13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El yerno de José María Ruiz Mateos, Antonio Biondini, elaboró un informe de siete folios donde explicaba cómo recuperar las empresas del clan familiar

'Operación Rescate' de los Ruiz Mateos: Los planes secretos de Nueva Rumasa

Exclusiva Begoña Ruiz Mateos y Antonio Biondini.
Begoña Ruiz Mateos y Antonio Biondini.
En septiembre de 2012 el empresario Antonio Biondini, yerno de José María Ruiz Mateos por matrimonio con su hija Begoña, propuso al empresario jerezano un plan para salvar Nueva Rumasa del concurso de acreedores que había presentado año y medio antes. La propuesta lleva fecha de 15 de septiembre de 2012 y fue desestimada por los hijos varones del clan, que ahora se encuentran en prisión cumpliendo condena en la cárcel de Aranjuez por un delito de estafa en la compraventa de unos hoteles.

Nueva Rumasa, el emporio de empresas que hizo resurgir de sus cenizas a José María Ruiz Mateos Tejada, entró en concurso de acreedores a principios del año 2011. En septiembre del siguiente año tras pedir ayuda a uno de sus yernos, el empresario Antonio Biondini, éste puso por escrito un plan para recuperar las empresas de Nueva Rumasa y evitar la debacle total del grupo.

En la misiva Biondini advierte a José María Ruiz Mateos que "como es ya notorio mi mujer renunció a todas las empresas del grupo NR desde el año 2004. Yo solo te hice la gestión para que pudieras comprar Parmalat/ España y otras gestiones puntuales para conseguir préstamos bancarios". Asimismo, explica que ante la falta de información "por parte de tus seis hijos", Biondini explica que su mujer Begoña "se personó en la Audiencia Nacional" y después "fuimos recopilando más informaciones posibles para tener un cuadro más o menos fehaciente para buscar algunas soluciones al drama que tú, José María, estás viviendo desde hace años".

El primer consejo de Biondini es "la devolución inmediata de todas tus empresas por parte del grupo del señor Ángel de Cabo y por parte de quien directamente o indirectamente sigue administrando tu imperio empresarial".

Ángel de Cabo considerado testaferro de los Ruiz Mateos.

El yerno de Ruiz Mateos insistía para reforzar sus argumentos que "durante los dos últimos años hemos podido rastrear bastantes informaciones sobre las sociedades del grupo NR, te recuerdo que mi primera intervención fue en febrero/marzo 2011 cuando por tu expresa voluntad me pediste ayuda. En esta época organicé una 2due diligence" (una auditoria extensa) del grupo NR con el apoyo de advisors y grupos financieros internacionales con el fin de poder intentar salvar algo de la inminente catástrofe preanunciada. Lastimosamente mi primer intento no fue apoyado por tus seis hijos varones y algunas de tus hijas".

Antonio Biondini también puso por escrito sus sospechas sobre la verdadera intención de someter las empresas del grupo a concurso de acreedores: "Estoy seguro de que los beneficios de las empresas en concurso se lo están llevando los abogados que están dirigiendo los concursos y tus hijos que se están beneficiando quedándose en las sombras (...)". Por eso motivo recomendó "cambiar de inmediato a todos los abogados involucrados en los concursos, limpieza total", ademas "de los abogados actuales habría que rastrear sus ordenadores y sus cuentas bancarias, como habría que rastrear a fondo la vida diaria de tus seis hijos y de su familiares y amigos".

Facturaban 1.500 millones de euros

En los ultimos siete años, entre 2005 y 2012, "el grupo Nueva Rumasa facturaba un promedio de 1.500 millones de euros anuales" y añade que "tú (José María) nunca estuviste de acuerdo en la cesión de tus empresas al señor Cabo (...). Mi opinión es que desde 2004 los gestores de Nueva Rumasa empezaron a vaciar todas las empresas del grupo".

Begoña Ruiz Mateos y su padre José María.

Biondini propuso dos grandes líneas generales de actuación, por una parte "ceder poderes para representar a José María Ruiz Mateos en actos jurídicos y mercantiles a personas de máxima confianza" y solicitar formalmente al señor "Ángel de Cabo Sanz, Fernando Juan Lavernia Sanchiz, Iván Manuel Losada Castell, José Vicente Semper Belenguer, Jorge García Téllez y otras personas relacionadas con los mismos (...) la reintegración de plena titularidad, del íntegro dominio y control de todas las empresas de grupo Nueva Rumasa y aquellas otras dependientes de la familia Ruiz Mateos Rivero, que fueron adquiridas en el verano-otoño de 2011, por compraventa".

La segunda línea de actuación hacía referencia a las sociedades cuyo control se intentaba recuperar: "Todas las compañias dependientes de la familia Ruiz Mateos, integrantes del Grupo Nueva Rumasa, vendidas en el verano y otoño de 2011 al grupo de empresas dependientes y controladas por Ángel de Cabo Sanz, por él mismo y a través de sus asalariados Fernando Lavernia Sanchiz, Iván Manuel Losada Castell, Jorge García Téllez y José Vicente Semper Belenguer, tanto las realizadas en España como en Ginebra". También pidió recuperar "las empresas que están controladas por Alfonso Barón Rivero en el extranjero, incluidas las fundaciones".

El yerno de José María Ruiz Mateos había estudiado la causa y sabía que los investigadores habian puesto ya su mira sobre empresas a nombres de testaferros que Biondini nombra en la carta, ya que pide recuperar empresas a nombre de "Joaquín Capel Gálvez y Luis María Sanz Martín, los cuales parecen detentar la titularidad de varios inmuebles, a través de sociedades, donde, en particular, Luis María Sanz es titular". Asimismo, pide recuperar las empresas trasladadas a "Enrique Coca Autran, de la familia Figueroa (suegros de José María Ruiz Mateos Rivero), del señor Manuel Mateos (suegro de Javier Ruiz Mateos Rivero), de las mujeres de sus seis hijos varones y algunos amigos y testaferros más", entre los que se encontrarían "administradores fiduciarios actuales, Zoilo Pazos Jiménez, Susana Álvarez Ampuero y Jesús Fraile Delgado".

Recuperar marcas

Finalmente, en su escrito Antonio Biondini pide recuperar "las marcas del grupo Nueva Rumasa que se transfirieron a nombre de la sociedad Sour Peach, en Ginebra, el día 7 de septiembre de 2011, representada por Jorge Garcia Téllez, desde las compañías Carrington Trading, Lerthon Holding Engel Overseas, Globint Capital y Sanborn. En la actualidad alguna de estas marcas se han incorporado a la sociedad Fox Wood, en concreto las marcas Dhul (...)".

La carta, de siete folios, concluye con "como te dije en varias ocasiones acepto sugerencias e ideas alternativas, pero siempre que sean constructivas y en búsqueda de la verdad, no me valen trampas y los subterfugios. Para mi antes del dinero vienen el honor, el respeto, la dignidad y la honradez".

Este plan cayó en saco roto y finalmente el grupo cayó en manos de acreedores y de administradores concursales. Tres años más tarde fallecía José María Ruiz Mateos.

COMPARTIR: