23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se espera que los vástagos del empresario jerezano declaren en la recta final del juicio que comenzó este lunes y que concluirá a partir de abril

Radiografía de los seis hijos varones de Ruiz-Mateos: Acusados por la ‘estafa’ de pagarés de Nueva Rumasa

El Cierre Digital en El empresario fallecido José María Ruiz Mateos y sus seis hijos.
El empresario fallecido José María Ruiz Mateos y sus seis hijos.
Álvaro, Zoilo, José María, Pablo, Francisco Javier y Alfonso Ruiz-Mateos están acusados por la presunta estafa de los pagarés de Nueva Rumasa. Aunque su declaración en el juicio que comenzó el pasado lunes está prevista para abril, su abogado basa su defensa en atribuir “la responsabilidad a José María Ruiz-Mateos” padre, quien habría “gestionado” la compañía. Así son sus seis hijos varones, ahora acusados por esta supuesta trama.

El pasado lunes daba comienzo en la Audiencia Nacional el juicio contra los seis hijos del empresario José María Ruiz-Mateos por la presunta estafa de los pagarés emitidos por Nueva Rumasa entre 2009 y 2011. En esta primera vista del proceso, el abogado defensor de los vástagos de Ruiz-Mateos ha atribuido “la responsabilidad a José María Ruiz-Mateos” padre, tomando como base, según afirmó, 28 sentencias que “excluyen por falta de dominio funcional” a sus hijos.

De este modo, la defensa de los Ruiz-Mateos se basaría en que la “gestión” de Nueva Rumasa la llevó a cabo el patriarca (ya fallecido) y no sus hijos. Están acusados de delitos de estafa agravada, blanqueo de capitales, alzamiento de bienes y contra la Hacienda Pública, por los que se enfrentan a 16 años de cárcel.

Está previsto que el juicio se extienda hasta el mes de abril. Será precisamente en la etapa final donde los encausados tendrán que declarar.

Así son los hijos varones de José María Ruiz-Mateos

El empresario José María Ruiz-Mateos tuvo 13 hijos con su mujer, Teresa Rivero, y uno fuera de matrimonio, Adela Montes de Oca, que fue reconocida por la justicia como hija del jerezano. De los 13 hijos que tuvo dentro del matrimonio, siete eran mujeres y seis, hombres. Son precisamente los hombres —Álvaro, Zoilo, José María, Pablo, Francisco Javier y Alfonso Ruiz-Mateos— los que ahora se sientan en el banquillo para ser juzgados.

El mayor de los varones de la familia es Zoilo. Nacido en el año 1960, está licenciado en Derecho y se casó en el año 1988 con Carmen Fernández-Durán Soto. Según las investigaciones, era el encargado, presuntamente, de llevar las relaciones internacionales de Nueva Rumasa. Aunque estaba destinado a ser el presidente de la compañía, fue su hermano José María el que acabó perfilándose para este puesto.

Zoilo Ruiz-Mateos Rivero.

De este modo, José María Ruiz-Mateos llegó a ser CEO de Nueva Rumasa y, en ocasiones, ha ejercido como portavoz de la familia. Nacido en el año 1967, es licenciado en Económicas y se casó con Cristina Figueroa, hija de Agustín Figueroa y Magdalena del Alcázar. Es, por tanto, sobrina del cantante Raphael y de Natalia Figueroa Gamboa y, a su vez, prima de Marta Chávarri. Así, la mujer de José María Ruiz-Mateos Rivero es nieta de los marqueses de Santo Floro y descendiente de la saga del conde de Romanones.

El siguiente varón de la familia es Alfonso Ruiz-Mateos, nacido en el año 1969. Licenciado en Derecho, se especializó, dentro del negocio, en la rama de las bodegas del holding familiar. Se casó con Alejandra Cruz-Conde, abogada e integrante de una de las familias andaluzas más solventes y poderosas, los Cruz-Conde, muy vinculados a la entidad financiera de la Iglesia Católica, Caja Sur, y también propietarios del palacio cordobés Torre Cabrera.

Pablo Ruiz-Mateos, por su parte, nació en el año 1971 y se encargó a la gestión de los hoteles del holding familiar. Es licenciado en Económicas y ADE y se casó en el año 2002 con Mara Castillo Lapetra.

Nacido en el año 1972, Francisco Javier Ruiz-Mateos se dedicaba en Nueva Rumasa a supervisar las gestiones financieras. Estudió Derecho y, además, gestionó junto a su madre el Rayo Vallecano. Se casó en el año 2001 con Lavinia Mateos Bonilla, su novia durante más de cuatro años.

Francisco Javier Ruiz-Mateos.

El pequeño de los Ruiz-Mateos es Álvaro, nacido en 1977. Al igual que Pablo, se licenció en Económicas y ADE. Fue administrador de algunas de las compañías de Nueva Rumasa, especialmente en las dedicadas a la alimentación. Álvaro se casó en mayo de 2011 en Córdoba con Ana Suárez de Lezo, hija del influyente abogado Rafael Suárez de Lezo. Este es el único matrimonio de los seis hijos varones que se ha roto oficialmente. Fue en 2015. Una ruptura muy extraña. Ana se casó en septiembre de 2018 con el empresario Yago Calderón.

Los pagarés de Nueva Rumasa

El 17 de febrero de 2011 José María Ruiz-Mateos padre convocó una rueda de prensa acompañado de sus seis hijos para hacer pública la solicitud de concurso de acreedores para diez de sus mayores compañías, entre las que se encontraban Clesa, Dhul, Trapa, Hotasa, Elgorriaga, Garvey, Hibramer, Carcesa e incluso el club de fútbol Rayo Vallecano.

El 2 de junio de 2011 la Fiscalía Anticorrupción presentó una querella por estafa o apropiación indebida en la Audiencia Nacional contra José María Ruiz-Mateos, su esposa Teresa Rivero, sus seis hijos y un sobrino de estos por haber vendido pagarés por valor de más de 90 millones de euros a más de 1.000 inversores de la empresa Nueva Rumasa.

Desde entonces la Justicia —en concreto, la Audiencia Nacional— continúa buscando dónde está invertido ese dinero, aunque según la Fiscalía la mayor parte está invertida a través de presuntos mediadores. La central de los negocios de los hijos de Ruiz-Mateos siempre ha estado en Aravaca, en el número 23 de la calle Aguarón. También han domiciliado en el pasado algunas de sus empresas en la calle Fuente del Rey, donde vive José María Ruiz-Mateos junior. Cinco de los hijos Ruiz-Mateos viven en casas valoradas en millones de euros, a excepción de Alfonso, que reside en Guadalmina, en una casa frente al campo de golf y a pocos metros de la playa.

En la calle Aguarón 23, de Aravaca, coinciden en las oficinas con los hermanos Joaquín y Francisco Capel Alcaraz, que domiciliaron la empresa de restauración Best Meals, S.L. A su vez, los hermanos Capel son propietarios del Grupo All 4 Food, con el que han montado varios negocios y locales en Madrid de restauración especializada en comida a la brasa: Steak Burger Fuencarral S.L., Steak Burguer Luchana S.L., Oven Fuencarral, S.L. y Steak Burguer Atocha, S.L.

Los seis hermanos Ruiz-Mateos en un juicio.

Hay que recordar que José María junior recuperó su casa, embargada por un millón de euros, gracias a su cuñado Joaquín Bohórquez, casado con Patricia Ruiz-Mateos. La operación de compra se hizo con una sociedad que entonces estaba en números rojos. La empresa de Bohórquez, Tapatana, a través de la que se adquirió la casa de José María Ruiz-Mateos hijo, presentaba en 2018 unas pérdidas de 23.204,29 euros.

Todas las empresas y negocios citados están siendo investigados por la Audiencia Nacional, ya que en el año 2014 uno de los yernos de Ruiz Mateos, Antonio Biondini, casado con Begoña Ruiz-Mateos, compareció ante el juez Pablo Ruz de la Audiencia Nacional, que instruía la causa por el impago de pagarés emitidos por Nueva Rumasa. Lo hizo en segunda comparecencia para aportar información relativa a los negocios de sus seis cuñados, dando datos sobre las empresas en la sombra de los hijos varones de Ruiz-Mateos.

El que fue abogado durante 27 años de José María Ruiz-Mateos, Joaquín Yvancos, también declaró ante la Fiscalía y aportó documentación sobre el caso. Para la defensa de los hermanos Ruiz-Mateos, “Yvancos constituyó dos delitos: de revelación de secretos y de deslealtad profesional porque realizaba esa conducta en un procedimiento en el que llevó la defensa del principal investigado”, según afirmó su letrado en el juicio.

El bufete del exabogado de José María Ruiz-Mateos, Yvancos & Abogados, representa actualmente a "el mayor grupo de afectados por los pagarés, unas 300 personas", según relataba en una conversación con elcierredigital.com.

Se estima que los perjudicados por esta presunta trama urdida por los Ruiz-Mateos pueden ascender a 1.409 personas. Reclaman 171 millones de euros.

COMPARTIR: