23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Después de cuatro décadas de férrea censura los desnudos de actrices como Nadiuska, Bárbara Rey o Susana Estrada eran un reclamo para la taquilla

Serie El Cierre Digital: "Qué fue del verano de...": El destape y el éxito de Miguel Bosé, 1977 (II)

Miguel Bosé.
Miguel Bosé.
Aquel verano del 77 era el primero tras las elecciones democráticas del 15-J. España se preparaba para las primeras vacaciones democráticas tras la dictadura de 40 años del general Franco. Para unos se aproximaba el fin del mundo y para otros arrancaba otro nuevo. Fue un verano marcado por ETA, las manifestaciones, el crecimiento del turismo, el destape y el éxito de Miguel Bosé.

Sin embargo, ese verano marcó temperaturas insólitas, más propias de otoño, quedando registrado como "el más frío en lo que va de siglo".

ETA y la extrema derecha sembraban el terror en las calles. Aún estaba reciente el asesinato de los abogados laboralistas de Atocha. A finales del verano, la Triple A reivindicaba el atentado contra la revista satírica El Papus, que dejó un muerto y diecisiete heridos, mientras que arrancaba con el hallazgo del cadáver de Javier de Ybarra, en las estribaciones del monte Gorbea. El financiero bilbaíno fue asesinado de un disparo de pistola tras haber sido secuestrado por ETA.

Hubo explosiones de bombas en centros comerciales, en los servicios culturales de la Embajada de Francia, y un miembro del GRAPO mantuvo en jaque a la policía en Madrid al refugiarse en su huida en una vivienda en la que retuvo a una familia de siete miembros. Tras ocho horas se entregó sin oponer resistencia.

El 17 de agosto, el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, se trasladó a Palma de Mallorca a reunirse con el Rey y la Policía Armada desactivó un artefacto explosivo tipo Goma-2 que había sido colocado en la carretera para ser detonado al paso de los coches oficiales.

Problemas

Dos grandes sucesos tuvieron conmocionada a la opinión pública. Uno fue el crimen de la hija del cónsul belga en Valencia, de cuatro años de edad, Verónica Garlier Corell, y el segundo, el crimen de un labrador de 54 años que mató a tiros a cinco miembros de su familia (mujer y cuatro hijos) porque "no quiero ver a mi familia en la miseria”.

Los asaltos a sucursales bancarias como los atracos a joyerías y farmacias se sucedían a diario. Por si hubiera pocos problemas, casi toda España se quedó sin luz por una avería de un interruptor en una subestación de La Mudarra (Valladolid), y en algunos sitios el apagón se prolongó durante tres horas.

Hubo motines en las cárceles y la de Carabanchel de Madrid protagonizó dos durante los casi tres meses estivales. Los botes de humo y gases lacrimógenos pusieron fin a cuatro días de revuelta protagonizada por medio millar de presos; la segunda se saldó con cinco heridos, dos de gravedad.

Huelgas y manifestaciones

"Libertad, amnistía y estatuto de autonomía" se coreaba aún en las manifestaciones y movilizaciones populares para reclamar la amnistía de todos los presos relacionados con penas de carácter político tras la Ley de Amnistía de enero de 1977, signo de la reconciliación y clave en la reforma política que se estaba llevando a cabo.

A estas reivindicaciones se sumaron las manifestaciones contra la carestía de la vida que presagiaban un otoño caliente. Hasta cuatro manifestaciones simultáneas llegaron a celebrarse un mismo día en Madrid, una de ellas convocada por la Coordinadora de Amas de Casa.

1977: El día en que la homosexualidad salió de la clandestinidad para tomar  la calle

Manifestación por la amnistía, verano de 1977.

Los precios aumentaban a un ritmo del 3% y la previsión era terminar el año con una inflación del 30% (en la CEE y OCDE se situaba en el 10%). La gasolina, luz, gas, café, aceite, billetes de tren y avión... subía todo menos los salarios.

Las huelgas se unían con las manifestaciones. La de basureros arrancó en Valladolid y Madrid se solidarizó inmediatamente con sus compañeros. Su principal reivindicación era dejar de trabajar a destajo, librar los domingos y colocar relojes para fichar.

Las gasolineras y el transporte por carretera convocaron para el 29 de julio huelga. También el sector hostelero reivindicaba mejoras en sus condiciones laborales de cara a la temporada alta. El calzado y la flota pesquera gallega se sumó a la lista y el mercado central acusaba la escasez de pescado. En Renfe hubo paro total y los controladores aéreos también se pusieron en huelga.

Hubo un gran desabastecimiento de pan. Los panaderos decidieron bajar un 30% el peso de la barra y mantener los precios. Argumentaban que los salarios habían crecido el 28% así como los costes de producción.

Semana trágica del turismo

Los dos mensajes de las autoridades eran "no fume, el bosque se quema" y "conduzca con cabeza". En los cinco fines de semana de julio murieron en las carreteras 295 personas. Tráfico preveía superar el millón de vehículos en la frontera de Irún. Sólo en la primera semana de agosto ya habían circulado 300.000. El movimiento turístico era mayoritariamente extranjero, aunque entonces en esta categoría se consideraban a los emigrantes españoles. La Costa del Sol estaba a rebosar y los registros apuntaban a unos 50.000 coches que entraban en Málaga, la mayor parte de matrícula nacional para iniciar las vacaciones de agosto.

El aeropuerto de Palma de Mallorca estaba a punto de batir un récord con la llegada de más de un millón de personas en julio. Por primera vez en la historia de Iberia, se superaba en un sólo día, el 31 de ese mes, los 50.000 pasajeros. La temporada, que el 20 de agosto se daba ya por cerrada, fue la del boom del turismo pero tuvo su "semana trágica" al venderse más plazas hoteleras de las existentes por la devaluación de la peseta.

Hubo una avalancha de solicitudes de camas por parte de los tour operadores foráneos que se "solucionó" con la cancelación de las vacaciones ya contratadas de miles de turistas españoles en Baleares, Canarias y en la Costa Brava, principalmente. 

Destape

El fenómeno del destape seguía su curso y las portadas de la revista Interviú (con una tirada de 800.000 ejemplares) y los estrenos de cine mostraban desnudos de mujeres, básicamente. Eran tiempos de top less y de tanga, erotismo, striptease, vacaciones de rodríguez para los que se ofrecían espectáculos "eróticos a nivel internacional, con mujeres bonitas" y salas de bingo.

La censura cinematográfica no se había abordado (en noviembre se aprobaría un decreto que acabaría con ella) pero se dejaba hacer. Estrenos como La llamada del sexoLa muerte ronda a Mónica, con Nadiuska, La máscara, con Rosa Valentí, Sensualidad, con Amparo Muñoz, La trastienda, con María José Cantudo.

Asignatura pendiente (1977) Película - PLAY Cine

Película Asignatura Pendiente.

Un millón y medio de personas, en quince semanas después de su estreno, fueron a ver Asignatura pendiente, de Jose Luis Garci, con Fiorella Faltoyano y José Sacristán. La película competía en la cartelera con títulos como Doce del patíbulo, La herencia Ferramonti, Barry Lindon, Aeropuerto 77, El pájaro azul, Robin y Marian, Portero de noche, Elisa, vida mía, Cien maneras de amar, A un dios desconocido, entre otras.

Locura Bosé

Aquel verano Miguel Bosé arrasó. El entonces joven cantante protagoniza una portada de Blanco y Negro que titula "no le importa [a Miguel Bosé] su imagen gay" mientras Raphael era recibido en un concierto en Albacete con tomates, huevos y piedras por "burgués".

Morir al lado de mi amor (Demi Roussos), Black is black (Belle Epoque), No llores por mi argentina (Julie Covington y Petula Clark), Cisne Cuello negro (Basilio), Todo es nuevo (Jeanette), Piú (Ornella Vanoni), Fiesta (Raffaella Carrá) y Eres toda una mujer (Albert Hammond), encabezan la clasificación nacional del disco.

La TVE ya emitía en color. La saga de los Clayhanger y Los hombres de Harrelson eran las serie de moda de entonces, y en los dibujos animados destacaban Marco y Los Picapiedra. El resumen de las principales noticias de la semana todas las noches de los sábados en Informe semanal y a continuación cine. El cierre de la programación era siempre con poesía e imagen y la misa se emitía los domingos en la primera cadena.

Rumores de crisis de Gobierno

Durante el verano hubo rumores insistentes de crisis de Gobierno. A principios de verano saltó el caso Blanco que llevó al PSOE, con 118 diputados, a pedir la dimisión del ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, en un novedoso y acalorado debate en el Congreso de los Diputados entre ucedistas y socialistas que cuestionaron al Gobierno sobre su política de orden público.

En septiembre se conoció el informe parlamentario del caso que coincidió con la versión de Jaime Blanco. El diputado fue golpeado por un policía con pistola en una manifestación en Santander, donde se coreaba “Menos policía, más autonomía”.

Verano del 77: Adolfo Suárez, cuarenta años después - Frontera Digital

Adolfo Suárez, presidente del Gobierno en esos momentos.

El 11 de septiembre, durante la celebración de la Diada y con la vista puesta en el inmediato restablecimiento de la Generalitat, con Tarradellas como presidente, se manifestaron un millón y medio de personas (la cuarta parte de la población de Cataluña) solicitando la autonomía y autogobierno. La mayor concentración en España tras la muerte de Franco, hasta esos momentos.

Antes de estos episodios, el 30 de agosto, Suárez regresaba precipitadamente de su gira por cuatro países europeos para solicitar la entrada de España en la Comunidad Económica Europea. A su llegada al aeropuerto dijo a los periodistas: "Tranquilos, señores, que todo va bien".

COMPARTIR: