21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Coordinadora Andaluza de Organizaciones Republicanas pide al Gobierno del PP-Ciudadanos y Vox que cumplan la Ley de Memoria Histórica

Colectivos republicanos de Andalucía exigen la exhumación del general Queipo de Llano de la Macarena de Sevilla

Acto de protesta de Andalucía Republicana.
Acto de protesta de Andalucía Republicana.
La exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos no es el único nombre de la dictadura cuya tumba genera incomodidad entre parte de la población. Así algunos colectivos lo piden también para el General Queipo de Llano, inhumado en la Macarena de Sevilla. La Coordinadora 'Andalucía Republicana' ha anunciado que, con el apoyo del Grupo 17 de marzo, presentará una denuncia por la vía contencioso administrativa contra la Junta de Andalucía para exigir su exhumación.

La Coordinadora Andaluza de Organizaciones Republicanas 'Andalucía Republicana' ha anunciado que, con el apoyo del Grupo 17 de marzo, presentará una denuncia por la vía contencioso administrativa contra la Junta de Andalucía para exigir que cumpla la Ley de Memoria Histórica y haga que los restos del general golpista Gonzalo Queipo de Llano y del auditor de guerra Francisco Bohórquez sean trasladados de la Basílica de la Macarena en Sevilla.

El portavoz de 'Andalucía Republicana', José Manuel García, ha explicado que se había dado un tiempo al nuevo gobierno de Juanma Moreno para ver si se daba cumplimiento a una normativa que cuenta ya con dos años y medio y que "el gobierno socialista de Susana Díaz tampoco cumplió".

Sin embargo, pasado ese margen de tiempo "razonable" y teniendo en cuenta que las "prioridades" de la actual Junta de Andalucía se reflejan en su presupuesto para 2020, con partidas "insignificantes" para memoria, se ha decidido interponer la citada denuncia.

García, que ha participado en la "vigilia antifascista" realizada desde las nueve de la noche a las once de la mañana siguiente, el 26 de julio, a las puertas del templo sevillano, señala que ya se está preparando la demanda que se presentará de cara a ese procedimiento contencioso administrativo contra la Junta. "Se persigue que el Consejo de Gobierno cumpla la Ley de Memoria", afirma, incidiendo en que "parece increíble que sean los ciudadanos los que tengan que exigirle a la Junta que cumpla sus propias leyes".

"Hay una ley y hay que cumplirla", concluye, tras recordar que Quipo era "el jefe miliar del golpe en Andalucía y el máximo responsable de toda la represión que se produjo", haciendo mención a episodios vividos en el territorio como los bombardeos en Málaga y Almería, el fusilamiento de Federico García Lorca o los alrededor de 4.500 asesinados en Sevilla, entre otros.

El fascismo radiado

Gonzalo Queipo de Llano y Sierra nació en Tordesillas (Valladolid) en 1871. Fue cadete de la Academia de Caballería, y llegó a combatir en Cuba. En 1923 alcanzó el puesto de general, gracias a los méritos de guerra obtenidos en Marruecos. Simpatizante en un principio de la dictadura de Primo de Rivera, poco tiempo después arremetió contra ella y el general, por lo que en marzo de 1928 fue pasado a la reserva y postergado en su ascenso a general de división.

A finales de 1930 protagonizó una fracasada intentona republicana, junto con Ramón Franco Bahamonde y un pequeño grupo de oficiales y paisanos, al asaltar el aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid), donde se hizo con la estación de radio y difundió la falsa noticia de que se había instaurado la República en toda España. Tras su estrepitoso fracaso se exilió a Francia, donde entabló amistad con Indalecio Prieto y Marcelino Domingo, entre otros exiliados españoles.

Queipo de Llano. 

En abril de 1936 se entrevistó en Pamplona con el general Emilio Mola y, en una segunda entrevista se comprometió plenamente en el alzamiento militar contra la República al aceptar sublevar la VII División Orgánica con cabecera en Valladolid, más tarde sustituida por la plaza de Sevilla, al ser desplazado por el general Andrés Saliquet en la primera.

El 18 de julio de 1936, desde su destino en Huelva, se enteró oficialmente de la sublevación en la guarnición de África. Enseguida se dirigió a Sevilla, y tras detener al general José Fernández Villa-Abrille, jefe de la II División Orgánica, que se negaba a secundar la rebelión, proclamó el estado de guerra y ordenó detener al gobernador civil de la provincia y demás autoridades locales.

Así, pues, consiguió el control de la capital andaluza y convirtió a Andalucía en una de las bases logísticas de la España franquista, donde actuó como un auténtico "virrey de Andalucía" (como le llamaban en una y otra zona), autonombrándose jefe del Ejército del Sur y haciendo caso omiso a lo establecido primero por la Junta de Defensa Nacional y después por el general Franco. Ese mismo día 18, a las 10 de la noche, inició sus famosas charlas emitidas por Radio Sevilla donde se caracterizaba por su lenguaje soez y humillante para con los miembros del bando republicano y sus familias.

A mediados de 1937 fue nombrado consejero nacional de Falange Española de las JONS. Terminada la contienda, la distancia existente entre Queipo de Llano y el general Franco (al que llamaba Paca la Culona) se hizo insalvable y los incidentes entre uno y otro fueron innumerables. Finalmente fue destituido de la Capitanía General de Andalucía y confinado a Burgos. Posteriormente fue propuesto como embajador de España en Buenos Aires, pero no contó con la aprobación del Gobierno de Argentina. Poco tiempo después fue enviado a Italia al frente de una misión militar.

En 1942 regresó a España, estableció su residencia en Sevilla y, desde entonces, permaneció alejado de cualquier cargo militar en situación de disponible forzoso. A mediados de 1944 el general Franco le impuso la Cruz Laureada de San Fernando en un solemne acto celebrado en la plaza de España de Sevilla. A finales de 1950 el jefe del Estado le concedió el título de marqués de Queipo de Llano. Un año después falleció en la ciudad Hispalense.

 

COMPARTIR: