19 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La nueva estrategia pasa por dilatar el proceso todo lo posible y que César Román declare de nuevo estar amenazado por una mafia policial

El Rey del Cachopo intenta evitar el juicio popular y declarar secretas las actuaciones para provocar otra investigación

César Román, el Rey del Cachopo.
César Román, el Rey del Cachopo.
César Román intenta eludir la acción del jurado popular, sabedor que la opinión pública ya lo ha condenado por el asesinato de su exnovia Heidi Paz. Su nuevo abogado Manuel Alonso, presentó el 18 de junio un recurso para solicitar, de nuevo, el secreto de las actuaciones. Si la jueza de Violencia de Género 6 accediera Román declararía y podria inculpar a quien quisiera. La investigación recaería en otro juzgado y eso enredaría la causa y daría al Rey del Cachopo un tiempo precioso.

César Román, el Rey del Cachopo, intenta evitar al jurado popular por todos los medios. Su abogado, Manuel Alonso, presentó el pasado 18 de junio un recurso para que se declarase el secreto de las actuaciones. De nuevo, Román apela al miedo y la seguridad propia y de su familia para pedir que sus declaraciones sean secretas. Hoy, jueves, la jueza Carmen Gamiz, titular del Juzgado de Violencia de Género número de Madrid, le comunicará la apertura de juicio oral por un Tribunal Popular.

Su anterior equipo de abogados, Teresa Bueyes y Javier Notivoli ya firmaron la misma petición para solicitar el secreto de las actuaciones, pero cuando la jueza llamó a declarar a Román éste permaneció en silencio solo haciendo mención a "una mafia policial" y sin dar detalles suficientes para incoar nuevas diligencias como nombres, fechas o lugares.

El nuevo recurso de apelación hace mención a que Román ya pidió el secreto de las actuaciones porque "desde el principio se ha filtrado información del caso, supuestamente por miembros de la Policía que llevaban la investigación". Acusó directamente a los funcionarios policiales de filtrar sus investigaciones y pidió incluso que la investigación la llevase la Guardia Civil.

Como segundo motivo de admisión del recurso, el abogado Alonso plantea que el Rey del Cachopo ya había dirigido una carta al mismo juzgado de Violencia de Género número 6 de Madrid, para "dar los nombres y los datos de las personas que fueran responsables del asesinato de Heidi Paz y si esos nombres trascendiesen harían inútil cualquier investigación".

Manuel Alonso Ferrezuelo, nuevo abogado de César Román.

Para mostrar su buena voluntad Román se ofrece a efectuar "una nueva declaración ampliando las ya realizadas", en las que no aportó ningún nuevo dato, solo negando cualquier implicación en el asesinato de Heidi Paz por el que va a ser juzgado, aunque ahora incluye una novedad, pide que solo estén presentes el fiscal y el juez y argumenta la extraña petición en que "en esta declaración pretende mi defendido aportar datos de personas implicadas en la causa" que podrían destruir pruebas determinantes para las averigüaciones y hacer daño a César Román o su familia, termina el recurso presentado por la defensa del Rey del Cachopo.

El cuerpo de Heidi Paz fue encontrado en agosto de 2018 y Román detenido en noviembre del mismo año. Es decir, ha pasado ya casi un año para que cualquiera que desease eliminar pruebas pudiese haberlo hecho.

Acusó a su exnovia muerta

César Román ya declaró el 20 de diciembre del año pasado y acusó a Heidi Paz, la víctima, de tener relación con un supuesto grupo de delicuentes profesionales dedicados a la extorsión y tráfico de drogas, entre los que habría miembros del Cuerpo Nacional de Policía, pero sin aportar prueba alguna.

Heidi Paz, la victima.

Durante el interrogatorio de la Fiscalía, Román dijo algo más sobre las supuestas amenazas y señaló que éstas provendrían de un grupo dedicado a la extorsión y el tráfico de drogas e incluso que podría dar los nombres de sus componentes, pero que esto no lo hará hasta que no tenga garantizada su seguridad y la de su hija. Increiblemente, poco después se desdijo de estas declaraciones delante de las cámaras de televisión. También en la misma comparecencia judicial el Rey del Cachopo aprovechó para manchar la memoria de la víctima, al decir que conoció a este grupo a través de la propia Heidi Paz, en el mes de abril, y que ella los conocía de "lo mismo a que se dedican ellos".

Durante las presuntas y recurrentes amenazas, que no específicó si fueron presenciales o telefónicas, sus comunicantes le habrían informado de que "Heidi había huido". Por eso Román continúa argumentando a fecha de hoy que no cree que los restos hallados en la nave de Usera pertenezcan a la que fuera su novia. Sobre el crimen dijo que eso sería obra de un "profesional" y que él sabe "los negocios en que Heidi estaba metida", pero sin especificar a qué tipo de negocios se refería.

COMPARTIR: