06 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Debido a la pluralidad de creencias entre los masones, la institución prefiere oficiar la ceremonia de las luces en el solsticio de primavera

La masonería y sus ritos: No celebran Semana Santa ni Navidad para evitar enfrentamientos religiosos entre ellos

Masones en la Logia.
Masones en la Logia.
Los masones necesitan para sus ritos algo que simbolice la divinidad, pero eso no los vincula con la religión. El Cierre Digital se ha puesto en contacto con un miembro de la comunidad masónica para aclarar qué ritos específicos sigue la masonería esta Semana Santa. Una de ellas es la ceremonia de las luces que, aunque se celebra en torno a estas fechas, no tiene vinculación con el catolicismo.

Para formar parte de la Gran Logia de España “es preciso ser varón, mayor de 21 años, sin distinción de nacionalidad, grupo social o religión, tener una mínima capacidad de comprensión de los conceptos filosóficos de la Orden y disponer de una ‘ciencia, arte, oficio, o renta’”, se explica en su web. Al no distinguir de religión, la masonería se convierte en un misterio con respecto a qué ritos religiosos siguen. Uno que, al fin y al cabo, no lo es tanto.

En estos días de Semana Santa, la Gran Logia de España actúa con la heterogeneidad propia de nuestro país. Según un masón con el que ha podido contactar elcierredigital.com, los masones no están “vinculados con una religión, sino al concepto de Gran Arquitecto del Universo”. Por lo tanto, cada cual realiza los rituales religiosos acordes a su religión, independientemente de la logia. “Los masones que sean árabes en estos momentos estarán de Ramadán. Los que sean cristianos pues a lo mejor salen de procesión”, continuaba el masón.

La vinculación de esta institución con la religión, sin embargo, sí que existe. “La única obligación que tenemos los masones regulares es tener en nuestros ritos algo que simbolice la divinidad. En ese sentido tanto puede presidir una logia una Biblia como un Corán o un texto sagrado budista”, explicaba el masón. Sin embargo, pese a usar sus libros sagrados, no tienen ningún rito específico de estas religiones.

“Nosotros, teóricamente, no celebramos la Navidad. ¿Por qué? Pues porque hay hermanos que serán musulmanes, que serán budistas, y esto nos enfrentaría religiosamente”, confesaba el masón a elcierredigital.com. Aunque no celebrar la Navidad no significa que el día 25 de diciembre los masones no tengan sus ritos específicos. Dos días antes, el 23 de diciembre, es el solsticio de invierno, y, según comentaba este masón, hacen “fiesta en el solsticio de invierno y en el solsticio de verano. De igual forma que los romanos, durante el Imperio y la República, celebraban en las fechas del solsticio las saturnales, que eran las grandes gestas, y se hacían regalos en la familia”.

Pluralidad religiosa

De este modo, se puede apreciar en la masonería una amplia pluralidad religiosa que va desde la necesidad de libros sagrados para sus ritos hasta determinadas ramas de su institución. Elcierredigital.com pudo conocer a través de este masón que los grados “básicos de la masonería son aprendiz, compañero y maestro” y, posteriormente, una vez han alcanzado el grado de maestro (correspondiente al número tres), pueden ampliar por diversas ramas, llamados grados superiores o colaterales: “hay uno que es de una masonería más cristiana. Hay otros más judaicos y otros más filosóficos”, explicaba.

Cartel Saturnalia.

“Una de estas ramas es la que se llama el Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, continuaba, añadiendo que dentro de este grado colateral existe una ceremonia que se celebra en torno a las fechas de Semana Santa, aunque poco tiene que ver con la celebración del rito cristiano. Esta es denominada la ceremonia de las luces, en la que solo pueden participar masones que tengan, como mínimo, el grado 18.

La ceremonia de las luces

“Un masón por Semana Santa coge vacaciones y después cada uno, según su religión, hace los actos que considera”, explicaba este masón a elcierredigital.com. Es en estas fechas cuando también se realiza, como comunidad, la ceremonia de las luces, un rito que se hace “para recordar a Jesús como una persona que murió en su momento y que fue un gran pilar de lo que defendemos en la masonería”. Los tres pilares que se defienden en la masonería (y que forman parte de su lema, son la “libertad, igualdad y fraternidad, y él fue todo un ejemplo de esto”, añadía el masón.

Sin embargo, aunque la ceremonia sirva para honrar a Jesús, lo hacen en su condición como personaje histórico, no como ser divino: “No lo podemos honrar como hijo de Dios por un motivo muy sencillo: esto nos enfrentaría directamente con los masones judíos, porque para los judíos o judaicos se trata de un profeta, no se trata del hijo de Dios”, explicaba esta fuente a elcierredigital.com.

La masonería evita vincularse de este modo con una religión concreta, para que de este modo todos los miembros de la institución a lo largo del mundo eviten enfrentamientos de esta clase y continúen con su condición de hermanos (tal y como se llaman entre ellos).

Inicios de la masonería

“La Masonería es una institución filosófica, filantrópica y progresista a nivel internacional con alrededor de 300 años de antigüedad cuyo objetivo máximo es estimular el perfeccionamiento moral e intelectual de hombres y pueblos buscando obtener la fraternidad universal”. Así define la Gran Logia de España qué es la masonería. Sus 300 años de antigüedad se remontan al año 1717 en Reino Unido. Fue allí donde los caballeros londinenses fundaron la Gran Logia de Inglaterra, un espacio en el que sus integrantes (con diferentes creencias religiosas) podían compartir inquietudes e ideas con total libertad. Con el objetivo de conseguir el desarrollo personal, la masonería se divide en grupos llamados logias, que se encuentran bajo el amparo de las grandes logias nacionales.

Logo de la Gran Logia de España.

En España, la Gran Logia posee alrededor de 3.000 miembros distribuidos en 170 logias. Aunque al hablar de ellas hay que establecer una diferenciación fundamental que indica quién puede pertenecer a cada una de ellas: las logias regulares y las logias irregulares.

La Gran Logia de España es de las consideradas logias regulares, es decir, que se rigen por la Gran Logia Unida de Inglaterra, de la que forma parte. Es este tipo de logia el que marca un claro requisito para ingresar en ella. “Para ser miembro es preciso ser varón, mayor de 21 años, sin distinción de nacionalidad, grupo social o religión, tener una mínima capacidad de comprensión de los conceptos filosóficos de la Orden y disponer de una ‘ciencia, arte, oficio, o renta’”, especifica la web de la GLE.

Es esta diferenciación entre los dos tipos de logias lo que hace creer popularmente que la masonería no admite mujeres. Sin embargo, existen tanto logias masculinas, como femeninas y mixtas. Estas dos últimas son las que forman parte de las denominadas logias irregulares, en las que sus miembros no son exclusivamente hombres. En estas logias, además, se acepta a personas ateas, algo que no ocurre en las regulares. Una de las logias femeninas es la Gran Logia Femenina de España, en cuya web afirman que existen desde el comienzo de la masonería.

COMPARTIR: