02 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fuentes de la Benemérita analizan por qué faltaban barcos más preparados contra la embarcación que mató a dos agentes, "destrozados por las hélices"

Lucha desigual contra las narcolanchas del Estrecho: “Son semirrígidas, 5.000 kilos, tres motores y colas de alta velocidad”

El Cierre Digital en Imagen de una zodiac, embarcación con la que los agentes fallecidos se enfrentaron a los narcotraficantes.
Imagen de una zodiac, embarcación con la que los agentes fallecidos se enfrentaron a los narcotraficantes.
Dos guardias civiles fallecían este 9 de febrero después de que su embarcación fuese arrollada por una narcolancha en Cádiz. Fuentes consultadas por 'elcierredigital.com' analizan el caso y todas las incógnitas que se plantean, además de asegurar que los narcos que conducen estas lanchas saben que tienen mejores medios y que "los agentes no se salvarían". Aseguran que "las narcolanchas del Estrecho son embarcaciones semirrígidas que pesan 5.000 kilos, con tres motores y colas de alta velocidad”.

La tarde del pasado viernes 9 de febrero dos guardias civiles fallecían después de que una narcolancha pasara por encima de la zodiac que ellos mismos pilotaban para detener a los narcotraficantes en la bahía de Barbate (Cádiz). Tenían 39 y 43 años. Uno de ellos era miembro del Grupo de Acción Rápida (GAR) y otro del GEAS (Grupo Especial de Actividades subacuáticas). Dejan viudas e hijos tras su muerte.

La noticia ha conmocionado a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que culpan al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de la tragedia y aseguran que "los narcos que conducían la lancha sabían que los agentes estaban en inferioridad de condiciones y no se salvarían". La propia viuda de uno de los fallecidos se negó a que Marlaska le pusiera una medalla a uno de los féretros, según han explicado varios medios.

Ya han sido detenidos los ocho presuntos autores del crimen, pero fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado consultadas por elcierredigital.com van más allá y se preguntan “quién ordenó asustar a unas barcas que llevaban dos días en ese puerto y quién ordenó el viernes que fueran, después de dos días en ese puerto, llevando motores prohibidos”.

Estas mismas fuentes analizan el caso de los guardias civiles muertos para elcierredigital.com. Por qué sucedió, qué medios hay en España para combatir el narcotráfico y cómo es la vida de los guardias civiles que luchan contra el narcotráfico en la zona del Estrecho de Gibraltar son algunas de las preguntas a las que dan respuesta.

Lo oculto del caso de los guardias civiles muertos en Barbate

Según comentan las fuentes consultadas por elcierredigital.com, “las narcolanchas llevaban en la bahía de Barbate dos días”. “Hay imágenes desde el día anterior [el jueves] de las barcas. Pero es el viernes cuando Fernando Grande-Marlaska llega a la zona de Gibraltar y alguien decide que hay que sacar las narcolanchas de ahí. Desde el día anterior, el temporal Karlotta estaba en España y ni las narcolanchas ni las zodiacs podían estar en mar abierto. Las zodiacs son barcas semirrígidas hinchables que van tiradas de un carro que se coloca en cualquier lado. Esas barcas no están pensadas para el mar, están pensadas para rescates en pantanos, ríos o cerca del mar. No están pensadas para meterlas en el oleaje”, explican nuestras fuentes.

Las narcolanchas, además, tal y como explican nuestras fuentes, estaban “prohibidas, porque llevan tres motores”. Cuando dieron la orden, como medida de “apoyo” fue un agente del GAR. “Un buzo del GEAS lleva su equipo autónomo de respiración, con un traje de goma. Pero los del GAR van con botas, chalecos antibalas, mochilas, fusiles… No se puede nadar con eso”, añaden las fuentes consultadas por elcierredigital.com.

Los guardias civiles murieron debido a que la narcolancha pasó por encima de la zodiac que conducían. Una de las causas de la muerte reside en la superioridad de la barca, que nuestras fuentes califican de “ilegal”, sobre la zodiac de los agentes. “Son embarcaciones semirrígidas que pesan cerca de 5.000 kilos, con tres motores Yamaha y colas de alta velocidad”, así describen nuestras fuentes las narcolanchas.

El resultado es, tal y como aclaran, que esta embarcación, al pasar por encima de otra que está preparada para el rescate, “destrozó” a la zodiac. “Los guardias civiles muertos en Barbate no murieron ahogados. Murieron destrozados por las hélices. Y las personas que llevaban la narcolancha contra ellos sabían que era imposible que se salvaran”, explican nuestras fuentes.

“Estos compañeros le echaron mucho valor. Les dieron una orden y fueron allí. Habría sido muy fácil no cumplirla. Con decir que el motor de la zodiac no iba o que la zodiac se fue al agua nada más meterla porque había mucho oleaje. Pero tiraron para adelante. El problema fue la falta de asignación de medios”, añaden las fuentes consultadas por este diario.

Los medios asignados para luchar contra el narcotráfico

Según informaba El Español, uno de los motivos por el que acudieron con la zodiac en vez de con embarcaciones más preparadas fue porque las patrulleras del Servicio Marítimo de la Guardia Civil que se encontraban en Cádiz estaban presuntamente averiadas. No obstante, nuestras fuentes alegan que “faltaban refuerzos” y que aunque “en España hay medios suficientes” para combatir tráfico de drogas, “no se destinan los medios necesarios para actuar contra el narcotráfico”.

“Si la Guardia Civil no dispone de patrulleras es porque las patrulleras de la Guardia Civil están rescatando inmigrantes”, sostienen nuestras fuentes. Afirman, además, que hay una gran diferencia de sueldos entre los agentes destinados a rescatar inmigrantes y los que luchan contra el narcotráfico. “Un guardia civil trabajando en el Estrecho de Gibraltar está cobrando 2.000 euros, sueldo más complementos. Y uno que está esperando a las barcas de inmigrantes 5.000 euros”, declaran.

Una narcolancha con tres motores.

Las fuentes consultadas por elcierredigital.com afirman que la parte del Estrecho de Gibraltar “es la parte más sensible ahora mismo. Frontera de España y de Europa de cara al narcotráfico y al tráfico de personas, y está completamente desprotegida”. Una solución, tal y como explican, sería que “los barcos, la marina y la fuerza naval especial estuviesen en esa zona”.

Estas mismas fuentes afirman que hay una gran diferencia en cómo se está tratando el tema el Gibraltar y en Galicia. “En Galicia una barca ligera que sobrepasa los seis metros de calado se incauta. Si lleva más de un motor se incauta. Si lleva más de 2.000 litros de gasolina, se incauta. En el Estrecho no”, sostienen.

La narcolancha que acabó con la vida de los Guardias Civiles

Como hemos descrito más arriba, la narcolancha que acabó con la vida de los dos Guardias Civiles en Barbate pesaba unos 5.000 kilos y tenía tres motores. Esto, según nuestras fuentes, supondría que la barca tuviese un valor de “aproximadamente 300.000 euros”. Algo que, según comentan, no es nada comparado con la mercancía que llevan. “La barca es superflua. La carga que transportan vale 5 millones de euros. Los que van en ella cobran 60.000 euros por un viaje. Eso es más de lo que cobra un guardia civil en 5 años”, añaden.

Estas diferencias harían que, según afirman, fuese muy complicado poder luchar contra el narcotráfico en la zona. A esto se añadiría que los narcotraficantes, presuntamente, tienen controladas sus zonas de actuación, así como los movimientos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Tras la tragedia de los Guardias Civiles muertos en Barbate, sus compañeros piden saber quién es el verdadero responsable de su muerte. Mientras tanto las diferentes asociaciones de guardias civiles, así como los asistentes al minuto de silencio en honor a los agentes que tuvo lugar en la Puerta del Sol de Madrid, han pedido la dimisión de Marlaska al entender que es el último responsable del suceso.

Marlaska, por su parte, ha respondido a todas estas críticas afirmando que no se plantea dimitir. “Son unos hechos gravísimos que no pueden quedar impunes”, añadía.

COMPARTIR: