24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La legislación vigente deja sin ninguna protección sanitaria, económica y social a las trabajadoras sexuales afectadas por la pandemia

El Gobierno cierra las discotecas, pero deja abiertos los prostíbulos a pesar de los varios rebrotes originados en ellos

Una trabajadora sexual.
Una trabajadora sexual.
Mientras los rebrotes avanzan, el ministerio de Sanidad ha decidido tomar medidas para “controlar la situación”. Entre las destacadas por el Ejecutivo, el cierre de establecimientos de ocio nocturno y limite de horarios para bares de copas y restaurantes. No obstante, la ley y el Gobierno dejan aún lado qué deben hacer los prostíbulos que ya registraron sus primeros brotes sin control alguno por parte de Sanidad.

Los más de 1.600 prostíbulos de toda España no tienen restricciones dictadas por Sanidad debido al coronavirus. A diferencia de las discotecas que están cerradas o los bares que deben echar a sus clientes antes de la una de la madrugada. Los espacios de prostitución permanecen abiertos a su público, siendo lugares de alto riesgo por la actividad en sí.

Esta misma semana el área de Mujer de Izquierda Unida de Castilla-La Mancha ha enviado una carta a la Consejería de Igualdad y al Instituto de la Mujer de la región pidiendo el cierre inmediato de los locales dedicados a la prostitución. Hasta el momento, se conocen al menos dos brotes relacionados con prostíbulos en toda España, aunque pudieran ser muchos más.

La carta enviada por este partido va dirigida a Blanca Fernández, Consejera de Igualdad, y Pilar Callado, directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, también se hace referencia al brote conocido en un prostíbulo de Alcázar de San Juan con la detección de ocho positivos de COVID-19, del que informó ya elcierredigital.com.

Salud Pública de Castilla-La Mancha ha notificado cinco nuevos brotes en esta Comunidad. Uno de ellos corresponde al declarado en el prostíbulo ‘Las Palmeras’ de Alcázar de San Juan, con nueve positivos confirmados de las trabajadoras sexuales del local y cuatro contactos en seguimiento.

"Las Palomas" uno de los establecimientos afectados en Alcazar de San Juan.

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha explicado que el equipo de enfermeras de vigilancia epidemiológica del área de salud de Alcázar de San Juan están buscando posibles contactos. “Esperamos que no se extienda a más el brote y limitarlo a las personas que en estos momentos están afectadas”, ha señalado al respecto Fernández Sanz. 

Izquierda Unida muestra su “preocupación” por la situación del personal de estos establecimientos, ya que Castilla-La Mancha es “la región donde se sitúa el 80% de los clubes de alterne de todo el país, según datos de las asociaciones que trabajan con personas prostituidas”, según explican en su declaración.

Según el partido, “es hora de cerrar también estos locales de prostitución”, además de pedir la puesta en marcha de los rastreadores y de medidas de cuarentena que incluyan a las personas que pasaron por estos locales y que sean las acordadas entre el Gobierno central y las comunidades autónomas. 

Brote en COX

El día martes 18 de agosto se conoció de otro brote relacionado con un prostíbulo. Un establecimiento de la localidad alicantina de Cox registró varios caos de coronavirus, por lo que tuvo que ser cerrado y sus trabajadores sometidos a pruebas PCR.

Según aclaró el Diario información, las autoridades sanitarias han intentado hacer rastreo para encontrar a posibles personas expuestas al virus. Hasta el momento se cuentan cuatro positivos.

"Sala Pipos" en Cox.

Los hechos ocurrieron en la Sala Pipos, que cerró en cuanto Salud Pública le informó del primer caso. Según trascendió a la prensa, el local ha pedido a todos sus trabajadores guardar cuarentena “preventiva”, mientras se realizan todos los exámenes de despistaje.

Los hechos tuvieron lugar a finales del mes de julio y el establecimiento echó el cierre el pasado 31 de julio y permanece clausurado hasta el día de hoy. En la entrada del local se expone un cartel que aclara: "Por prevención, limpieza y desinfección, la empresa ha decidido el cierre temporal de este local. En pocos días estaremos a su disposición de nuevo. Disculpen las molestias".

Los lugares más difíciles

Si rastrear posibles casos es complicado, hacerlo con clientes de un prostíbulo es aún más difícil. Aunque algunas administraciones como la Comunidad de Madrid piden al ocio nocturno y bares que registren fecha y contacto de sus comensales, la mayor parte de España no tiene un plan claro para seguir posibles casos y brotes.

Según asegura IU en la publicada es necesario “cumplir los acuerdos del Consejo Interterritorial de Sanidad y la legislación oportuna”. Ante esto, llama a “cerrar también estos locales de prostitución” como si fueran establecimientos de ocio nocturno. Además, pide la puesta en marcha de los “rastreadores y de medidas de cuarentena que incluyan a las personas que pasaron por estos locales y que sean las acordadas entre el Gobierno central y las comunidades autónomas”.

Estos son de los brotes que más preocupan porque probablemente los clientes que hayan visitado este club de alterne no lo van a comunicar ni a los rastreadores ni a las autoridades sanitarias, por tanto, no se les practicarán las pruebas PCR, lo que da lugar a que haya una mayor posibilidad de contagios y rebrotes en toda la zona Centro de la Península y en Castilla-La Mancha.

El primer brote

Sin embargo, el más numeroso brote de COVID que se ha notificado hasta ahora en un prostíbulo ocurrió a principios de abril en Rincón de Soto (La Rioja). Cerca de 14 personas, ya que nunca se conoció el número exacto, dieron positivo por coronavirus entre trabajadoras y clientes. El local en cuestión era la macrodiscoteca Pub Macumba, que en sus tiempos llegó a albergar conciertos para 4.000 personas.

Otro caso que trascendió, recién declarado el estado de alarma, pero que milagrosamente no provocó un brote fue el de las seis personas que la policía encontró de fiesta en un prostíbulo de Madrid. Estuvieron ahí una semana, según informó la Policía Municipal pero no hubo entre ellos, aparentemente, infectados. 

COMPARTIR: