24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

También en este periodo estudiado murieron nueve hombres por el mismo motivo y tres menores de edad

Se confirman cincuenta y seis mujeres asesinadas por violencia de género durante 2019

Violencia de género.
Violencia de género.
El asesinato de mujeres a manos de sus parejas o exparejas no cesa. Ya hay datos definitivos de 2019: Murieron 56 mujeres a manos de sus maridos o novios. El perfil de la mayoría de las víctimas de violencia de género es el de una mujer de 44 años con hijos que convive con su agresor.

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género ha realizado un informe en el que se analizan las muertes ocurridas durante el año 2019 cuyas causas fueron la violencia doméstica y la violencia de género.

Este documento se ha dividido en cuatro partes: las muertes de hijos e hijas menores por violencia de género, el análisis de las muertes de mujeres por violencia de género, el estudio de casos con antecedentes judiciales y finalmente, las muertes por violencia doméstica íntima.  Este último concepto engloba las muertes violentas masculinas causadas por mujeres y la violencia intragénero.

Durante el año 2019, un total de 65 personas fueron asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. 56 de estos casos fueron de mujeres, y 9 fueron hombres. Este dato supone que murieron 3 mujeres más que en 2018 lo que significa que una mujer ha sido asesinada cada 6,5 días.

Víctima de violencia de género.

Muertes por violencia doméstica íntima

Este tipo de asesinatos merece especial atención según el Observatorio. Además de las diferencias cuantitativas entre violencia de género y doméstica, también existen diferencias cualitativas que las diferencian.

Una de ellas es la existencia de malos tratos por parte de la agresora en tres de los nueve casos aunque ninguna de las víctimas había presentado previamente denuncia.

Un total de 7 menores se quedaron huérfanos por el asesinato de sus progenitores, y un tercio de los asesinados (33,3%) tenían hijos menores en común con la agresora.

Los métodos utilizados han sido el arma blanca y la asfixia en un 37,5% de los casos y, en el 87,5% del total de los casos el lugar donde se ha llevado a cabo ha sido el domicilio de la víctima o el domicilio en común.

Menores en situación de orfandad

La violencia de género ha arrebatado también la vida de 3 niños que fueron asesinados por sus propios padres. Y un total de 47 menores se quedaron huérfanos.

Tomando en consideración todos los hijos de las víctimas, sin tener en cuenta su edad, fueron 92 los que perdieron a sus madres, lo que establece que un 79,6% de las mujeres asesinadas eran madres. En doce de estos casos existía constancia de denuncia previa.

Como ya se ha comentado, en el año 2019 fueron tres los menores que engrosaron las cifras de violencia de género en España. En uno de los casos, el agresor acabó tanto con la vida de la mujer como con la de los hijos, y en el otro caso, el agresor consiguió huir. En dos de estos tres casos, el crimen se realizó con arma blanca, y en el tercero se realizó con un objeto contundente.

La edad de los agresores era de 40 años y dos de ellos tenían nacionalidad extranjera. También fueron dos los agresores que se quitaron la vida después de cometer el crimen, y el tercero fue detenido.

Análisis de los casos

En el capítulo en el que son objeto de análisis estos doce casos, el informe realiza un resumen individual de cada uno, con su cronología correspondiente, y de las actuaciones judiciales, además de los antecedentes ya no solo de los autores del asesinato sino también de las exparejas.

Este análisis resulta una herramienta útil a la hora de detectar fallos del sistema para tenerlos en cuenta en caso de que sea necesario reforzar alguna debilidad en la cadena.

De estos doce casos se han analizado las denuncias presentadas, que dieron lugar 20 procedimientos judiciales, pues en cinco de los doce constaba alguna denuncia previa por violencia de género contra el agresor. Las víctimas también denunciaron violencia psicológica, y la mitad de ellas pidieron medidas de protección que fueron adoptadas en todos los casos excepto en uno, y que se basaron en la prohibición de aproximación a la víctima y de comunicación con la misma.

El perfil de la víctima

Según se ha recogido en el informe, los análisis que se han realizado permiten establecer un perfil de víctima que responde al de una mujer de unos 44 años que, en un 64,3% de los casos, convivía con el agresor cuando se cometió el crimen. En el año 2018, este porcentaje era del 69,8%.

Violencia de género.

A pesar de que la cifra porcentual ha descendido, sigue siendo muy alta en comparación con el periodo de años comprendido entre 2003 y 2018. Exactamente, son cuatro puntos más por encima.

El perfil medio del agresor es el de un varón de 48 años. En un 30,4%, ni la víctima ni el agresor compartían nacionalidad, y esta característica se ha visto notablemente aumentada desde el año 2018.

Datos en porcentajes 

Aproximadamente, en cuatro de cada diez asesinatos de violencia de género el agresor era el marido de la víctima (un 39,3%). En el 42,9% de los casos, mantenían otra relación afectiva.

Si comparamos datos de 2019 y 2018, se observan crecimientos considerables en determinadas circunstancias. Así, en 2019, un 16,1% de los crímenes ocurrieron en un momento de crisis que atravesaba la pareja mientras que, durante el 2018, el porcentaje representaba un 11,3%. 

Por otro lado, el informe concluye que el 58,9% de las víctimas eran de nacionalidad española, frente a un 41,1% que poseían nacionalidad extranjera. Esta última cifra supone un aumento en el número de víctimas extranjeras con respecto al año anterior, cuyo porcentaje fue un 35,8%, siendo América Latina y otras partes de Europa las procedencias mayoritarias.

El lugar de los crímenes 

Fueron cometidos en el domicilio 4 de cada 5 feminicidios, ya fuera éste residencia común de la pareja o sólo de la víctima, y se cometieron a pesar de existir una medida de alejamiento.

En la mayoría de las casos se utilizó arma blanca, golpes o armas de fuego. El 78% de los asesinatos cometidos con armas de fuego terminan con el suicidio del agresor, y cuando se produce con arma blanca, los suicidios descienden al 21%.

El mes y el día en los que se cometieron más feminicidios fueron julio y domingo respectivamente. Casualmente esta particularidad se mantiene constante desde el año 2003.

Por otra parte, la mayoría de los crímenes tuvieron lugar en localidades que tienen entre 10.001 y 250.000 habitantes, datos con los que se  identifican ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza.

COMPARTIR: