20 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ex ministro de Consumo del Gobierno de Sánchez no integrará las listas de Sumar y ha sembrado dudas sobre el futuro de su partido Izquierda Unida

El sector de la fresa celebra el adiós de Garzón, vinculado al lobby que mueve el boicot a las exportaciones españolas

El Cierre Digital en
/ Alberto Garzón
Alberto Garzón ha anunciado que dejará la política institucional tras casi doce años. El ministro de Consumo, criticado por su cercanía al lobby antifresa, no integrará las listas de Sumar y da un paso a un lado en plenas negociaciones para resetear la coalición Unidas Podemos. Su adiós a la primera fila siembra dudas en Izquierda Unida, que lo eligió como líder hasta 2025.

El complot que promueve que no se compren fresas en cadenas de supermercados alemanas ha salpicado indirectamente a La Moncloa a cuenta del todavía ministro de Consumo Alberto Garzón, que tiene vínculos lejanos con el grupo de lobby progresista Campact

Esta organización quiere presionar a la Junta de Andalucía para que retire la proposición de ley que permite ampliar la superficie regable con aguas superficiales en la Corona Norte de Doñana, tal y como piden los agricultores. 

La vicepresidenta Teresa Ribera ha alimentado el temor del boicot con el siguiente mensaje: "Alerta entre los consumidores alemanes que amenazan con un boicot a las fresas españolas. Es imprescindible despejar ya cualquier duda: Juanma Moreno debe retirar de inmediato la ley de regadíos que amenaza". 

Contra la decisión de la Junta también está Garzón, que al igual que Juan Carlos Monedero perteneció al grupo de economistas Attac del que parte Campact, que ha visto con pesar el pronto adiós del ministro de Consumo a la política institucional. 

Alberto Garzón aseguró que su decisión de no ir en listas en las próximas generales "es muy meditada" y que "aspira a promover la renovación de las caras públicas que representan este necesario proyecto. Como republicano, siempre he creído en la renovación de los representantes: es sano para los proyectos políticos y también para la democracia".

El ministro de Consumo dijo en plenas negociaciones electorales que "ahora que entramos en una fase nueva creo que es un momento estupendo para dejar que otros compañeros y compañeras puedan aportar sus energías y conocimientos"

"Estoy seguro de que quien sí va a recordar el tiempo y la energía dedicados es mi familia. La primera línea de la política es muy exigente. A partir de ahora quiero cuidar más y mejor a la gente que quiero: a mis hijas, a mi compañera, a mi familia. Y lo quiero hacer combinando dos aspectos: dedicándoles más tiempo y manteniendo mi compromiso político por construir una vida mejor", añadió. 

Dudas en Izquierda Unida

A priori Garzón se mantendrá como coordinador general de Izquierda Unida hasta 2025. Pese a ello, en la coalición progresista han anidado dudas sobre el futuro de la formación, tal y como señalan fuentes de la misma a Elcierredigital.com. 

Cabe recordar que una de las últimas decisiones de Garzón fue avalar esta semana un comunicado de IU en el que la formación muestra su entusiasmo por Yolanda Díaz: "Solo desde la suma de organizaciones políticas y la sociedad civil podremos construir una alternativa de país seria, ilusionante e inteligible". 

"Sumar y la candidatura de Yolanda Díaz son la mejor oportunidad para ofrecer ese proyecto de país y ganar las elecciones generales. Todavía hay una mayoría social que espera una nueva convocatoria que, con acierto, sirva no solo para defender los derechos conquistados que las derechas amenazan, sino para conquistar nuevos avances", aseguraron. 

Yolanda Díaz le mostró su cariño

Yolanda Díaz le mostró su cariño tras hacer pública su decisión: "He admirado siempre tu templanza y generosidad, tu manera de hacer política y de defender a las personas trabajadoras. El compromiso y la valentía para cambiar las cosas nunca dejan la primera línea. Seguiremos trabajando juntos. Gracias, Alberto".

E Irene Montero hizo lo propio: "Un abrazo muy fuerte, Alberto. Gracias por todo el camino que hemos recorrido juntas. Somos militantes así que esto no es un adiós, seguiremos haciendo política para mejorar la vida de la gente". 

Garzón, un mago de los números para IU

Julio Anguita, según fuentes consultadas en Izquierda Unida por Elcierredigital.com, "dejó en herencia un gran legado electoral, político y ético. Pero también dejó una deuda desorbitada de la que no se habla". 

Y esa deuda recayó en los aparentemente débiles hombros de Alberto Garzón, joven economista nacido en 1985 en Logroño y criado en Málaga, que fue uno de los escasos diputados con aires del 15M que entró en el Congreso en la legislatura que arrancó en 2011

En 2015, ya con Cayo Lara carbonizado a nivel electoral, el joven economista salvó dos diputados por Madrid que le sirvieron para salvar la estructura de una IU que pudo negociar con cierta ventaja con Podemos su fusión electoral en 2016. 

Alberto Garzón. 

Solventados los problemas de supervivencia, Garzón se hizo con la coordinación federal de IU en 2016 y encaró el otro grave problema de la coalición: su deuda. Y es que el malagueño advirtió que tenía que enfrentarse a unos números rojos cuantificados en once de millones de euros y rebajados por debajo de cinco.

Números aparte, Garzón, pese a su intentona en 2019 de permitir un gobierno monocolor del PSOE a cambio de un acuerdo programático, entró en el Consejo de Ministros en 2020, desbloqueando la falta de ministros comunistas en España en las últimas ocho décadas. Hace tres años y medio asumió una cartera sin demasiadas competencias, Consumo, con la cual ha luchado con empeño contra las casas de apuestas. 

La venta de la sede de la calle Olimpo

Bajo su liderazgo Izquierda Unida vendió hace dos años al Ayuntamiento de Madrid su histórica sede de la calle Olimpo por 2,1 millones de euros. En la coalición comunista se decidió dar luz verde a la operación a pesar de que Garzón tenía apalabra su venta a la Embajada de Ghana en Madrid por un millón de euros más de la cantidad finalmente acordada. 

El consistorio dirigido por José Luis Martínez-Almeida contaba con una ventaja en la negociación: los terrenos sobre el que se edificó son suyos y podía bloquear la venta. El delegado del área de Desarrollo Urbano en Madrid, Mariano Fuentes, aseguró el pasado año que el PP no venía con buenos ojos que IU se la vendiera a Ghana porque los terrenos "los necesitan los vecinos".

Fuentes explicó que IU tenía el derecho de superficie, pero "si cambiaban los fines del edificio, y así estaba firmado en el convenio, podía ser recuperado por el ayuntamiento llegando a un acuerdo de valoración conjunta".

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Madrid bajo la alcaldía de Juan Barranco realizó una cesión de derecho de superficie por 75 años al Partido Comunista de España, que formalizó los permisos en 1991. Siete años después, ya con el PP controlando la capital, el Ayuntamiento de Madrid autorizó el cambio de la propiedad de la sede del PCE a la Izquierda Unida de Julio Anguita, que en 1999 autorizó la compra del edificio por parte de la coalición.  

COMPARTIR: