07 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El jefe de Gabinete del presidente del Gobierno apostó fuerte por Salvador Illa para 'pacificar' las tensiones entre Madrid y Barcelona

El triunfo socialista en Cataluña refuerza el poderío de Iván Redondo en La Moncloa y en la sede de Ferraz

/ Pedro Sánchez e Iván Redondo
El histórico triunfo electoral del PSC en las elecciones catalanas celebradas este pasado domingo ha reforzado la posición de poder de Iván Redondo dentro del Gobierno central. Este discreto politólogo vasco creyó en Illa, que con una campaña muy moderada ha rentabilizado el desplome de Ciudadanos.

Iván Redondo relajó este pasado domingo su habitual discreción para convertirse en uno de los grandes protagonistas de la celebración del histórico triunfo del PSC en las elecciones autonómicas marcadas por la baja participación con motivo de la pandemia y el triunfo en votos de las candidaturas independentistas. 

Este politólogo vasco 'olfateó' con acierto una encuesta publicada el pasado agosto por el Centre d'Estudis d'Opinió de la Generalitat de Catalunya, 'el CIS catalán'. Este sondeo revelaba que la 'flema británica' de Salvador Illa era muy bien valorada por la ciudadanía y que la tranquilidad dialéctica que aportaba el entonces ministro de Sanidad en plena crisis sanitaria contaba con amplio crédito entre los ciudadanos catalanes. 

Triunfo de Iván Redondo

Salvador Illa dedicó palabras de cariño tras su triunfo a Iván Redondo, que con la victoria del PSC ve reforzado su poder dentro de La Moncloa y Ferraz a pesar de que es consciente de que cuenta con amplios sectores socialistas que lo miran con desconfianza por su pasado ligado al PP. 

Pedro Sánchez, según fuentes de Ferraz consultadas por Elcierredigital.com, "tiende a anteponer el marketing político a los principios ideológicos clásicos del PSOE". También es público y notorio que el giro progresista emprendido por el actual presidente del Gobierno en 2016 enfadó a algunos barones y a la 'vieja guardia', quizás más cómodos en posturas centristas o incluso abiertamente conservadoras.

Sánchez encontró su 'ingeniero'

Iván Redondo utiliza un símil entre la Fórmula 1 y la política. Este 'spin doctor' aficionado a las series, explicó hace unos años en una entrevista concedida a 'Otra vuelta de Tuerka' con Pablo Iglesias, que en política hace falta lo mismo que en automovilismo: un buen piloto, un buen coche y un ingeniero (el politólogo) que haga triunfar al piloto (el candidato) y al coche (el partido político). 

Iván Redondo durante una entrevista concedida a 'Otra vuelta de Tuerka'. 

Lo lógico es que Iván Redondo hubiese sido el 'ingeniero' del PNV, por sus lazos familiares, o del PP, partido para el que trabajó en provincias ayudando a los éxitos electorales de José Antonio Monago (que alcanzó la presidencia de Extremadura), Xavier García Albiol (que conquistó la alcaldía de Badalona) y Antonio Basagoiti (que posibilitó la ruptura de la hegemonía nacionalista en Euskadi). 

Pero varios medios señalan que el Partido Popular estatal no lo fichó porque Mariano Rajoy no creía en la mercadotecnia política del siglo XXI y fiaba su destino a un reducido equipo más analógico que digital en el que destacaban el sociólogo Pedro Arriola y la periodista Carmen Martínez de Castro.  

Pedro Sánchez, necesitado de un golpe de efecto tras dimitir como secretario general de los socialistas en 2016 por su empeño en repetir elecciones por segunda vez con tal de no facilitar la investidura de Mariano Rajoy (tal y como pedían sus barones y 'vieja guardia'), comenzó a seguir sus consejos. 

Una relación de éxito

Pedro Sánchez, con un discurso más cercano al de Pablo Iglesias que al de Felipe González, ganó con holgura las primarias socialistas a pesar de que la mayoría de cuadros medios estaban favor de Susana Díaz. 

Pero su retórica regeneracionista y sus denuncias contra el establishment revitalizaron a unas bases socialistas que confiaron en un 'nuevo Sánchez', que ya estaba en camino de ponerse en manos de Iván Redondo. 

El 'timing' según el politólogo "es lo más importante en política" y así lo comprobó Sánchez cuando su nuevo asesor estrella le dijo que una condena por corrupción que salpicaba al Partido Popular a inicios del verano de 2018 era el momento propicio para articular una moción de censura que otorgó el poder al secretario general del PSOE. 

Desde entonces, Sánchez ha convertido en su sombra a Iván Redondo, que hace quince días decidía saltarse su norma de evitar los focos y concedía una entrevista a un periódico de su tierra: El Diario Vasco. A este medio le contó que sobre su persona "hay más ficción que realidad". 

Cataluña

La leyenda sobre este gurú seguirá engordando tras triunfos como el de Cataluña. Y es que aunque Salvador Illa acabe como jefe de la oposición, Redondo sabe que el tema catalán es el gran objetivo político de Sánchez en esta legislatura.

Y que si el PSC consigue suavizar el pulso territorial facilitando la legislatura de ERC, el PSOE tendrá más fácil su triunfo estatal en 2023 a pesar de las dificultades que tendrá que lidiar a nivel de gestión, con las consecuencias económicas de la pandemia, y a nivel político, por las crecientes tensiones internas dentro del Consejo de Ministros. 

COMPARTIR: