18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras una competición llena de polémica, un español volvió a ganar la carrera más importante del ciclismo 15 años después que Luis Ocaña

Serie El Cierre Digital: "Qué fue del verano de...": El triunfo de Perico Delgado en el Tour de Francia, 1988 (XIII)

Perico Delgado celebrando su triunfo.
Perico Delgado celebrando su triunfo.
El deporte estuvo muy presente en el verano de 1988 en nuestro país. Durante esos meses, Perico Delgado logró ganar el Tour de Francia, la selección española de fútbol realizó un papel decepcionante en la Eurocopa y la delegación olímpica volvió de Seúl con cuatro medallas. Además, Michael Jackson y Bruce Springsteen dieron dos conciertos multitudinarios en Madrid y Marbella y, por primera vez, las mujeres tuvieron la posibilidad de incorporarse a la Academia de la Guardia Civil.

El verano de 1988 será recordado en nuestro país, entre otras cosas, como el verano del triunfo de Perico Delgado en el Tour de Francia. Quince años después de la victoria de Luis Ocaña, al que muchos no consideraban español por la gran cantidad de tiempo que vivió en Francia, Delgado consiguió que todo el país vibrara de emoción en cada etapa de la carrera más importante del mundo.

Pero esta legendaria victoria llegó acompañada de una gran polémica ya que, a cinco días de terminar el Tour y con Perico a la cabeza, un canal de televisión francés contó que el ciclista español había dado positivo por dopaje, una información que confirmó el director de la carrera. Como consecuencia, Delgado tuvo que seguir compitiendo por la victoria con la duda de si iba a ser penalizado. Sin embargo, poco después del contraanálisis se confirmó que la sustancia detectada no estaba prohibida, por lo que la organización le exculpó y le reconoció como el legítimo campeón del Tour de Francia.

Además de esta gesta histórica, España también compitió en la Eurocopa de fútbol y en los Juegos Olímpicos de Seúl, dos torneos que se convirtieron en una decepción, ya que fuimos eliminados en la fase de grupos del primero y del segundo salimos con la suma de cuatro medallas, una de oro, una de plata y dos de bronce, un número que se encuentra muy alejado de las 22 que conseguiríamos en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, pero esa es otra historia.

Representantes de España en los Juegos Olímpicos de Seúl.

En el panorama político, el Gobierno socialista de Felipe González estaba preparando una importante reforma en el mercado laboral que desembocaría en la huelga general del 14 de diciembre, que paralizó el país durante 24 horas y que obligó al Gobierno a negociar con los sindicatos, una situación que dejaría gravemente tocados a los máximos representantes del PSOE.

Por otra parte, seguía secuestrado el empresario Revilla por parte de la banda terrorista ETA, un largo cautiverio que se extendió durante casi 250 días, entraron en prisión los policías Amedo y Domínguez por organizar los GAL, los grupos antiterroristas parapoliciales que atentaban contra miembros de esta banda. En prisión también se suicidó Rafael Escobedo, el único condenado por el conocido crimen de los marqueses de Urquijo, una muerte que dio rienda suelta a las teorías de la conspiración, ya que para muchas personas Rafael no era el autor del crimen y estaba a punto de desenmascarar a los verdaderos culpables.

Pero no todo fueron malas noticias o sucesos escabrosos. Por primera vez en la historia de España, se producía la incorporación de las mujeres a la Academia de la Guardia Civil. En la primera promoción, fueron 197 las mujeres que formaron parte de la academia de estas fuerzas de seguridad, un hecho que marcaría un precedente para las miles de trabajadoras que tiene la Guardia Civil en la actualidad.

Mujeres en la Guardia Civil.

El verano de 1988 también acogió en nuestro país a dos de las estrellas más importantes de la historia musical del momento y de todos los tiempos, Bruce Springsteen y Michael Jackson, que fueron los protagonistas de dos conciertos multitudinarios en Madrid y Marbella respectivamente. Pese a ello, la canción del verano fue un reggae titulado Gimme hop Joanna, una prueba de la modernidad que se vivía en el panorama artístico en España.

COMPARTIR: