17 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

De los veinte facultativos que debería tener este centro penitenciario solo quedan cinco, uno de ellos en prácticas, denuncia el sindicato ACAIP-UGT

Caos sanitario en la prisión de Valencia: Dos mil internos sin consultas médicas

Centro Penitenciario de Valencia
Centro Penitenciario de Valencia / Infoprisión
Dos mil internos del Centro Penitenciario de Valencia permanecen encerrados sin consultas médicas debido a la falta de facultativos en la prisión. De los 20 médicos que deberían estar atendiendo a los presos, únicamente hay cinco, uno de ellos en período de prácticas. Esta situación provoca que los enfermos sean atendidos solo en urgencias, teniendo que evaluar los funcionarios de vigilancia si el interno que lo solicita realmente está en un estado grave o no.

La escasez de médicos en el Centro Penitenciario de Valencia está provocando una situación de riesgo para los presos. Acaip-UGT, en antaño Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) ha hecho público que los 2.000 internos de la prisión se encuentran sin consultas médicas.

De acuerdo con la última Relación de Puestos de Trabajo del Centro Penitenciario de Valencia, publicada el pasado 7 de diciembre, debería haber en el centro 20 facultativos. Incluso, en una relación anterior la cifra era de 23. Pero la realidad es que únicamente están de servicio cinco médicos. Es más, uno de ellos es un médico en prácticas que lleva en prácticas más de dos años. El sindicato denuncia que la escasez de personal sanitario “hace muy difícil cubrir un servicio las 24 horas, los 365 días del año, y cuando se produce alguna situación como enfermedades, vacaciones… es ya imposible”.

La situación ha llegado a tal punto que, ante la falta de facultativos, la subdirección médica del Centro Penitenciario de Valencia emitió el 18 de diciembre una orden en la que suspendía las consultas médicas en los diferentes módulos de la prisión hasta el 11 de enero de 2021. Hasta que llegue esa fecha, los enfermos de la prisión solo podrán ser atendidos mediante el procedimiento de urgencias.

Y es en ese punto donde el sindicato expresa también su preocupación: Los funcionarios de vigilancia son los que, hasta que llegue el 11 de enero, tienen la potestad de determinar si un prisionero tiene realmente una urgencia sanitaria o no. El centro tomó esta medida dado que estos funcionarios están en contacto directo con los internos, pero lo cierto es que carecen de formación en materia sanitaria que les faculte para tomar esta decisión. “Pueden llegar a incurrir en algún tipo de responsabilidad penal en caso de que algún interno no sea atendido y luego su estado de salud presente complicaciones”, advierte Acaip-UGT.

                            Patio de la prisión. / Infoprisión

El sindicato también alerta de que los 2.000 internos del centro penitenciario tienen “grandes necesidades de atención sanitaria dentro de una estructura arquitectónica que supone que para desplazarse de un extremo a otro de cada una de las dos unidades del centro se necesiten más de 20 minutos”.

150 internos en la enfermería

En la actualidad, en la enfermería de la prisión hay 150 internos ingresados. De ellos, una buena parte han sido diagnosticados de enfermedades psiquiátricas, como psicosis grave, depresión o pensamientos suicidas, y crónicas, como diabetes, cardiopatías, enfermedades pulmonares, demencia o enfermedades neurodegenerativas. Asimismo, existen pacientes con sida. Por esta razón, Acaip-UGT señala que “se concentra en el centro una gran cantidad de internos que precisan una atención sanitaria continua y especializada”.

No obstante, la situación no solo es de riesgo para los prisioneros, sino que también acaba afectando a los trabajadores del centro penitenciario y, “por extensión, a sus familias”. El motivo es la escasez de médicos que hace imposible el cumplimiento de los protocolos que existen para actuar en caso de que se diagnostiquen casos de COVID-19.

Es más, el problema afecta a su vez a la seguridad del centro. Preocupan, en este sentido, los internos diagnosticados con enfermedades psiquiátricas, que son un 40% de los enfermos, ya que son los que más altercados provocan en la prisión. Destacan especialmente las agresiones a funcionarios y a otros internos. Esta situación es imposible de controlar con la falta de personal actual.

Debido a la escasez de facultativos en este centro penitenciario, Instituciones Penitenciarias lo ha excluido de las últimas convocatorias para la contratación de personal interino y tampoco ha ofertado plazas en el último concurso de traslados.

Problema más allá de los médicos

Por otra parte, la escasez de personal sanitario va más allá de los médicos. Acaip-UGT desvela que en el centro debería haber unos 23 enfermeros de acuerdo con la Relación de Puestos de Trabajo del Centro Penitenciario de Valencia. Sin embargo, en la actualidad hay 17, si bien es una falta de profesionales menos grave que en el caso de los médicos. Algo similar ocurre con los auxiliares de enfermería, que son 15 en lugar de los 19 necesarios.

El sindicato lleva tiempo alertando de esta falta de médicos en el centro. Llegó a presentar una denuncia contra los responsables de Instituciones penitenciarias, pero acabó siendo archivada en primera instancia. Acaip-UGT confirma que ha recurrido este archivo para que resuelva la Audiencia Provincial de Valencia.

COMPARTIR: