18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Así lo manifestó a sus personas más próximas como su ayudante de cámara y a su primo el general Franco Salgado-Araujo

Francisco Franco pidió a sus allegados ser enterrado en el cementerio de El Pardo junto a su mujer Carmen Polo

La entrada al cementerio donde quiso reposar Franco.
La entrada al cementerio donde quiso reposar Franco.
Un gobierno socialista va a hacer posible los últimos deseos del dictador Francisco Franco, al lograr finalmente exhumar sus restos del Valle de los Caídos, donde nunca quiso ser enterrado, y trasladarlos al cementerio de El Pardo- Mingorrubio, donde siempre quiso descansar junto a su esposa Carmen Polo. No deja de ser paradójico que a quien Franco considerase enemigos vayan a ayudarle y sea su familia quien se oponga a que sus restos reposen donde siempre deseó estar.

La familia Franco lo ha estado escondiendo, pero todos los nietos del dictador saben que el abuelo no quería reposar en el Valle de los Caídos. Su madre, Carmen Franco, ya lo adelantó en un libro de memorias, escrito por Nieves Herrero, e incluso cuando murió la esposa de Franco, Carmen Polo en 1988, pidió al gobierno de Felipe González que trasladasen los restos de su padre Francisco junto a su madre hasta el panteón familiar del cementerio de Mingorrubio.

Este deseo del dictador también quedó recogido en otro libro, el publicado en 1976 por la editorial Planeta, "Mis conversaciones privadas con Franco", libro de memorias del general Francisco Franco Salgado-Araujo que es un recopilatorio de las notas diarias que tomaba tras sus encuentros con el dictador cuando despachaba en el Palacio de El Pardo y editadas por Planeta.

La propia hija del Caudillo, Carmen Franco confesaría que la decisión de enterrar ahí a su padre la tomó un recién entronizado Juan Carlos I. En 1988 cuando falleció Carmen Polo Valdés, Señora de Meirás, y viuda del Generalísimo, fue enterrada en Mingorrubio, en el panteón familiar comprado para ello.

El Panteón propiedad de la familia Franco.

En ese momento Felipe González no quiso sacar al dictador de su tumba para enterrarlo junto a su mujer en Mingorrubio, pero sin embargo no se opuso a que el título nobiliario de Carmen Polo, el Señorío de Meirás, fuera heredado por el nieto mayor, Francis Franco, como sí ha ocurrido en la actualidad con el Ducado de Franco, que ostenta Carmen Martínez-Bordiú. Por eso no se entiende ahora la férrea oposición de los nietos de Franco a que salga del Valle de los Caídos, cuando su propia hija pidió trasladar los restos a Mingorrubio.

Según Carmen Franco, su padre siempre quiso descansar en el cementerio de El Pardo donde ahora le enviarán, salvo que la familia proponga otro lugar al Gobierno. Allí además de descansar su esposa lo hace el que fuera su mano derecha, el Almirante Luis Carrero Blanco asesinado por ETA en 1973. Durante cinco años lo hizo su biznieto Fran, hijo de Carmen Martínez-Bordiú y Alfonso de Borbón y Orleans, fallecido en accidente de tráfico a los 11 años en 1984. En 1989 su cuerpo fue trasladado al monasterio de las Descalzas Reales en Madrid junto a su padre.

Enterrados en la Almudena

Por su parte, en la Catedral de Almudena, están enterrados su hija, Carmen Franco, y su yerno el Marqués de Villaverde y tienen dos tumbas libres pagadas por la familia que el Gobierno no quiere que sean el destino del dictador y que ya ha generado problemas con el Vaticano.

Por ahora, lo único seguro es que mediante una sentencia del Tribunal Supremo, los restos del general serán exhumados, aunque aún se desconoce el destino. Pero los Franco no van a ceder fácilmente y preparan su contraataque legal en forma de recurso ante el Tribunal Constitucional primero y ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Todo apunta a que el Tribunal Constitucional no entrará en el fondo de la cuestión, tal sólo se centrará en si hay un atentado contra algún derecho fundamental recogido en la Carta Magna o no. Esto parece poco probable ya que el ponente de la resolución, el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Lucas, fue durante años catedrático de derecho constitucional en la Universidad de Córdoba y conoce bien todos los resortes legales alrededor de nuestra Ley de Leyes.

COMPARTIR: