18 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

César Román fue detenido en la ciudad aragonesa en noviembre de 2018 por el asesinato de su novia Heidi Paz tras huir desde la capital de España

Así se fugó de Madrid y camufló su identidad en Zaragoza el Rey del Cachopo

Exclusiva Detención en Zaragoza del Rey del Cachopo.
Detención en Zaragoza del Rey del Cachopo.
César Román, apodado el Rey del Cachopo y acusado del asesinato de su novia Heidi Paz en verano del año pasado, huyó el 14 de agosto de 2018 a Zaragoza vía Guadalajara en un vehículo de la empresa Alsa, que hace el recorrido Madrid-Zaragoza-Barcelona. Román tomó este autobús en Guadalajara a las 15.10 y llegó a Zaragoza tres horas y media más tarde. Allí alquiló una habitación en una casa con nombre falso y luego buscó trabajo en un restaurante con otro currículum. inventado.

César Román , rey del Cachopo, presunto asesino de Heidi Paz, inició su huida el 14 de agosto de 2018. Los agentes del grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional han podido reconstruir esta huida por la que se dictó orden de búsqueda y captura contra él hasta ser finalmente detenido en noviembre en el mismo restaurante de Zaragoza donde había encontrado trabajo.

Román en una imagen de televisión en Zaragoza.

Durante el registro de la habitación que ocupaba en una vivienda de Zaragoza realizada el día después de su detención, los investigadores hallaron suficientes pruebas para reconstruir esta huida precipitada de César Román, que se produjo el mismo 13 de agosto en dirección a Guadalajara, desde allí tomó un autobús de la línea Alsa a las 15.10 horas del día 14 de agosto, que le llevó hasta Zaragoza, tomó el Bus número 1 y en el asiento número 50 llegó a la capital de Aragón.

Billete de autobús que Román usó para llegar a Zaragoza desde Guadalajara.

Allí contrató el día 15 de agosto una habitación a Kendry Julio Hernández Díaz, en la calle Portugal de Zaragoza, cerca de la estación de tren de Delicias, durante tres meses por 250 euros mensuales. Como era día 15 sólo pagó la mitad, 125 euros, pero recibió un justificante por este desembolso. Para poder formalizar el contrato presentó un "reconocimiento de identidad en trámite de expedición del Documento Nacional de Identidad" a nombre de Julio César Jurado Rodríguez, con sus datos reales y firmado por el Comisario General con fecha de 26 de julio de 2018. El Rey del Cachopo había manuscrito en un folio los nombres y direcciones de cuatro pisos que alquilaban habitaciones en el barrio zaragozano de Delicias.

Usaba dos identidades diferentes

Tras instalarse en la ciudad del Ebro buscó trabajo en varios restaurantes, presentándose como José Rafael Rujano Contreras. Es decir, que donde vivía usaba una identidad (Julio César Jurado) y donde trabajaba otra diferente (Rafael Rujano). Incluso en el trabajo presentó como domicilio la calle Unceta 22, cerca también de la estación de Delicias y llegó a hacerse varias varias tarjetas de visita con este nombre y el falso domicilio.

Parte del contrato de alquiler entre el falso Román y el propietario de la casa de Zaragoza donde se refugió.

Para terminar de completar la farsa presentó algunos curricula vitae con el nombre y los datos del verdadero Rujano Contreras, pero sin foto, ya que el hombre real es más joven que él, y falseando e inventando todos los datos como el dominio fluido del inglés, que el Rey del Cachopo eliminó de su curriculum, al igual que la licenciatura en Música, Teoría y Solfeo que el verdadero Rafael sí posee.

Román sí tuvo especial cuidado de copiar el NIE y el número de la Seguridad Social del verdadero José Rafael Rujano Contreras al que añadió el alias de "Txiki" y la coletilla "persona responsable y trabajadora". Le contrataron en el restaurante Casa Gerardo, a mediados de septiembre, un mes después de que llegase a la ciudad. Pero en noviembre, la dueña del restaurante de la calle Italia, Raquel Contreras, lo reconoció en las imágenes que comenzó a mostrar la televisión a primeros de noviembre, después de que la Policía lo buscase por el presunto asesinato de Heidiz Paz, por orden del juzgado de Instrucción número 32 de Madrid.

César Román se había presentado ante los dueños del restaurante como un cocinero procedente de Maracaibo, Venezuela, con parientes lejanos aragoneses. Para hacer el contrato César Román presentó a la dueña los datos manuscritos de un NIE, un número de pasaporte venezolano y un número real de la Seguridad Social de José Rafael Rujano Contreras, alias Txiki.

Román se había dejado barba y crecer el pelo y adelgazó diez kilos, además de fingir perfectamente el acento venezolano. La diferencia con el hombre que huyó  tres meses antes el escenario del crimen era tal que un policía que entró de paisano, haciéndose pasar por un repartidor, en las cocinas del restaurante para identificarlo tuvo dudas de si realmente era él.

Un carnet de biblioteca y otro de futbolista aficionado

Durante el tiempo que Román estuvo en Zaragoza le dio tiempo a obtener un carnet de las bibliotecas municipales de Zaragoza de una persona llamada Edgar Ledesma Anchico, la copia de una solicitud de tarjeta de residencia temporal de familiar de ciudadano de la UE a nombre de la misma persona y un carnet de la Federación Aragonesa de Fútbol a nombre de Alberto Arnas Esteruelas. Su paso por Zaragoza le granjeó también algún enemigo, como la tía de su casero, Sonia Colon, con la que llegó a discutir en alguna ocasión y que declaró ante la Policía que el Rey del Cachopo recibió en dos ocasiones la visita de una mujer, sin que esa pista haya sido explorada todavía.

Carnet de las bibliotecas de Zaragoza encontrado en la habitación que ocupaba Román.

Sí se sabe, sin embargo, que durante ese tiempo César Román efectuó numerosas búsquedas en  su teléfono móvil sobre el asesinato de Heidi Paz y que se fabricó un perfil falso en la red Facebook con nombre de mujer, Elena Lorena Ruiz, usado para intentar separar a una de sus su exparejas de su actual marido.

El 15 de noviembre la Policía acabó con la aventura zaragozana del Rey del Cachopo, que actualmente se encuentra en la prisión madrileña de Soto del Real, a la espera de que la jueza de Violencia de Género número 6 de Madrid ordene la apertura de juicio oral.

COMPARTIR: