25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Permanecen en investigación una decena de casos en el registro oficial, que solo contabiliza a las mujeres asesinadas a manos de parejas o exparejas

Ya son mil las víctimas de violencia de genero en España desde 2003, a falta de confirmarse las de Ayamonte y Alboraia

Las víctimas de violencia de género en España casi llegan al millar.
Las víctimas de violencia de género en España casi llegan al millar.
La cifra oficial de mujeres asesinadas en España por hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación sentimental desde el año 2003 asciende a 998, a falta de que se confirmen los dos últimos crímenes en Ayamonte (Huelva) y Alboraia (Valencia) en los que, al parecer, dos mujeres han sido asesinadas por sus parejas que, posteriormente, se han quitado la vida.

Fuentes de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, organismo que se encarga de la recopilación de estos datos, han señalado que por el momento van 998 víctimas desde 2003 y estas dos últimas víctimas mortales no se suman aún al registro oficial de asesinadas en el ámbito de la pareja o expareja, por lo que todavía no se alcanza el millar de víctimas, aunque las administraciones locales ya han condenado como crimen machista estos hechos.

Desde el año 2003 se empezaron a contabilizar este tipo de crímenes machistas con vistas a la aprobación, un año más tarde, de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Según las cifras oficiales, la media es de 60 asesinatos cada año y el ejercicio con más víctimas mortales fue 2008, con 76 mujeres asesinadas, seguido de 2010, con 73; y el que menos, el año pasado, cuando se registraron 47.

De acuerdo al Centro de Investigaciones Sociológicas, la violencia de género la padecen más de 600.000 mujeres cada año en España, aunque menos de la cuarta parte se deciden a contarlo. De hecho, según los datos oficiales, la mayoría las víctimas contabilizadas en el registro oficial -entorno al 70%- no había denunciado a su presunto agresor, teniendo en cuenta que el dato sobre denuncias se incorporó en 2006.

La primera en incorporarse a este recuento fue Yaneth, extranjera de 28 años que fue arrojada desde un segundo piso por el que era su novio en la localidad malagueña de Fuengirola el 7 de enero de 2003. Previsiblemente, la lista de asesinadas alcanzará el millar tras la muerte de una mujer de 29 años en Alboraia (Valencia), cuya pareja se habría suicidado tras cometer el crimen.

Ellas son la primera y la última en una estadística poblada de historias de mujeres cuyo único rasgo en común es precisamente su condición femenina. De hecho, son varias las asociaciones feministas que en reiteradas ocasiones han hecho hincapié en que este tipo de violencia contra las mujeres "se ha cobrado más vidas que el terrorismo de ETA". Las víctimas mortales a manos de la banda terrorista ascienden a 853 en sus 40 años de historia, según cifras del Ministerio del Interior.

'Lagunas' de la estadística oficial

Si bien este registro oficial se configuró con el objetivo de esclarecer la magnitud de la violencia de género, lo cierto es que tras 16 años en funcionamiento, tiene ciertas 'lagunas'. La primera es que la contabilidad oficial no incluye ningún crimen confirmado antes de 2003, como es el caso de Ana Orantes, la mujer asesinada en 1997 en Cúllar Vega (Granada) por su exmarido un par de semanas después de relatar su historia de malos tratos en un programa de televisión. Su asesinato marcó un antes y un después en la sensibilización y legislación en materia de violencia de género.

Otra de las lagunas detectadas en el registro oficial es que únicamente contabiliza los crímenes de mujeres en el ámbito de la pareja o expareja, ya que la Ley de 2004 contra la violencia de género la reduce a esa esfera sentimental, sin contemplar asesinatos cometidos por varones a los que desconocían. Es por este motivo por Diana Quer -la joven madrileña asesinada por José Enrique Abuín, alias El Chicle, el 22 de agosto de 2016- o Laura Luelmo -la profesora que fue asesinada por un hombre en Campillo (Huelva) en diciembre de 2018- no han sido incluidas en él.

Al respecto, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ya avanzó hace unos meses que está trabajando en la recogida de datos estadísticos de los casos de asesinatos y homicidios de mujeres fuera del ámbito sentimental. El objetivo es contabilizar otros tipos de asesinatos machistas que sí están reconocidos en el Convenio de Estambul, como los perpetrados por desconocidos.

Tampoco entraría en este registro oficial la mujer que este lunes ha sido asesinada en Aranjuez por su excuñado, de 39 años. El hombre le disparó con una escopeta de caza y las primeras investigaciones apuntan a un posible móvil sentimental. No se sumaría tampoco el crimen de Laura del Hoyo, asesinada a manos de Sergio Morate, que a la vez asesinó a su exnovia de 26 años, Marina Okarynska, de la que Laura del Hoyo era amiga.

Las mujeres asesinadas por violencia de género que se contabilizan de manera oficial son crímenes confirmados, bien por sentencia, o bien que se están investigando en juzgados de Violencia contra la Mujer. Sin embargo, la Delegación del Gobierno sigue sin contemplar la posibilidad de incluir a María José Carrasco, la mujer aquejada de esclerosis múltiple en fase terminal a la que su marido ayudó a quitarse la vida, a pesar de que la Audiencia de Madrid ordenó que el caso se juzgue en el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer.

Diez casos en investigación

Además de las víctimas oficiales, el Gobierno mantiene en la estadística otra decena de casos que están en investigación, pero no se añaden a la lista definitiva, al menos por el momento. En esta categoría se incluye en 2019, por ejemplo, el caso de Romina Celeste Núñez, desaparecida en día de Año Nuevo en Costa Teguise (Lanzarote). Su marido afirma que se la encontró muerta y que se deshizo de su cadáver lanzándolo al mar.

Por otro lado, tampoco se ha incorporado a este recuento oficial -ni siquiera entre los casos en investigación- el caso de Sheila Barrero, a quien encontraron muerta en el puerto de Cerredo (Degaña) en enero de 2004 en el interior de su coche con una bala en la cabeza. No ha sido incluida, a pesar de que el último informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que se ha aportado al caso señala como autor al exnovio de Barrero, que ya fue imputado en una ocasión.

Es más, la joven sevillana Marta del Castillo, asesinada en 2009 y cuyo asesino confeso habría sido su pareja sentimental -Miguel Carcaño- no está contabilizada como una víctima oficial de violencia de género. Se añadió en un principio como un caso en investigación, pero ya no se incluye en el cómputo total de mujeres asesinadas por parejas o exparejas.

Desde 2013, el Gobierno también contabiliza los menores de edad que se han quedado huérfanos por este tipo de violencia contra sus madres. Son, al menos, 243. Desde ese mismo año también se cuentan los menores asesinados, que ascienden a 28.

Las casi mil asesinadas tienen tras de sí otro millar de presuntos agresores, de los cuales al menos 193 se suicidaron tras cometer el crimen contra su pareja o expareja. Éste es el caso del último crimen en Alboraia (Valencia), y del de Ayamonte (Huelva), que previsiblemente serán añadidos.

Estadística no oficial

En paralelo a la estadística oficial, la web feminicidio.net recopila datos desde el año 2010, cuando empezaron a documentar crímenes en España. Desde ese momento hasta ahora, han registrado en 1.024 mujeres asesinadas por hombres, independientemente de que existiera una relación sentimental entre ellos.

En concreto, en 2018 registró 96 feminicidios y asesinatos de mujeres; es decir, más del doble de las confirmadas por el Gobierno; y en lo que va de 2019 han contabilizado 36, más que las víctimas oficiales registradas en la estadística.

COMPARTIR: