18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hace escasos días consiguió salir del CIS de Algeciras para pasar el resto de sus condenas en su casa de la Costa del Sol

Julián Muñoz vuelve de su casa al juzgado: Seis años de cárcel por otra trama urbanística sobrevuelan sobre el exalcalde de Marbella

Julián Muñoz en una de sus declaraciones judiciales
Julián Muñoz en una de sus declaraciones judiciales / Efe
Este lunes Julián Muñoz se sienta de nuevo en los tribunales. La Sección Tercera de la Audiencia de Málaga tiene previsto juzgar desde el hoy a varios exresponsables municipales del Ayuntamiento de Marbella pro presuntas irregularidades en adjudicaciones de obras, utilizando dos sociedades instrumentales dependientes del Ayuntamiento. La fiscalía pide seis años de prisión para el político por los delitos de prevaricación continuada, fraude en la contratación y falsedad en documento oficial

Según el ministerio fiscal con el Grupo Independiente Liberal (GIL) al frente del Consistorio marbellí “se creó una organización municipal paralela para tratar de evitar los controles de la ley administrativa en su actuación» a través de sociedades municipales que dirigían personas designadas «directamente con criterios de confianza”. Según la acusación el entramado empresarial se modificó en el año 2000 con la creación de dos sociedades “instrumentales”. Con una controlaban la gestión de obras y suministros y otra para la contratación de personal. Según la fiscalía estas empresas se constituyeron con la intención de servir “como un artificio societario sin justificación algo” para dar “plena opacidad a la actividad municipal” y así “amparar y justificar la elusión de la ley administrativa”.

El papel de Julián Muñoz y otros responsables municipales fue ponerse de acuerdo con el empresario también acusado Alberto P. para “la adjudicación directa de obras municipales a dicha mercantil en condiciones idóneas para perjudicar los intereses patrimoniales de Marbella”, de lo que se deduce según la fiscalía que “crearon deliberadamente una situación jurídica-fáctica adecuada y eficaz para ocasionar un grave perjuicio al erario público municipal”.

Otros tres acusados son el concejal de Obras, Vicente Manciles, y los responsables de la sociedad municipal dedicada a la gestión de las licitaciones, Antonio Calleja y Antonio José T. La fiscalía expone que eran conscientes de que las adjudicaciones “directas, sin control ni intervención previa de los técnicos municipales, con opacidad y graves deficiencias en la ejecución y facturación de los servicios contratados”.

Se suman a la terma de acusados el secretario municipal Leopoldo Barrantes y exediles que formaban la junta de gobierno local, Rafael González, Marisa Alcalá, José Luis Troyano, José Luis Fernández Garrosa, Alberto García, Tomás Reñones y Francisco Javier Lendínez. Sin embargo, estos últimos exconcejales han llegado a un acuerdo inicial de conformidad con el ministerio fiscal, según han asegurado fuentes judiciales.

Las obras investigadas en esta causa son siete: una guardería en San Pedro, un centro cívico, un mercado municipal, acondicionamiento de una biblioteca, reformas en un colegio y el asfaltado de una plaza y una avenida. Las adjudicaciones de las obras se llevaron a cabo según la acusación “sin respetar los principios de concurrencia y publicidad, y sin tramitar el correspondiente expediente administrativo”. En el caso de la biblioteca la obra fue adjudicada oficialmente a Fergocon, lo que ya se dio lugar a otra causa judicial.

Según la Fiscalía, finalmente, en abril de 2003, se firmó entre el Ayuntamiento y la empresa un convenio de permuta de bienes municipales, que se valoraron en 1,2 millones de euros, por algunas de las obras anteriores, haciendo constar que la gestión se dio a la sociedad municipal y que hubo un concurso según la ley, resultando adjudicataria la empresa del acusado, cuando «la realidad fue que se hizo con una violación flagrante de la legislación administrativa».

El ex alcalde de Marbella Julián Muñoz / Efe

El ministerio público considera que «para tratar de dar apariencia legal y así poder materializar la operación en escritura pública para su posterior inscripción en el Registro de la Propiedad, el secretario municipal emitió un informe favorable a dicha permuta» y afirmó «falsamente en su informe que un técnico municipal realizó una valoración de las obras públicas a ejecutar en el municipio», pese a haber un informe negativo del interventor.

Estos hacen que el fiscal acusa al que fuera pareja de Isabel Pantoja de los delitos de prevaricación continuada, fraude en la contratación y falsedad en documento oficial. Le piden seis años de prisión, multa e inhabilitación para cargo público durante seis años. Para el exsecretario se piden cinco años por el delito de falsedad. Los mismos años que se piden al empresario Alberto P.

Un futuro complicado

Esta nueva cita judicial de Julián Muñoz es una mala notica tras la alegría recibida el pasado 31 de octubre cuando la Audiencia Nacional aceptó el recurso interpuesto por la defensa del exalcalde de MarbellaJulián Muñoz, que pedía cumplir en su casa lo que le quedaba de condena por los delitos de fraude, corrupción y prevaricación entre otros, durante su etapa en el Ayuntamiento de Marbella. Esta medida ya la disfrutó durante casi un año, pero se le revocó debido a un vídeo filtrado donde se le veía a bailando sevillanas.

Tras pasar por segunda vez por el CIS, Julián Muñoz quiere instalarse en el apartamento que tiene en Marbella junto a Liv Paulo, su actual novia venezolana a la que le pido mano con el anillo de rigor que, en este caso, heredó de su hermana Isabel, fallecida en 2007.

La nueva relación sentimental de Muñoz saltó a los medios en una fiesta celebrada en el chalet donde vive el ex político con su hija Eloísa en los permisos de fin de semana, apenas unos meses después de conocerse. En el mes de agosto se supo que la pareja alternaba su tiempo entre el piso que tiene el expolítico del partido GIL en Puerto Banús y la casa que tiene ella en Calahonda.

Todo un experto en los tribunales

Jualián Muñoz comenzó su larga relación con la justicia cuando en el marco de la escandalosa corrupción en Marbella fue detenido en 2006, posteriormente enjuiciado y finalmente condenado en firme por ocho causas, entre ellas la trama de corrupción inmobiliaria e institucional conocida como Operación "Malaya". El Tribunal fijó en 20 años el máximo de la estancia de Muñoz en la cárcel. La resolución se justificó en base al artículo 76 del Código Penal.

Pero, el periodo del exalcalde de Marbella en la cárcel se distribuyó en 6 años y 10 meses en régimen de prisión cerrada (su primer internamiento fue desde julio de 2006 hasta octubre de 2008; y el segundo desde abril de 2013 a marzo de 2016). A ello se suma, 19 meses en tercer grado en el CIS de Algeciras (marzo de 2016 a febrero de 2017 y enero de 2018 a octubre 2018).

 

 

COMPARTIR: