01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exfiscal Pedro Horrach: "Nunca he perdido un pendrive del caso Nóos ni de ninguna otra causa y mucho menos con información sensible”

Audio: Esta es la escucha sobre el pendrive con información de Juan Carlos I que Villarejo se inventó y nunca existió

José Manuel Villarejo y Eugenio Pino en una foto montaje.
José Manuel Villarejo y Eugenio Pino en una foto montaje.
El excomisario José Manuel Villarejo telefoneó en febrero de 2014 al entonces DAO (Director Adjunto Operativo) de la Policía, Eugenio Pino, para contarle que el fiscal Pedro Horrach había sufrido el robo de un pendrive con información gravosa para el Rey Juan Carlos I, pero la realidad es que Villarejo se tiraba un farol puesto que no conocía el contenido de ese pendrive y solo sabía lo publicado sobre ese asunto. Luego, ante el juez declaró que había trabajado para recuperar ese pendrive.

La conversación dura 4 minutos y 11 segundos y tuvo lugar en febrero de 2014. El excomisario José Manuel Villarejo llama al comisario Marcelino Martín-Blas, entonces Jefe de Asuntos Internos, con la intención de hablar con su superior, el número dos y Director Adjunto Operativo (DAO) de Policía Nacional, Eugenio Pino.

La conversación consta en el sumario de la causa Kitchen y apenas se escucha a los interlocutores de Villarejo, ya que el excomisario se grabó a si mismo:

Villarejo: Hola Marcelino qué tal estás me alegro de verte (literal) está reunido el jefe o algo…

Marcelio Martín Blas: Sí...

V: Ah pues nada, he llamado porque quería hablar con él pero nada ya llamaré más tarde..

(…)

V: Ah coño, pues si no te importa me lo pasas…

(…)

V: Pero al margen de eso te quería comentar: Me han dado una información de un tipo que dice que es policía y tal… Te voy a mandar los datos (…) El tipo está estafando con el tema de que es poli, yo por lo que me han comentado me parece que no, que no es posible, pero bueno, te mandaré un wasap con el nombre y el DNI… Si no es madero pues ya se habla con alguien de los malos pero si es madero te interesa..

(...)

V: Entonces pásame al jefe entonces un momentito

(…)

V: Hola Eugenio (Pino) que tal. He llamado antes y me han dicho que estabas reunido. Le he dicho a Charo a ver qué mañana te viene bien, me paso y te comento unas cosillas, dime más o menos a qué hora.

(...)

V: Mañana me paso y te comento dos cosas: una que me dice el cocinero (Chófer de Bárcenas) que la señora (Rosalía Iglesias) lleva varios días reuniéndose con mucha gente ahí en el despacho del abogado y que además ayer estuvo dos horas con PJ (Pedro J. Ramírez) en su casa ¿a lo mejor no es malo, te parece que le diga al Gordo (comisario Enrique García Castaño) que mire unos días el despacho de este pavo a ver quién está…? (…)

(…)

V: Ah sí, ya se lo dije, pero vamos, a la vista de eso…

(…)

V: Luego el pavo este que tenemos en Manos Limpias me dice que una cosa, que creo que ha sacado hace unos días Interviú con lo del fiscal (Pedro Horrach) y la infanta (Cristina), que por lo visto ha sacado Interviú que el fiscal estaba recibiendo instrucciones del fiscal de cómo liberarla y hay unos correos y no sé qué, por lo visto es porque el fiscal ha estado con una periquita y le ha mangado el pendrive,

(…)

V: Nada de que le han intervenido ni nada, entonces por lo visto ese pendrive, eso tiene un material durísimo eh, contra el propio Rey (Juan Carlos) en el sentido de que la donación esa que le hizo, el préstamo ese ante notario y tal el propio fiscal dice fue delictivo habrá que buscar la forma de cómo taparlo y hay unos correos en ese sentido macho, por eso puede ser un tema problemático.

(…)

V: No tengo ni puta idea, lo único que el hombre se ha dado cuenta y se ha acojonado y ha dicho que le han interceptado el ordenador, pero ni ordenador ni pollas es que llevaba en un pendrive todo… y ese pendrive no estaba.

(…)

V: Ya la semana pasada han publicado en Interviú correos internos personales del Fiscal (anticorrupción) hablando con (Antonio) Salinas y tal y cual, no sé, ya mañana te daré más detalles por la mañana y ya comentamos vale, hasta mañana, un abrazo.

Horrach se defiende

El 30 de mayo de 2019 Pedro Horrach ya salió al paso de esta acusación en Elcierredigital.com durante una entrevista, afirmando que "nunca he perdido un pendrive del caso Nóos ni de ninguna otra causa".

La polémica comenzó cuando el excomisario, en prisión desde noviembre de 2017, escribió una carta al juez en la que decía -tras conocerse la apertura de 20 piezas separadas sobre otros tantos supuestos delitos en los que se está investigando-, “espero que ninguna de estas veinte nuevas piezas se refiera a ocultar las gestiones que, junto a destacados miembros del CNI, realicé para recuperar un comprometedor pendrive que un fiscal anticorrupción extravió sobre información muy sensible del caso Nóos”.

El exfiscal Pedro Horrach. / Bernardo Paz.

Pedro Horrach, que dejó su puesto de fiscal tras el caso Nóos para dedicarse a la abogacía en el ámbito privado, manifestó en esa entrevista a elcierredigital.com que “nunca he perdido un pendrive del caso Nóos ni de ninguna otra causa y mucho menos con información sensible” y añadió que “en los pendrive que puedo llevar para trabajar en casa solo puede haber declaraciones de testigos, extractos de algún tema muy concreto, el organigrama del escrito de acusación, lo que voy “picando” a diario para realizar el escrito, pero no documentación muy relevante” y recuerda que los documentos que manejan los fiscales a diario en cualquier causa terminan haciéndose públicos durante la celebración del juicio, porque necesitan acreditar ante el tribunal o el jurado popular sobre qué pruebas realizan sus acusaciones, así que información sensible habría poca o ninguna.

El excomisario José Manuel Villarejo.

En cualquier caso, “ese expediente lo tuvo todo el mundo, desde los abogados defensores hasta las acusaciones particulares y por supuesto, la Fiscalía que en ese momento era yo, pero nunca eché de menos documentación ni por supuesto un pendrive”, aunque matiza Horrach que “no voy a mentirle, a veces me he dejado pendrives en el despacho del juzgado o en casa, pero no los he perdido nunca y cuando he vuelto al despacho o a casa allí seguían donde los dejé”.

La verdad fue publicada por la revista Interviú, a la que Villarejo hace referencia, el 17 de febrero de 2014. Se tituló "Manual para salvar a la Infanta". Aquel reportaje recogía un escrito  de cinco folios a máquina del fiscal Horrach, donde explicaba a petición de sus superiores: "Propongo no recurrir. Y convencer a los abogados de la Infanta que la opción más inteligente es la de no recurrir. Y que remitan escrito al juzgado de Instrucción donde manifiesten que renuncian al recurso y propongan la comparecencia voluntaria de la infanta a la mayor brevedad posible". El documento llevaba fecha de 8 de enero y el sábado 11 del mismo mes, tres días después, la defensa de la infanta Cristina anunciaba que "ha decidido renunciar al derecho de recurso".

La publicación continuaba diciendo que "el escrito confidencial fue elaborado durante la primera semana de enero. Los fiscales anticorrupción de Palma fueron llamados entonces por su superior, Antonio Salinas, a una reunión en Madrid. En ella, según confirmaron miembros de la Fiscalía, Horrach recibió el encargo de elaborar una propuesta de actuación reservada frente a las intenciones del juez Castro, que había emitido un auto en el que imputaba por segunda vez a la hija menor del Rey, en esta ocasión por supuestos delitos fiscales y de blanqueo de dinero". La huela digital del documento señalaba claramente a que se había elaborado en la Fiscalía de Mallorca.

Pero el excomisario José Manuel Villarejo jamás tuvo acceso a ese pendrive y su contenido no está incluido en ningún sumario;  en realidad, su mención fue solo una estrategia frente al DAO Eugenio Pino, ante quien Villarejo necesitaba demostrar que estaba en temas importantes por un lado y por otro en su declaración enviada al juez pide que busquen en sus discos duros porque sabe que nadie va a encontrar algo que no existe y mucho menos nada que implicase al  Rey Juan Carlos en el caso Nóos.

COMPARTIR: