01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estas mafias también atraen a mujeres de países de la África Subsahariana y de América Latina

Mujeres rumanas: Un nicho de captación de los ‘Lover Boys’ para explotarlas sexualmente

Los
Los "Lover Boys" enamoran a las mujeres y después las utilizan para explotarlas sexualmente
La Guardia Civil ha detenido a una organización internacional dedicada a la explotación sexual de mujeres, que eran captadas mediante el método “loverboy”, hombres que les hacen chantaje emocional con el fin de que ejerzan la prostitución. Las mujeres rumanas son el principal objeto de captación de estos criminales que han llegado a obtener un beneficio de cinco millones de euros.

Rumanía se ha convertido en los últimos años en un país donde han proliferado las redes de captación de mujeres mediante el método “Lover Boy”. Este término está acuñado a esos chicos cuyo propósito es enamorar a una chica y agasajarla siendo todo una tapadera, ya que el fin de estos “amantes” es chantajearlas emocionalmente para que después llevarlas a otros lugares de Europa donde tendrán que ejercer la prostitución.

En España se tirado abajo varias organizaciones dedicadas a la explotación de mujeres mediante el sistema “Lover Boy”. Este lunes la Guardia Civil y la Policía Nacional desarticularon un grupo criminal de este tipo que manipulaba a sus víctimas con chantaje emocional y coacciones hasta convencerlas de que no podrían vivir sin sus captores. Este turbio negocio le dio a esta mafia un beneficio de cinco millones de euros.

En este caso, las chicas rumanas, secuestradas en su país de origen, fueron enviadas a destinos de la Unión Europea como España, Italia, Reino Unido, Austria, Suiza, Alemania, Francia, Holanda y Eslovenia. Ellas, que no se pudieron negar, acabaron en clubes de alterne y pisos privados. Hasta trece mujeres fueron liberadas en Málaga y 16 personas fueron detenidas e imputadas con delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Imágenes de la operación JakaSklava de la Guardia Civil

Los “Lover Boys” de esta organización llegaron incluso a tener hasta cuatro víctimas totalmente engañadas al mismo tiempo. Para conseguir que las mujeres entregaran el dinero que ganaban con el ejercicio de la prostitución, los miembros de la red utilizaban las mismas técnicas. Sin llegar a utilizar la violencia física, para evitar el desenamoramiento o la sospecha de su verdadera intención, se inventaban falsas deudas o les prometían formar una familia juntos en Rumanía, adquirir una casa o comprar un coche nuevo. Con estas excusas las víctimas accedían cegadas por el amor que les procesaban.

Los casos de Gerona, Valencia y Alicante

En mayo de 2019 se liberaron a trece víctimas que estaban siendo explotadas sexualmente en condiciones muy precarias, con jornadas de más de 14 horas de trabajo, vistiendo únicamente con ropa interior en pleno invierno y soportando temperaturas muy elevadas en el verano.

Los investigadores de aquella operación arrestaron a 18 presuntos miembros de la banda en España, uno en Rumanía y uno en Portugal, y practicaron ocho registros domiciliarios. La organización se dedicaba a captar a mujeres en Rumanía por el método “Lover Boy.

El presunto líder de la banda, sobre el que pesaba una Orden Europea de Detención y Entrega (Oede), se entregó la pasada semana en un Juzgado de Figueres (Girona), siendo decretado, de forma inmediata, su ingreso en prisión provisional debido a la presión policial que pesaba sobre él. 

Una gran parte de los controladores de las víctimas eran supuestamente sus parejas sentimentales y, en alguno de los casos, los explotadores llegaban a controlar hasta a siete mujeres, las cuales eran obligadas a ejercer la prostitución en calles controladas por su propia organización.

Operacion_Loverboys

En los tres casos actuó la Guardia Civil

Cinco meses después, en el mes de octubre, detuvieron a dos "Lover Boys" que usaron el método de las "cartas nigerianas" con hasta cinco víctimas a las que habían enamorado previamente para después, haciéndose pasar por médicos militares en servicios humanitarios o con cualquier otro pretexto, les convencían de que la situación en el país en el que trabajaban se iba complicando y que, por ello, querían abandonarlo e irse a vivir con ellas.

Acto seguido transmitían la necesidad de sacar dinero, oro, coches y otros enseres de allí, para lo que pedían colaboración a las víctimas. En ese momento, un nuevo individuo entraba en la trama para hacerse pasar por un agente de aduanas encargado de hacer que los efectos llegasen a España mediante el pago de tasas, seguros, trámites diplomáticos, entre otros.

Esto llevaría a múltiples ingresos por parte de las víctimas en cuentas bancarias abiertas por otros eslabones de la organización. Las víctimas creían que estas cantidades se verían compensadas finalmente con el contenido del dinero, del oro y del resto de enseres que recibirían.

Qué buscan los “Lover Boys”

El perfil más promediado dentro de esta red de captación es de adolescentes de Europa del Este del Este, de entre 14 y 17 años, que provienen de un entorno de violencia y desprotección. Al ser menores son más fáciles de manipular y, como están cegadas por amor, no tienen ningún riesgo de cruzar la frontera de forma irregular con sus acompañantes, por lo que es muy difícil que sean detectadas al entrar en países como España.

En segunda posición se encuentran las menores llegadas desde la África Subsahariana, que son captadas de la misma manera que las adultas: una vida mejor en España. Aunque, muchas de ellas, debido a su poca calidad de estudio, son engañadas con ceremonias de compromiso e incluso vudú. Muchas de ellas entran en territorio nacional en avión, aunque lo más frecuente es que lleguen por tierra atravesando el desierto del Sahel hasta llegar a Marruecos o cruzando Libia.

La tercera clase está compuesta por adolescentes de América Latina. A estas chicas los “Lover Boys” les prometen estudios o trabajo en el sector hostelero. El plan para captarlas es maquiavélico ya que incluso amigos cercanos o familiares son los que ayudan a las mafias para que se las lleven.

Mujer_ejerciendo_prostitucion

Finalmente, las mujeres acaban ejerciendo la prostitución

La lacra formada por los “Lover Boys” deja un paisaje desolador en el futuro de las jóvenes, ya que después muchas de estas mujeres se ven abocadas a la mendicidad, algo que también aprovechan ciertas mafias para usarlas con el fin de aprovecharse de ellas y sacar un buen rédito . La vida para estas mujeres se convierte en una espiral que nunca acaba.

COMPARTIR: