisión judicial mediante, sustraerle documentos comprometedores que el extesorero se habría llevado del PP.

Según las fuentes jurídicas consultadas, los dos están investigados en esta pieza del caso por delitos de malversación, prevaricación, cohecho, robo y allanamiento de morada, en relación a la vivienda familiar de Luis Bárcenas a la que accedió aquel falso cura, Enrique O.G., para acabar encañonando con un arma simulada a la esposa, Rosalía Iglesias, a un hijo del matrimonio y a la empleada de hogar.

Este hombre cumple una sentencia firme de 22 años de cárcel por aquel suceso que ahora se relaciona con Kitchen. El chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, que aquel día libraba pero casualmente estaba cerca del domicilio e intervino para ayudar a la familia, testificó contra él en el juicio.

El excomisario Enrique García Castaño a su salida de la Audiencia Nacional.

El excomisario García Castaño ha comparecido ante el juez a partir de las 9 y media y ha prestado declaración durante algo más de dos horas, momento en el que el magistrado ha suspendido el interrogatorio con intención de retomarlo este viernes 18 de enero a las 9 y media de la mañana. A su salida de la sede judicial, se ha mostrado tranquilo: "Es normal y corriente y es secreto", comentó.

Por su parte, el excomisario Villarejo, llegó en furgón desde la prisión madrileña de Estremera donde se encuentra encarcelado desde noviembre de 2017, y prestó declaración durante otras dos horas sobre Kitchen y también en este caso, el juez ha acordado emplazarle para continuar el interrogatorio durante la próxima semana.

En esta jornada de declaraciones estaba fijada también la del ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional Eugenio Pino, bajo cuyo mando habría tenido lugar la operación. La extensión de la declaración de García Castaño y los recesos que se han debido adoptar para que el juez, que estaba de guardia, atendiera otros asuntos, han llevado a suspenderla.

Eugenio Pino volverá a ser citado, previsiblemente, para el próximo martes por la tarde. En declaraciones a los medios de comunicación y aparentemente tranquilo, afirmó que "la operación Kitchen no existe".

Este nuevo calendario ha motivado que se suspendan las declaraciones previstas para este viernes y que estaban relacionadas con la pieza 'Iron'. El juez había citado a dos inspectores jefe de la Policía ya retirados, Antonio Bonilla y Antonio Serrano, por delitos de revelación de secretos y, en el primer caso, también de cohecho.

Para el lunes, cuando ahora se espera que vuelva Villarejo, estaba previsto y se ha suspendido que acudieran a la Audiencia Nacional los damnificados de la pieza Land, es decir, las personas sobre las que Villarejo elaboró un informe por encargo de miembros de su propia familia, de acuerdo a las mismas fuentes consultadas

COMPARTIR: