09 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El vicepresidente de la Junta prepara los relevos este verano en las Consejerías de Igualdad y de Educación y Deportes

"Juego de Tronos" en Ciudadanos: Juan Marín aprovecha la salida de Hervías para colocar a los suyos en Andalucía

Juan Marín (izquierda) y Luis Salvador.
Juan Marín (izquierda) y Luis Salvador.
"Juego de Tronos" en Andalucía. Tras el triunfo de Inés Arrimadas y el "clan de Sanlúcar" o "de la manzanilla" como ha sido popularmente llamado en Andalucía, ya comienzan los cambios de Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía y cabeza de Ciudadanos en la región y ha comenzado por la propia Junta.

Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, quiere hacer cambios en Cudadanos este verano y dejar su impronta frente a la huella que dejó Fran Hervías, exsecretario de Organización de la formación naranja.

¿Por qué ahora? El pasado 30 de junio Fran Hervías tomó posesión de su cargo como senador por Andalucía, en sustitución de Fran Carrillo que dejó en mayo su acta como parlamentario de la Cámara Alta. Su esposa, Virginia Millán Salmerón, diputada por Sevilla en el Congreso se postula como una de las tres personas que asesoran al Defensor del Pueblo Andaluz. Si ese nombramiento se efectuase Millán debería de renunciar a su militancia en Ciudadanos porque los asesores del Defensor no pueden pertenecer políticamente a ningún partido.

Así las cosas, sin oposición interna en el partido Marín se dispone a prescindir de Rocío Ruiz, consejera de Igualdad, impuesta por Hervías en su día. Para este puesto ha pensado en Teresa Pardo, actual secretaria del Grupo Parlamentario. Una decisión que hace unos meses hubiera sido sorprendente, pero que ahora no lo parece tanto gracias al silencioso pacto de no agresión firmado con Elías Bendodo, consejero de Presidencia y socio de gobierno.

Fran Hervías, ahora senador.

Con el relevo de Rocío Ruiz, Marín controlaría mediante Teresa Pardo el Instituto Andaluz de la Mujer y el Instituto Andaluz de la Juventud, que aglutina muchos puestos de asesores y cargos de confianza que se pueden nombrar a dedo.

Otro cambio que se avecina es el del Consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda. En este caso no hay cuestiones politicas de por medio sino más bien personales por parte de Imbroda. Para este puesto, Marín ha pensado en José Antonio Funes, históricamente enfrentado a Luis Salvador. Funes ya fue diputado autonómico por Granada, feudo de Luis Salvador, actualalcalde de Granada que tuvo aspiraciones nacionales e incluso llegó a ser diputado en el Congreso durante las breves XI y XII Legislaturas, hasta la llegada del "clan de Sanlúcar".

Ahora Luis Salvador y Juan Marín parecen tener buena relación auspiciada por la nueva dirección del partido, Carlos Cuadradado, vicesecretario primero, y José María Espejo, vicesecretario adjunto, que viajan con frecuencia a Andalucía.

Espantada en Ciudadanos

Sin embargo, el descalabro de Ciudadanos en las elecciones generales del 10-N sigue dejando estragos en la formación naranja. Tras la dimisión de Albert Rivera, el abandono de miembros importantes del partido se ha ido sucediendo de manera constante y Juan Carlos Girauta ha dejado la política. José Manuel Villegas también dejó la dirección de Ciudadanos, como Fernando de Páramo, que fue secretario de comunicación.

Prácticamente el único superviviente de la época riverista es Fran Hervías, bautizado "Señor Lobo" como el personaje de Pulp Fuction en la sede de la calle Alcalá. Ha conseguido ser senador por designación autonómica. Tras quedarse sin escaño presentándose en la lista por Granada, Hervías había pedido una viceconsejería en la Junta de Andalucía, según los militantes críticos del partido que le señalaron en chats como uno de los culpables de la situación. Esto fue desmentido inmediatamente por Ciudadanos Andalucía pero sentó mal entre los "oficialistas".

De igual modo, su mujer, Virginia Millán Salmerón, secretaria de Relaciones Institucionales del partido en Andalucía, se quedó fuera del Congreso de los Diputados por Sevilla. En cualquier caso, ninguno de los dos terminó de ser del agrado de Juan Marín.

 

COMPARTIR: