30 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mostramos en exclusiva el auto dictado por el Juzgado de Guardia que mandó ayer tarde a la Policía allí con la orden de conservar los discos duros

Las imágenes del Aeropuerto de Barajas podrían desvelar el presunto contrabando de maletas en el caso 'Delcygate'

Exclusiva El ministro Ábalos y Delcy Rodríguez en un fotomontaje.
El ministro Ábalos y Delcy Rodríguez en un fotomontaje.
La titular del Juzgado de Instrucción nº 7 de Madrid, Susana Trujillano Sánchez, ha logrado paralizar la destrucción de las imágenes captadas en el aeropuerto madrileño de Barajas durante la visita de Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, durante la madrugada del 20 de enero. Lo ha hecho in extremis, gracias a una denuncia del PP, ya que este miércoles prescribía el plazo legal de 30 días para conservarlas almacenadas por los responsables de AENA, que antes habían hecho caso omiso.

El Partido Popular ha logrado este martes, con su denuncia por el "caso Delcygate" ante el Juzgado de Guardia de Madrid, que en esos momentos era el Juzgado de Instrucción nº 7, conseguir un auto judicial para paralizar la destrucción de las imágenes captadas en el aeropuerto madrileño de Barajas durante la visita de Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, producida en la madrugada del pasado 20 de enero y a la que acompañó el ministro de Transportes, José Luis Abalos, a la sazón secretario de Organización del PSOE, el partido gobernante en España.

Primera página del auto.

Ese día el ministro de Transportes,  José Luis Ábalos, acompañado de Koldo García Izaguirre, su hombre, chofer, asesor y escolta, acudió en un vehículo particular a Barajas para reunirse con Rodríguez en la terminal de vuelos privados. Así figura como parte fundamental de la denuncia que el Partido Popular presentó en la mañana de este pasado martes día 18 ante el juzgado de guardia de la Plaza de Castilla, de Madrid.

En su auto, que damos en exclusiva íntegramente, la jueza aporta un posible indicio de delito de prevaricación cometido, ya que la vicepresidenta venezolana tenía prohibido pisar suelo Schengen.

También el PP buscaba lograr -y lo han conseguido- que la  inacción de la Fiscalía se paralizara de una vez. Hace hace ya varios días que el Partido Popular presentó un escrito ante la Fiscalía General del Estado relatando todo lo sucedido aquella madrugada para que este organismo iniciara diligencias informativas y, que tras ello, tomara la decisión de enviar o no éstas al juzgado competente.

Recientemente, la propia Fiscalía General lo que hizo fue derivar las diligencias informativas a la Fiscalia de Madrid, que a pesar de haber recibido ya la denuncia por estos mismos hechos no había ordenado prácticamente diligencia alguna, tal y como recoge el propio auto judicial. De esta manera, el PP evitaba in extremis que en la mañana de este miércoles, una vez cumplido el plazo legal de treinta días, esas imágenes pudieran haber sido borradas de acuerdo a la Ley y sin ningún problema burocrático añadido.

Por eso, en la tarde del martes el Juzgado de Guardia mandó a la Policía hasta el aeropuerto de Barajas con una orden hacia los directivos de Aena de conservar los discos duros y las imágenes, bajo el apercibimiento de "incurrir en un delito de desobediencia hacia la autoridad judicial", castigado en el Código Penal español.

Qué esconden las imágenes

Fuentes policiales y judiciales señalan a elcierredigital.com que las imágenes grabadas esa madrugada por las cámaras del Aeropuerto de Barajas podrían desvelar el presunto contrabando de maletas en el caso 'Delcygate'.

Según fuentes consultadas, como también publicó en su día el periódico Vozpópuli, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y sus acompañantes desembarcaron 40 maletas de la bodega del avión privado en el que llegaron al aeropuerto de Barajas el pasado 20 de enero. El equipaje, con un gran peso, se cargó a pie de pista en un vehículo de la embajada venezolana en España y no se sabe si realmente salió o no del aeropuerto madrileño sin control alguno de seguridad, como así atestiguan testigos presenciales.

Tanto la oposición venezolana como las autoridades norteamericanas vienen denunciando desde hace tiempo que Nicolás Maduro vacía las reservas de oro del Banco Central de Venezuela para fundirlo y conseguir liquidez en dólares americanos, que después inyecta en el sistema monetario venezolano para evitar la devaluación de su moneda. Es la conocida como 'ruta del oro' que acaba en Turquía y en países africanos, donde una vez fundido ese material, se subasta. Un destino, Turquía, que era la meta final de la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Tras esta polémica destapada por el caso 'Delcygate', tanto el Partido Popular como la única diputada de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados, Ana Oramas, han insinuado que este polémico vuelo de Delcy Rodríguez forma parte de la llamada "ruta del oro". "Se dice que el oro de Venezuela se está fundiendo en Turquía" y que el avión "iba con cajas y lingotes de oro", apuntó Oramas la semana pasada.

Una posibilidad que habría que investigar ahora con las imágenes de las cámaras de seguridad de Barajas y que también apuntó como posible el director de elcierredigital.com, Juan Luis Galiacho, este martes en el programa 'El Cascabel" de 13TV.

Las imágenes son ahora vitales para saber que ocurrió de verdad en esas pistas del aeropuerto de Barajas esa famosa noche. ¿Estuvo Ábalos con Delcy Rodríguez paseando por ellas y en suelo español, vulnerando la orden de prohibición de pisar la mandataria venezolana un espacio europeo? ¿Cómo se produjo y hacia dónde se hizo el traslado de tantas maletas? ¿ O eran bultos? ¿Iban éstas en una valija diplomática? ¿Vulneraron quizá la normativa del acuerdo de Viena sobre transportes de mercancías y maletas privilegiadas? ¿ Dónde fueron a parar esas maletas? ¿Se sacaron de Barajas? ¿Pasaron los controles pertinentes de seguridad? ¿Y si se guardaron dónde lo hicieron? ¿Siguen en Barajas?...Son muchos aún los interrogantes por descubrir en este caso  denominado 'Delcygate', que poco a poco vamos desvelando con nuestras investigaciones en elcierredigital.com.

Por ahora, la decisión de la jueza de guardia, Susana Trujillano Sánchez, ha impedido que Aena destruyera los discos duros, donde se almacenan las imágenes y que están ubicados en los ordenadores centrales del aeropuerto de Madrid-Barajas. Desde hacía días, los dirigentes de Aena habían hecho caso omiso a anteriores peticiones, ignorando incluso un burofax que solicitaba formalmente lo mismo. O un acta notarial que le llegó al propio director del aeropuerto de Barajas, José Antonio Álvarez. 

El auto judicial recoge textualmente que, por ello, se ordena a AENA "conservar las imágenes grabadas por el circuito de videovigilancia del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas la madrugada del 20 de enero de 2020 relativas al hecho denunciado: presencia de Doña Delcy Eloísa Rodríguez López en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas y su posible acceso a una sala VIP de la terminal de autoridades del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas, donde permaneció hasta que abandonó España en un vuelo comercial con destino a Doha en la mañana del día 20-1-2020".

Segunda página del citado auto judicial.

La jueza fundamenta su decisión de investigar el caso ante un posible delito de prevaricación "en contravención de la Decisión del Consejo de la Unión Europea 2017/2074", ya que Delcy Rodríguez es una de los veinticinco dirigentes de la República Bolivariana de Venezuela sancionadas, "incluyendo prohibición de viajar a territorio de la Unión Europea, lo que incluye los tránsitos o escalas en cualquier aeropuerto de la Unión Europea, con obligación de cualquier Estado miembro de adoptar las medidas necesarias para impedir que entren en su territorio o transite por él".

La jueza además advierte expresamente a AENA de que esas imágenes deben ponerse a salvo "bajo apercibimiento expreso de incurrir en delito de desobediencia a la autoridad judicial", al tiempo que precisa que de los datos expuestos en el escrito de denuncia del Partido Popular "se desprenden indicios racionales de hecho delicitivo".

Última página de las tres que conforman el auto judicial.

En la denuncia inicial, desvelada en su día por el diario ABC, el PP pedía al Juzgado de Guardia que requiriera a AENA, de manera urgente, las cintas de su circuito de videovigilancia. Aludía en este sentido a un burofax enviado a ese organismo el 6 de enero, en el que se requería al gestor de los aeropuertos que se apercibiera al responsable de tratamiento de datos de Barajas de las responsabilidades, incluso penales, en las que podía incurrir en el caso de ordenar el borrado de las mencionadas cintas. Asimismo se solicitaba que pusiera los vídeos a disposición de la Fiscalía, señalando que ésta "ya investiga -en teoría- los hechos denunciados".

Inacción de la Fiscalía

En su escrito ante el juzgado de guardia los denunciantes también se han quejado de la supuesta inacción del Ministerio Público en lo referente a la denuncia que se presentó contra el ministro Ábalos por prevaricación ante la Fiscalía General del Estado, que próximamente liderara la exministra Dolores Delgado, ya que al parecer no había adoptado casi ninguna medida al respecto.

En el Partido Popular había máxima preocupación porque esas grabaciones pudieran ser destruidas, ya que este miércoles se cumplían los 30 días que marca la ley como máximo para poder hacerlo. La Ley Orgánica 4/1997 establece que "las grabaciones serán destruidas en el plazo máximo de un mes desde su captación, salvo que estén relacionadas con infracciones penales o administrativas graves o muy graves en materia de seguridad pública, con una investigación policial en curso o con un procedimiento judicial o administrativo abierto".

Mientras el escándalo del caso 'Delcygate' está servido, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha dicho estar "encantado" con que un juzgado haya ordenado que

AENA conserve los vídeos de vigilancia de Barajas de la noche de su encuentro con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, pero según ha dicho "no se pueden ver por la Ley de Protección de Datos". Algo que ha causado indignación entre los juristas consultados por elcierredigital.com. "¿Cómo no va a poder ver un juez o la policía unos videos de un caso presuntamente delictivo? ¡Qué tonterías se pueden decir!", señalan.

En declaraciones en el Congreso, Ábalos se ha referido así a la decisión de este juzgado de guardia de Madrid para requerir a AENA que conserve los vídeos tras la denuncia presentada por el Partido Popular. El ministro ha asegurado que le parece "muy bien" que dichas grabaciones se conserven porque no había "ningún interés en que dejen de estar".

Este miércoles la denuncia interpuesta pasará al decanato de los Juzgados de la Plaza de Castilla y recaerá en el juzgado que por turno corresponda para su instrucción o archivo.

COMPARTIR: