23 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Todo indica que habrá discrepancias entre los cinco miembros del tribunal y que la causa de prevalimiento puede desaparecer rebajando la pena

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra sobre el caso de La Manada se conocerá en noviembre

A finales de octubre se conocerá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Navarra manda a prisión a los integrantes de La Manada. Si se demuestra que no hubo prevalimiento, la pena se podría ver reducida en tres años. Seguramente existan discrepancias entre los cinco magistrados que llevan dicho caso

Hace pocos meses se conoció el controvertido auto en el que los miembros de La Manada, un grupo de cinco jóvenes que presuntamente agredieron sexualmente a una joven en 2016 mientras se celebraban las fiestas pamplonicas de San Fermín, quedaban en libertad provisional pudiendo salir de la cárcel con efecto inmediato abonando una fianza de 6.000 euros. No obstante tendrían que presentarse en los juzgados de instrucción de la provincia o ciudad en la que viviesen. Dado que no fue una sentencia firme, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra pidió más tiempo para valorar la petición de excarcelar a los presuntos agresores dado que existía, según las acusaciones, riesgo de fuga.

Todo apunta a que el Tribunal Superior Justicia de Navarra podría redactar el auto en los últimos días de octubre, aunque había afirmado que se hará público en noviembre de este año. En esta decisión se habrá estudiado si hubo o no un delito de prevalimiento, que consiste en que el autor del delito se aprovecha de una concreta y especial situación ventajosa de superioridad, confianza, prestigio o potestad con respecto a la víctima para poder cometer con éxito el acto delictivo. Puede ser una circunstancia agravante genérica o específica para delitos concretos. Según ha podido saber El Cierre Digital ese delito de prevalimiento no se dio por lo que no se les puede condenar por dicho delito, por lo que la pena se podría reducir un total de tres años si no existieran pruebas de dicho delito.

Todo indica que seguramente haya discrepancias entre los cinco magistrados que llevan el caso de La Manada, y puede haber algún que otro voto particular negativo ya que el debate se encuentra en el prevalimiento que hemos citado antes, pero no desde el punto de vista probatorio sino más desde el punto de vista jurídico.

El abogado de Ángel Boza, Agustín Martínez Becerra, ha pedido la libertad

Recordemos que Ángel Boza se encuentra en prisión por robar unas gafas de sol en un centro comercial de Sevilla e intentar atropella a dos vigilantes del mismo centro comercial supuestamente. El pasado martes el juzgado de Instrucción Número 16 de Sevilla recibió una petición de puesta en libertad del joven que se enfrenta a una pena de entre dos y cinco años. Por parte de la defensa de Boza, Agustín Martínez Becerra, considera que no hay una posible reiteración delictiva ni riesgo de fuga alegando las circunstancias personales de cada miembro de La Manada, ya que tiene que comparecer cada lunes, miércoles y viernes en los juzgados de Sevilla dado las medidas cautelares impuestas en el auto de libertad provisional que decretó la Audiencia de Navarra. En dicho auto el juez del caso esgrimía que "existe un peligro cierto de elusión de la acción de la justicia por la sucesiva concatenación de asuntos que penden sobre el aquí detenido”, por ello el abogado ha considerado que tampoco puede hablarse de reiteración delictiva: “Mi cliente no tiene ningún antecedente por delitos contra el patrimonio. En la hoja histórico penal hay tres condenas por dos hechos, conducción bajo los efectos del alcohol y negativa a someterse a las pruebas de control de alcoholemia. Se trata de delitos contra la seguridad del tráfico y la seguridad vial, pero no contra el patrimonio” afirmó Martínez Becerra sobre Boza a El País.

Con la presentación de la petición de puesta de libertad, el juez tomará unos pocos días para tomar una decisión aunque seguramente deje en libertad a Ángel Boza.

La novia Guardia Civil perteneciente a La Manada pidió cita para renovar el pasaporte y DNI porque se puso nerviosa

Antonio Manuel Guerrero, el Guardia Civil perteneciente a La Manada que fue puesto en libertad provisional, al igual que sus otros compañeros, tras conocerse la sentencia sobre los presuntos abusos sexuales a una chica de 18 años durante las fiestas de San Fermín que se celebran en Navarra, se le vio pocos días después en una comisaría a la que se fue a renovar el pasaporte y el DNI. El hecho de que se presentara en las comandancias policiales hizo que la propia Fiscalía reclamase la vuelta de Guerrero a prisión por un posible riesgo de fuga por el intento de quebrar la medida cautelar que le impedía obtener su pasaporte en un futuro. Al parecer quien solicitó una cita para renovar dicha documentación fue la pareja del Guardia Civil que según se han hecho públicas su declaraciones en el juzgado, admitió se puso nerviosa al no encontrar la documentación en su casa. A la pregunta del motivo por el que reservó una cita para Antonio Miguel Guerrero, la pareja del Guardia Civil aseguró: "Porque al ver yo en la televisión que tenía que entregar el pasaporte, yo pensé: que los tres días para firmar pueden salir del territorio nacional y no lo hacemos; pisar la Comunidad de Madrid, tampoco. Pero el pasaporte yo no lo encontraba. Lo estuve buscando, lo busqué con su madre, con su hermana y no lo encontramos", a lo que posteriormente añadió que no sabía si caducaba dicho pasaporte en cinco o diez años, por eso pidió cita.

COMPARTIR: