12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Más allá de los mediáticos Luis Alfonso de Borbón y Cynthia Rossi, otros once jóvenes representan a la nueva camada

Estos son los trece bisnietos del dictador, la cuarta generación de los Franco

Daniel  y Diego Martínez-Bordiú (izda.), hijos de José Cristóbal, y Jaime Martínez-Borddiú Jr (dcha.) con su madre Nuria March.
Daniel y Diego Martínez-Bordiú (izda.), hijos de José Cristóbal, y Jaime Martínez-Borddiú Jr (dcha.) con su madre Nuria March.
La exhumación de Francisco Franco ha supuesto la reunión de casi toda la saga después de muchos años. Los nietos y bisnietos se dieron cita primero en el Valle de los Caídos y después en Mingorrubio, en El Pardo. Sólo faltaron a la cita Leticia, hija de Merry, y Cynthia, hija de Carmen Martínéz-Bordiú. La primera no lo hizo por su embarazo y la segunda por su reciente maternidad. Sí lo hicieron el resto de hijos de los nietos del dictador. Ellos forma la cuarta generación de los Franco.

La exhumación de Francisco Franco ha supuesto al reunión de sus descendientes por primer vez en mucho tiempo. Once de sus 13 bisnietos se dieron cita en el Valle de los Caídos primero y en Mingorrubio en El Pardo, después. Sólo faltaron a la cita Leticia, hija de Merry, y Cynthia, hija de Carmen Martínéz-Bordiú y siempre faltará uno, Francisco de Borbón y Martínez-Bordiu, el mayor, con el que habrían sumado 14, y que falleció a los 12 años en un trágico accidente de tráfico en 1984 en Navarra. 

Precisamente, el más popular de todos es Luis Alfonso de Borbón, segundo hijo de la nieta mayor Carmen Martínez-Bordiú y el fallecido Duque de Cádiz, Alfonso de Borbón Dampierre, por lo tanto también es bisnieto de Alfonso XIII. Casado con la heredera venezolana Margarita Vargas de Santaella, es desde que empezara el proceso de exhumación de los restos del dictador la cara visible del clan, llegando a ser presidente de honor de la Fundación Francisco Franco. 

Por detrás de él hay otros 12 bisnietos que se abren paso en los negocios y en  el mundo de las revistas del corazón. Nacidos todos ellos en democracia, forman parte de la cuarta generación de los Franco. 

'Francisco Franco III', de la caza a los "papeles de Panamá"

Es el hijo de Francis y el tercer Franco de la familia. Su bisabuelo trocó mediante cambio legal en la Cortes de la época el nombre de Francis. Antepuso así el Franco al Martínez Bordú para que su apellido se perpetuase ya que el dictador solo había tenido una hija, Carmen. Esta medida de invertir los apellidos la han tomados otros miembros de la Jet Set como el duque de Alba que convirtió el Fitz James-Stuart materno en su primer apellido frente al Martínez de Irujo paterno. Lo mismo hizo su hermano Jacobo Siruela y Javier Soto Fitz-James Stuart que cambió su apellido justo después de haber reconocido a su hija mayor, nacida de su relación con Isabel Sartorius. Se da así la casualidad de que padre e hija no tienen el mismo apellido.

Francisco Franco III y su mujer. 

Francisco Franco Suelves tiene 35 años y, al igual que su padre, es aficionado a la caza y pasea con orgullo por el mundo el nombre de su antepasado el dictador. A principio de 2018 concedía una entrevista al periódico de Miami Diario de las Américas donde declaraba que su abuelo “salvó al país de convertirse en un satélite de la Unión Soviética, que era el plan que Moscú tenía para España bajo el Gobierno republicano”.

El joven es fruto del matrimonio de Francis con María Suelves, hija de los marqueses de Tamarit, Juan José Suelves Ponsich y Victoria Eugenia Figueroa y Borbón. Francis y María se conocieron en El Pardo en marzo de 1974 con motivo de la boda de su hermana Mariola. A mediados de 1981 Francis se marchó a Chile, donde se dedicó a negocios inmobiliarios y del ramo de la construcción. Allí fue denunciado por una supuesta estafa inmobiliaria con la empresa Prim II. Poco después regresó a España y el 18 de diciembre de 1981 contrajo matrimonio con María. Dos años después vino al mundo Francisco y en 1.985 Juanjo. El matrimonio entre Francis y María acabó en términos poco amistosos a principios de los 90.

Los dos hermanos Franco Suelves se vieron implicados en el conocido asunto de los “Papeles de Panamá”. El 1 de junio de 2012 Francisco Franco Suelves y su hermano, firmaron como directores de sendas sociedades en la misma dirección de las Islas Vírgenes Británicas: Vamfield Alliance Limited y Malini Investments Limited. Ambos firmaron y entregaron su pasaporte a Mossak Fonseca, según 'Los papeles de Panamá' .Malini Investments Limited se abrió el 13 de octubre de 1997 y estuvo activa hasta el 26 de septiembre de 2013, aunque el cierre total se produjo en mayo de 2014. El 1 de junio de 2012, Juan José Franco Suelves firma como director de la compañía. “Franco III” firmó en la misma fecha que él como director de Vamfield Alliance Limited, en la misma dirección de la isla Tórtola. La empresa estuvo activa entre 2007 y enero de 2013. También envió su pasaporte a Mossack Fonseca.

Divorciado en 1992, Francis Franco se casó en segundas nupcias con Miriam Guisasola. Con ella tuvo a Álvaro y Miriam. La pareja sufrió una importante crisis en 2009 pero retomaron la relación. En 2014 llegó la ruptura definitiva. Los Franco Guisasola no han dudado en defender a la memoria de su bisabuelo desde en las redes sociales.

Los hijos de José Cristóbal, Mariola y Jaime

Los que pujan fuerte en las revistas del corazón por su físico son los hijos de José Cristóbal y la modelo José Toledo. Fue en 1984 cuando el quinto nieto de Franco comenzó a salir con la presentadora y modelo, Jose Toledo, integrante de una modesta familia de Las Palmas de Gran Canaria, donde se conocieron. La pareja se casó por lo civil el 23 de octubre de 1984 en un juzgado de Manhattan, en Nueva York, ciudad en la que vivieron los tres primeros años del matrimonio. Más tarde, en octubre de 1990 se casarían por la Iglesia, y ese mismo día bautizaron a su primer hijo, Daniel, que tuvo como padrino al Duque de Anjou, Luis Alfonso de Borbón. Ambas ceremonias se celebraron en la iglesia del Buen Suceso, de Madrid. En el año 2017 se lo relacionó sentimentalmente con Silvia Aguaded, la heredera de la marca de zapatos andaluza Marypaz.

Daniel y Diego, hijos de José Cristóbal Matínez-Bordiú. 

En 2009 Daniel sufrió un accidente. El joven de 18 años estaba practicando trial en una finca, propiedad familiar, cerca de Móstoles cuando chocó con un inoportuno alambre, apenas visible, que le produjo una gravísima herida en el cuello. Sufrió una luxación grave de la tráquea y fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Doce de Octubre.

Un accidente que recordó al que protagonizó su padre en el pasado. El 20 de noviembre de 1981 cuando se dirigía al aeropuerto de Las Palmas para llegar a Madrid y dirigirse al funeral en el Valle de los Caídos, con motivo del sexto aniversario del fallecimiento de su abuelo y conduciendo su Volkswagen Golf atropelló en la avenida Marítima de Las Palmas de Gran Canaria a un joven matrimonio. La esposa murió en el acto y el marido minutos después. Habían atravesado esa vía, que no tenía un paso de peatones. Por ese motivo se vio obligado a abandonar el ejército en 1982, dejando la carrera militar para siempre, algo que nunca hubiera gustado a su abuelo.

Por su parte, Diego, es el deportista de la familia. Practica motociclismo, snowboardwindsurf... Estudió en el colegio Eurocolegio Casvi, en Villaviciosa de Odón y ahora estudia derecho en IE University. Al contrario que su hermano sí que habla de política. En concreto, en diciembre de 2015, criticó en sus redes sociales a la alcaldesa Manuela Carmena por eliminar del callejero nombres con reminiscencias franquistas. “¿Quieren quitar el nombre de las calles franquistas? Adelante, quítenlas, su adoctrinamiento masivo ya no me causa sorpresa. Sólo les pido que de hacerlo sean fieles a su innoble causa, y si quieren lapidar el franquismo por puro revanchismo, háganlo de manera absoluta, no solo retirando calles y monumentos, sino también pantanos, la salud pública, las autovías e infraestructuras, las centrales nucleares, las ampliaciones de derecho al trabajador, las pagas extras, los subsidios de vejez, la asistencia farmacéutica, los sindicatos...”, escribió.

En el polo opuesto se encuentran sus primos, los descendientes de Mariola y Jaime Martínez Bordiú. Evitan a los medios y éstos no los consideran un reclamo. Borja, Jaime Rafael y Francisco Javier, son fruto de la unión de María de la O Martínez-Bordíú y Rafael Ardid, hijo de un militar republicano. Al margen de sus tres hijos bodas o el entierro de su abuela Carmen Franco, no se les ha visto casi nunca en público.

Jaime Martínez-Bordiú y March con su madre Nuria March en el entierro de Carmen Franco. 

Menos en consonancia con sus padres está Jaime Martínez-Bordiú y March, nacido en 1996 del breve matrimonio de Jaime Martínez-Bordiú y Nuria March. Escarmentado por los escándalos de su padre, el joven quiere pasar desapercibido a toda costa.

Las ausentes

Las únicas de la cuarta generación de los Franco en no acudir a la exhumación han sido, Cinthia Rossi y Leticia Gímenez Arnau, por su reciente maternidad la primera y por su embarazo la segunda.

Leticia es hija de Merry Martínez-Bordiú y de Jimmy Giménez Arnau. Merry, restauradora de muebles y profesora de inglés, se casó en primeras nupcias con el periodista y escritor Joaquín Giménez-Arnau Puente, más conocido como Jimmy. La boda tuvo lugar el 3 agosto de 1977 en el Pazo de Meirás (La Coruña), la residencia de verano de la familia Franco, reconvertida en una gran mansión. El novio negocio la exclusiva del enlace con la revista Hola, por la que llegó a percibir un millón de pesetas de entonces. Luego, dicen, que Jimmy llegó a lamentarse en privado de no haber pedido más dinero.

No se sabe si por estos juegos monetarios o por problemas de convivencia, muy pronto llegaron los problemas que dividieron a la pareja. Dicen sus amigos que Jimmy aborrecía a su suegro, el Marqués de Villaverde, y que Merry comenzó a volcarse cada día más en su hija Leticia, su ojito derecho, lo que provocó un notable distanciamiento en esta singular pareja. El matrimonio sólo duró dos años, hasta su separación en noviembre de 1979. Fue a finales de 1981 cuando presentaron una demanda de divorcio. El juez concedió a la nieta de Franco la guarda y custodia de Leticia, la única hija del matrimonio, nacida el 25 de enero de 1979.

Pero esto no hizo sino avivar los problemas. En febrero de 1986, el periodista del corazón Jimmy Jiménez-Arnau presentó una denuncia en un juzgado de Las Palmas por la hipotética desaparición de su hija, después de que su ex esposa no acudiera a una cita concertada. Luego, a mediados de 1992, el periodista declaró que había localizado a su hija en la isla caribeña de Saint Croix, después de cuatro años de búsqueda. Y es que, tras un romance, también breve, con el catalán Toni Enrich, Merry conoció al profesor de gimnasia norteamericano Gregor Tamler y tres años después se casaban secretamente en Nueva York, abandonando España.

Cynthia Rossi. 

Leticia, contrajo matrimonio con el salvadoreño Marcos Sagrera Palomo en 2008. La pareja eligió el gallego Pazo de Meirás para celebrar tanto el oficio religioso como el posterior convite. Hubo dos madrinas, que fueron las madres de los respectivos contrayentes y los novios se casaron en la misma capilla donde lo hicieron los padres de Leticia en 1977. Jimmy Giménez Arnau no fue invitado.

Cynthia, la tercera hija de Carmen Martínez-Bordiú fue bautizada, como María Cynthia Francisca Matilda Rossi, recogiendo así los nombres de los dos hijos fallecidos de sus progenitores. Nació en 1985, fruto de la unión de su madre con Jean Marie Rossi.  La hija de la 'nietísima' se casó en 2015 con el cirujano Benjamin Rouget, en una boda que logró reunir a toda la familia Franco. Sobre su bisabuelo dijo en Vanity Fair: “Creo que fue el que salvó a España, le dio modernidad y la abrió al mundo. Ha gobernado España, bien o mal según quien lo piense, pero lo hizo”.

COMPARTIR: