30 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Juzgado de Instrucción nº 9 de Arganda del Rey ha estimado que no existe riesgo de fuga de los imputados, aunque permanecen bajo medidas cautelares

Luis Lorenzo y su pareja siguen en la mira de la Fiscalía como 'culpables' pese a su libertad

Luis Lorenzo y Arantxa Palomino.
Luis Lorenzo y Arantxa Palomino. / De fondo, el Juzgado de Instrucción Número 9 de Arganda del Rey.
El actor Luis Lorenzo y su mujer, Arantxa Palomino, permanecerán en libertad según el último veredicto de la magistrada del Juzgado de Instrucción Número 9 de Arganda del Rey (Madrid), a pesar de seguir en el punto de mira de la Fiscalía. La juez que investiga la muerte por envenenamiento de la anciana María Isabel ha decretado que los acusados seguirán en libertad con retirada de pasaportes, prohibición de salir del país y presentación ante juzgado una vez por semana como medidas cautelares.

El actor Luis Lorenzo y su mujer, Arantxa Palomino, permanecerán en libertad según el último veredicto de la magistrada del Juzgado de Instrucción Número 9 de Arganda del Rey (Madrid). La pareja acudió en la mañana de este 17 de junio a la vista celebrada por petición de la acusación, donde la jueza que investiga la muerte por envenenamiento de la octogenaria María Isabel ha decretado que los acusados seguirán en libertad con las medidas cautelares acordados el pasado 27 de mayo.

De esta forma, Lorenzo y Palomino mantendrán requisados sus pasaportes, además de tener prohibido salir del territorio nacional y con obligación de comparecer semanalmente ante el juzgado. A pesar de la petición de "prisión provisional" por parte de la acusación particular –el hermano de la fallecida–, la decisión de la Sala se ha tomado bajo la consideración de que no existe riesgo de fuga, repetición del acto delictivo, ni destrucción de pruebas por parte de ninguno de los dos acusados.

Aunque las acusaciones del hermano de María Isabel apuntan a que Luis Lorenzo y Arantxa Palomino son "culpables de su muerte", las declaraciones que hizo la cuidadora de la mujer no dicen lo mismo. Según el testimonio de Elisabeth V. ante la Guardia Civil al que pudo acceder elcierredigital.com, la cuidadora expresó que “Luis y Aránzazu querían muchísimo a Isabel, ella se encontraba bien en la casa”.

Por otro lado, respecto al dinero que traspasó la pareja de la cuenta de Isabel a la suya Elisabeth relataba: “Nunca vi cantidades de dinero en casa, y nunca observé quejarse a Luis y Aránzazu por el tema del dinero”.  Sin embargo, mientras Elisabeth declaraba, la Guardia Civil halló durante el registro de la casa más de 142.000 euros escondidos en un tresillo y en muebles, tal y como informó elcierredigital.com. Según Aránzazu, era fruto de la liquidación de las empresas de Luis y este no se fiaba de los bancos para guardar el dinero.

En relación a la autopsia realizada a María Isabel tras su muerte –en la que se descubrió que su sangre tenía una cantidad de Cadmio 200 veces superior a la normal, lo que le provocó la muerte, no por accidente ni suicidio, sino por etiología homicida– Arantxa le dijo a la jueza que era la cuidadora quien se ocupaba de darle de comer a la anciana. Ante estas palabras la cuidadora secundó: “Yo era la que compraba los alimentos, cocinaba y daba de comer a la anciana, Aránzazu compraba los medicamentos y yo se los daba”.

Los antecedentes policiales de Arantxa y la cuidadora de María Isabel

Elizabeth y Arancha comparten, además, un elemento en común. Ambas tienen antecedentes policiales. En el caso de la esposa del actor, esta fue detenida el 13 de enero de 2015 en el Destacamento de la Guardia Civil de Cistierna (León) por "falta de respeto o consideración debida a la Autoridad o sus agentes". Según ha podido saber elcierredigital.com, se produjo al negarse a identificarse cuando los agentes se lo requirieron. 

En el caso de la cuidadora,  los antecedentes se remontan al 19 de enero de 2019, cuando fue detenida "como presunta autora de un delito de tráfico de drogas, por la Brigada de Policía Judicial de Madrid". 

"La empresa preguntaba mucho"

Elizabeth V. entró en la vida del matrimonio a través de la empresa de trabajo temporal Feliz Vita a la que recurrieron para contratar a alguien que ayudara en el cuidado de la tía Isabel. Elizabeth estaba contratada por la citada empresa hasta el 23 de junio de 2021. En ese momento, todavía con vida la tía Isabel, Luis Lorenzo y Arancha le ofrecieron pasar a trabajar directamente para ellos.

Según declaró la cuidadora ante la Guardia Civil, el matrimonio tomó está decisión porque "la empresa (Feliz Vita) controlaba mucho, preguntaba cómo estaba María Isabel y hacía un seguimiento sobre la manifestante muy exhaustiva". 

Arantxa Palomino.

Esta afirmación está en consonancia con lo que declaró un trabajador de esta empresa temporal, tal y como relataba con anterioridad elcierredigital.com. El trabajador F.J. acudió a declarar al cuartel de la Guardia Civil de Rivas-Vaciamadrid el 23 de mayo de 2022, sólo dos días antes de la detención de Arancha Palomino y su pareja, el actor Luis Lorenzo. Los investigadores le llamaron para preguntarle por el supuesto estado de abandono que sufría María Isabel, desde el 11 de marzo al 28 de junio de 2021, la fecha en que falleció supuestamente por intoxicación de cadmio y manganeso.

El testigo, técnico de control de la empresa FELIZVITA, cuando sucedieron los hechos, tenía entre sus funciones la de desplazarse a los domicilios de los clientes de la empresa para supervisar la atención que se le prestaba a la anciana por parte de la trabajadora de FELIZ VITA y, de paso, anotar si tenían alguna necesidad para las asistencias. Sobre María Isabel, recuerda que en su caso hubo dos trabajadoras. El día que acudió estaba A., testigo también en la causa. La segunda asistenta de la anciana, Elizabeth V., sí que vivía en el domicilio con la familia desde el 19 de mayo de 2021, fecha en que Aránzazu (Arantxa) la contrató para hacerse cargo de su tía.

En realidad, el supervisor le contó a la Guardia Civil que acudió alertado por la coordinadora de la empresa ya que se habían detectado problemas de asistencia a María Isabel. “La señora tenía un Alzheimer avanzado…” explicó el trabajador, y pasó a relatar el aviso que le dio la coordinadora para que fuese a supervisar el estado de las cosas en casa de Aránzazu y Luis Lorenzo.

Cartel de los vecinos de Isabel en el portal de su edificio.

“Las trabajadoras me decían que la sobrina de doña María Isabel, que es la persona que ha contratado el servicio, se iba del domicilio sin prestar atención a la anciana, dejándole toda la responsabilidad de buscarse la vida a la trabajadora, lo cual le causaba estrés e impotencia a la trabajadora…”, declaró.

Este supervisor relata que las trabajadoras incluso llegaron a explicarle que la sobrina, Aránzazu, se iba los fines de semana enteros y la cuidadora se quedaba sola en casa con la anciana. Preguntado que cuál era la respuesta de la coordinadora de la empresa ante semejante situación, el supervisor responde que la coordinadora “llamaba asiduamente a la familia para arreglar la situación pero no le cogían el teléfono”.

"Arancha no es lo que parece"

Según declaró Elizabeth ante la Guardia Civil la relación con sus jefes pasó a ser amistosa y se mantuvo trabajando con ellos un mes después del fallecimiento de Isabel. Además, Elizabeth pasó de prestar sus servicios a través de esta empresa temporal a ser contratada directamente por el matrimonio de Luis Lorenzo y Arantxa Palomino escasos días antes de la muerte de la anciana de 85 años.

La cuidadora fue contratada por 1.800 euros al mes. Aunque tras el fallecimiento de la tía hubo cambios, pasando a "trabajar menos horas" y disminuyendo su salario de 1.800 euros a entre "800 y 1000 euros"

Precisamente, tras el fallecimiento de la tía Isabel, Elizabeth acompañó al matrimonio a la localidad de Grado (Asturias) para limpiar la casa de la anciana. No era la primera vez que viajaba con ellos a Asturias. Lo hizo también para asistir al funeral de la anciana donde vivió una curiosa escena. Tal y como relata Elizabeth ante la Guardia Civil, una prima de Arantxa se le acercó y le dijo que "no se fiara de ésta porque no es lo que parece"

COMPARTIR: