23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su empresa R&A Comunicación recibió en 2021 18.878 euros de COSCE, que fue subvencionada con 50.000 euros por el Ministerio de Ciencia de Pedro Duque

La mujer de Iván Redondo facturó a entidades subvencionadas por el Gobierno mientras él era jefe de Gabinete de Sánchez

Exclusiva Pedro Sänchez e Iván Redondo.
Pedro Sänchez e Iván Redondo.
La consultora fundada por Iván Redondo facturó a empresas que recibieron subvenciones del Gobierno durante su mandato. En 2021 COSCE ha registrado una subvención estatal de 50.000 euros y a su vez presupuestó el pago de casi 19.000 euros a Redondo and Asociados por labores de comunicación. En 2019 ya realizó la misma operación. Publicó una subvención estatal de 50.000 euros y, a su vez, un pago presupuestado de 15.000 euros a la firma de Redondo, que luego ejecutó hasta unos 10.000 euros.

Redondo ha vuelto a la actividad privada sin que se conozcan los clientes de su firma durante su etapa en Moncloa. R&A Comunicación, la empresa de Iván Redondo que, desde junio de 2018 y durante su labor como jefe de gabinete de Sánchez, controlaba su esposa formalmente, a diferencia de otras consultoras no publicita sus casos de éxito. Su web está muerta, cuando lo habitual es citar sus éxitos con clientes, el equipo, la forma de contacto.... Pero su caja sí funcionó a pleno rendimiento.

En 2019 facturó, con tres empleados fijos y dos eventuales, 269.554 euros frente a los 249.561 euros del año precedente, la mitad bajo mandato ya en la Moncloa. Lejos quedan los 190.000 euros de 2017, año en que lo fichó Sánchez desde el PSOE. Y los 95.726 del año precedente, cuando aún no había unido su consultora al socialismo. La empresa iba infinitamente mejor desde que Redondo tenía su despacho en Moncloa y no en su empresa familiar.

Para hallar sus clientes hay que hacer una ardua labor de investigación. Y entonces, llega la sorpresa: algunos de los clientes de la firma de la esposa de Redondo han sido subvencionados por el Gobierno donde ejercía de todopoderoso jefe de gabinete presidencial su marido. Es el caso de Cosce (Confederación de Sociedades Científicas de España). Recibió en 2021 un total de 50.000 euros de subvención del Ministerio de Ciencia de Pedro Duque y ese mismo año abonó 18.878 euros a R&A por “comunicación, gestión de prensa y redes sociales”. La subvención de Sánchez es la mayor que recibió esta entidad. La Fundación Areces apenas le brindó 5.000 euros y la Caixa 25.000 euros.

En suma, el coste de R&A se comió buena parte del capítulo de gastos de Cosce. Engulló casi la mayor subvención privada que recibió, los 25.000 euros de la Caixa, y supuso casi la mitad de la ayuda gubernamental. Es difícil establecer los límites entre Redondo y su empresa, entre el Gobierno y su empresa familiar. El se situaba en Moncloa, pero su esposa seguía al frente de la sociedad. Y Sánchez ha fichado a no pocos de sus consultores vía BOE.

La empresa de la esposa de Redondo ha sido un magnífico puente entre los cargos del Gobierno y la consultora: Carmen Galbete Unibaso fue nombrada consejera externa independiente en la estatal EFE en febrero de 2021. A su segundo en la consultora, Francisco Felipe Gómez Loarte, le nombró Director del Gabinete del Secretario de Estado del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, con efectividad de 5 de febrero de 2020. Y Alfredo Franco de la Torre pasó de llevar grandes cuentas en R&A a Coordinador de la Unidad de Asuntos Nacionales del Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Sandra Rudy, esposa de Iván Redondo.

Sandra Rudy, esposa de Redondo y administradora y socia única desde junio de 2018 de la consultora cofundada con su marido, se describe con un currículo inquietante: “Es socia-fundadora y CEO de la firma R&A Comunicación (antes Redondo & Asociados), referente en el sector de la consultoría política y asuntos públicos. Rudy es experta en comunicación estratégica y corporativa. Ha definido y desarrollado con éxito programas de comunicación para clientes de distintos ámbitos como el sanitario, alimentación e inmobiliario. En el ámbito de la consultoría política ha liderado los equipos de la firma que han participado en las citas electorales de los últimos diez años y en asuntos públicos ha asesorado a empresas del ámbito del juego online, organizaciones del tercer sector y tabaqueras, entre otras”.

La publicidad que figura en las redes de la propia consultora no deja de añadir sombras sobre R&A: “La firma de asuntos públicos de referencia en España por sus resultados: Caminamos hacia los diez años Redondo & Asociados Public Affairs Firm es la firma de consultoría política, asuntos públicos y comunicación estratégica de referencia en España por sus resultados e independencia. Es pionera en esta práctica desde hace casi diez años. El despacho, que se constituye en 2008, asesora a partidos políticos, alcaldes, presidentes y candidatos nacionales, autonómicos y municipales. En asuntos públicos colabora actualmente con empresas, patronales, asociaciones, federaciones y organizaciones del Tercer Sector. En comunicación estratégica trabaja con las principales compañías del país. La firma está formada por profesionales del ámbito de la consultoría, el derecho, la comunicación y las nuevas tecnologías.”

El autoretrato de la firma de Redondo no acaba aquí. “El despacho se ha caracterizado desde su fundación por mantenerse fiel a sus principios: la capacidad de innovación, la ética, la calidad del trabajo de consultoría y la obtención de resultados. Su equipo ha participado en varias de las más importantes operaciones empresariales, legislativas y políticas de los últimos años. Cuenta con una gran experiencia en comunicación estratégica, gestión de asuntos públicos y dirección de campañas políticas. Colabora además habitualmente con los principales medios de comunicación de España en el análisis de las estrategias políticas de empresas, gobiernos y partidos políticos. Sus consultores compaginan su actividad profesional con la docencia en Universidades y Escuelas de Negocio formando a futuros profesionales de la consultoría política, la comunicación estratégica y las public affairs”.

Trabajar en las más importantes operaciones legislativas y asesorar a tabaqueras y empresas del juego…parece definir una labor de lobby cuyo peso aumenta el hecho de que el marido de la dueña de la empresa haya sido el máximo guía político del presidente del Gobierno, por encima de cualquier cargo del Gobierno. Y si a esto se añade la absoluta opacidad sobre sus clientes…es imposible atisbar si hubo conflictos de intereses entre la labor de esposo y esposa.

Por ejemplo, Alfredo Franco, exconsultor de R&A trasvasado al Gobierno, llevaba el asesoramiento de General Electric Healthcare, a quien el Ejecutivo compró el pasado 29 de marzo dos equipos móviles de fluoroscopia para Ceuta por valor de 98.000 euros. También asesoraba a GE Energy, que en el pasado ha recibido contratos de Defensa y Adif. Y destaca su labor en pro de Monsanto, firma que distribuye pesticidas que han sido denunciados por cancerígenos y las polémicas semillas transgénicas. Franco detallaba así su labor en este campo: “El Maíz Bt en España: Diez años de historia: documento corporativo que refleja el liderazgo de Monsanto en el desarrollo, introducción y mejora de las semillas mejoradas genéticamente en España. Gestión y desarrollo de un tratamiento innovador y moderno de diseño, contenido y fotografía”. ¿Qué ocurre cuando un defensor de transgénicos o contratistas de Defensa se incorpora a Moncloa? ¿Cómo medir la influencia de sus antiguos clientes en las decisiones y opiniones políticas que les conciernan?

Esta simbiosis entre la consultora de la esposa de Redondo y el Gobierno socialista registra otras evidencias. Los empleados de esta firma se mojan en redes en contra de los enemigos de Sánchez, es decir, Isabel Díaz Ayuso. El tuit es de uno de los miembros de la consultora, Albert Concepción, del pasado 21 de enero de 2021. 

En suma, el descreimiento sobre los datos sanitarios de Ayuso ya anidaba en la mente de los consultores de la factoría familiar de Redondo. Lo difundían antes que el presidente osara cuestionarlos en su reciente viaje a Angola. Sólo faltaba que el jefe supremo los asumiera. Algo que hizo en un encuentro con la prensa sin cámaras ni pruebas. Sánchez durante la primera ola instó a la fiscalía a perseguir noticias fake sobre la gestión del coronavirus. No consta ninguna diligencia sobre sus acusaciones, desmentidas por su propio portavoz sanitario.

COMPARTIR: