16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Plaza de Tirso, la calle Ave María y la Plaza de Lavapiés son los lugares más afectados por el aumento del consumo de cocaína y heroína

Vuelve la droga a Lavapiés: Los vecinos denuncian el consumo de sustancias ilegales en plena calle

Drogadictos consumiendo heroína en Lavapies
Drogadictos consumiendo heroína en Lavapies
El fin del estado de alarma ha provocado que muchos drogadictos vuelvan al céntrico barrio de Lavapiés para consumir y traficar con sustancias como la cocaína y la heroína. Debido al riesgo que suponen estas actividades para los vecinos de la zona, la Plataforma Barrio Lavapiés ha decidido denunciar esta situación en sus redes sociales y ha pedido a las autoridades competentes que tomen las medidas adecuadas lo antes posible.

Con el fin de las restricciones provocadas por el estado de alarma en nuestro país, la tan ansiada normalidad parece cada vez más cerca de instaurarse. Esta normalidad, en la mayoría de las ocasiones, trae consecuencias positivas pero, además de  fomentar el ocio y permitir una mayor libertad a los ciudadanos, también supone el regreso de actividades insalubres y perjudiciales que afectan tanto a las personas que las practican como a las que son testigos de ello.

Este es el caso del barrio madrileño de Lavapiés, lugar en el que sus vecinos no pueden celebrar la vuelta a la normalidad porque, en las últimas semanas, se ha producido un aumento considerable del número de personas drogadictos que compran y consumen sustancias estupefacientes en plena calle. Según los propios vecinos, estas personas “esnifan cocaína en plena calle y se colocan con pegamento en parques infantiles a plena luz del día”, algo que puede suponer un gran impacto en las personas que sean testigos de ello, más aún si se trata de menores de edad.

Trapicheo de drogas en Lavapiés.

Pese a que, durante el periodo en el que el estado de alarma estaba vigente, las actividades relacionadas con drogas se habían visto reducidas en gran medida, lo cierto es que el barrio de Lavapiés ha sufrido este tipo de situaciones durante años. Desde que se produjo el desmantelamiento de ciertos sectores de la Cañada Real en el año 2019, una gran parte de los toxicómanos que iban allí a comprar sustancias se trasladaron al barrio de Lavapiés buscando un nuevo lugar en el que adquirir y consumir droga.

Tal y como explicaba Elcierredigital.com entonces, la visibilidad del consumo de drogas ilegales como heroína o cocaína aumentó considerablemente en zonas como la Plaza de Lavapiés, la Plaza de Nelson Mandela, el Parque del Casino o la calle Tribulete. En el momento actual, las zonas más afectadas de esta "vuelta a la normalidad” son la Plaza de Tirso, la calle Ave María y la Plaza de Lavapiés, que se ha convertido en el punto de venta de droga más concurrido a última hora del día.

La vuelta del consumo y de la venta de droga en plena calle viene acompañada de una situación de inseguridad grave para los vecinos de la zona, ya que ciertos delitos como el robo en bares, comercios e incluso a los viandantes también se ven alimentados por esta situación. Además, algunas de las viviendas vacías de la zona son ocupadas ilegalmente para traficar en su interior.

Unido a este problema, los vecinos de Lavapiés también han denunciado en numerosas ocasiones los botellones que tienen lugar en sus calles hasta altas horas de la noche y que no les permiten descansar de manera adecuada. La Plataforma Barrio Lavapiés denuncia en sus redes sociales la falta de respuesta por parte de la Policía Municipal con respecto a este tema, por lo que consideran que “no les importa nada el descanso vecinal”.

Mediante estas quejas, los residentes de este mítico barrio madrileño quieren llamar la atención de las autoridades competentes y lograr así que encuentren una solución a los problemas a la mayor brevedad posible porque, tal y como afirman en un comunicado, no quieren ser “el barrio del último chute de un drogadicto, ni el del inicio del consumo entre los más jóvenes”.

COMPARTIR: