26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La menor, de seis años, desapareció el pasado 31 de agosto en Caldes de Montbui, y su progenitor sospecha que la madre se la ha llevado a Rusia

Julio Humberto, padre de Camila Rebecca, desaparecida en Barcelona: "Los jueces legalizaron su secuestro"

Cartel de desaparición de Camila Rebecca Quezada.
Cartel de desaparición de Camila Rebecca Quezada.
ElCierreDigital.com ha hablado con Julio Humberto, el padre de Camila Rebecca, la menor desaparecida desde el pasado 31 de agosto en Caldes de Montbui, que ha contado que su hija podría estar en Rusia con su exmujer, ya que desde que se divorciaron siempre han tenido problemas por la custodia de la niña.

Julio Humberto no tiene dudas acerca de cual puede ser el paradero de su hija. En declaraciones a elcierredigital.com, ha explicado que en el año 2017 se divorció de la madre de Camila y que desde ese momento no han parado los problemas por la custodia de la pequeña.

"Tras la separación ella intentó mediante denuncias falsas evitar compartir la custodia de su hija, pero yo sistemáticamente fui ganando los juicios hasta que en un momento agotó la vía civil y la vía penal, por lo que se inició la custodia compartida, en junio de 2020" explica el padre de la desaparecida.

"Tras esto, ella solicitó una modificación de medidas en la custodia y comenzó a interponer una serie de denuncias de maltrato, empezó a cambiarse sistemáticamente de domicilio, llegando a hacerlo hasta tres veces en el mismo año, lo que me hacía a mí pasar por varios juzgados cada vez que esto ocurría. Tras una desestimación de cambio de colegio de la niña propuesta por la madre, en uno de sus cambios de domicilio, ella se dio cuenta de que la modificación de medidas no la iba a ser próspera por lo que empezó a decir que yo maltrataba a la niña" cuenta Julio Humberto.

"El día 12 de mayo se le denegó la modificación de medidas de la custodia compartida a mi ex mujer. Al día siguiente llevó a mi hija a una psicóloga, la examinó y dijo que su padre abusaba de ella e interpusieron una demanda contra mí por abuso, en el Juzgado número tres de Barcelona. Aquí empezó mi pesadilla" relata.

La menor desaparecida con su padre.

"Sin embargo, cuando el psicólogo de juzgado exploró a mi hija descubrió que no se podía dar credibilidad al relato de la menor y que no se podía descartar la influencia de su madre. Antes, los jueces ya habían detectado que mi mujer había querido utilizar a mi hija como moneda de cambio".

"Todo cambió después de un episodio en el que yo iba a por mi hija, un día en el que me pertenecía, y me la encontré junto a mi ex mujer a apenas 250 metros de su domicilio, aparqué mi coche y bajé a abrazarla. Al ver como abrazaba a mi hija su madre se abalanzó sobre mi llegándome a morder hasta tres veces y consiguiendo que me quitaran a mi hija como si yo fuera un desconocido. Tras esto se interpuso una denuncia contra mí por abuso contra mi hija, tuvimos un juicio rápido en un juzgado de violencia de género en el que prácticamente no se me dejó hablar, ni se me escuchó. De esta forma mi exmujer consiguió que me decretaran una orden de alejamiento contra mi hija, le legalizaron su secuestro" continúa.

"Yo lo reclamé ante la Audiencia Provincial y allí hicieron un informe al cabo de tres meses en el que decían que mi exmujer estaba haciendo una denuncia completamente espuria, que lo que buscaba era conseguir por la vía penal mantener la retención ilegal de la menor y la acusaban de instrumentalizar a mi hija".

"Pero un tiempo después su abogaba pasó la misma denuncia al juzgado de Barcelona, con la mala suerte que le cayó el caso a un juez muy polémico que ha realizado varias malas actuaciones, que lo que hace es tomar decisiones sin investigar ni leer. El 4 de marzo este señor realizó una vista en la que dictó una orden de alejamiento. Yo no me podía acercar a mi hija a menos de mil metros sin ninguna medida civil. Desde ese día no he vuelto a ver a mi hija nunca más" narra el padre de la menor.

"Tras esto yo reclamé y me dieron la razón, diciendo que la madre estaba influenciando a la niña, estaba traumatizada y que debía reanudarse el contacto paterno filial, pero esto tardó tres meses".

Rusia

"En abril mi exmujer habló en un canal ruso y explicó que ella no tenía miedo de volver a Rusia, que allí tenía un trabajo, que controlaba el idioma y que su hija se podría adaptar bien al país. Yo esto lo lleve al juzgado y solicite que se le cerraran las fronteras a mi hija, ya que además sabíamos que el consulado ruso de Barcelona había dado un pasaporte a mi hija, sin mi consentimiento, pero el juez me lo denegó porque según él era una medida muy drástica".

"Cuando acabó la orden de alejamiento, el 31 de agosto, yo traté de ponerme en contacto con todos los servicios de protección para que tratásemos de coordinar la forma de volver a ver a mi hija, y cuando intentamos contactar con mi exmujer ella estaba desaparecida y nos vimos obligados a poner una denuncia de sustracción de menores. Ahora tenemos desconocimiento de donde esta la niña, pero creemos tener bastantes certezas de que la niña puede estar en Rusia", concluye el padre de la desaparecida.

Datos físicos

Camila mide 1,16 m, de complexión normal, y tiene el pelo largo y moreno, con ojos marrones verdosos.

Camila Rebecca Quezada, la menor desaparecida en Barcelona.

Si alguien tiene información sobre su paradero o la ha visto puede ponerse en contacto en estos teléfonos: 062 (Guardia Civil), 091 (Policía Nacional) o 112 (Emergencias). Además pueden ponerse en contacto con la Asociación SOSdesaparecidos en los teléfonos 642 65 775 y 649 952 957  .

COMPARTIR: