15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El nombre de la banda criminal podría referirse a Gustavo Petro, presuntamente vinculado por la Fiscalía del país caribeño con el tráfico de drogas

'Los Petroski': Los narcos que venden en España fardos con la cara del presidente colombiano

/ Fardo con el sello de 'los Petroski'.
El pasado sábado 22 de julio se llevó a cabo una operación conjunta entre Policía Nacional española y la policía colombiana en la que se incautaron 60 kilos de cocaína en Guadalajara. Los fardos mostraban un sello en el que se podía apreciar la figura del joker con la cara del presidente colombiano, Gustavo Petro, al que las polémicas con el narcotráfico le salpican desde marzo, cuando la fiscalía colombiana investigó el presunto envío de 200.000 euros procedentes del narcotráfico a su hijo.

La banda criminal denominada 'los Petroski', especializada en la distribución de cocaína entre Colombia y España a través de maletas, recibió un duro golpe el pasado sábado 22 de julio en una operación conjunta entre las policías de Colombia y España, así como del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Según las fuentes de la investigación, con el operativo del pasado sábado 22 de julio llevado a cabo por las autoridades de los tres países, se incautaron 60 kilos de cocaína y se capturó a tres personas en las afueras de Guadalajara, a una hora de Madrid.

La droga se encontraba repartida en paquetes en los que se podía reconocer el logo de una marca conocida en el mundo del narcotráfico internacional. El logo en cuestión está formado por una figura del Joker con la cara del presidente colombiano, Gustavo Petro, que corresponde al símbolo de ‘los Petroski’.

policia_fardos

Incautación de 60 kilos de cocaína en Guadalajara.

 

droga-1

Fardo con el sello de `los Petroski´

A través de un comunicado al que ha tenido acceso elcierredigital.com, las autoridades a cargo de la investigación explicaron que dicha organización criminal está asentada en la provincia de Madrid y cuenta con el potencial económico necesario y los contactos suficientes en Colombia para realizar envíos de cocaína a España de manera periódica y efectiva.

La operación dio comienzo a principios del presente año cuando, gracias a la colaboración policial internacional y al contacto con la policía colombiana, Policía Nacional tuvo conocimiento de la existencia de una importante organización criminal asentada en la capital española y controlada desde Colombia, especializada en la importación internacional de grandes cantidades de cocaína.

Tras la investigación, los agentes españoles identificaron al jefe criminal de la organización, un ciudadano de origen colombiano que carece de antecedentes policiales. Según los comunicados oficiales a los que ha tenido acceso elcierredigital.com, el procesado se encargaba de coordinar los envíos del grupo.

Por qué 'Los Petroski': las polémicas de Gustavo Petro

El presidente colombiano, Gustavo Petro Urrego, llegó al poder el mes de junio del pasado año y, desde entonces, las polémicas en torno a su figura han ido en aumento. Desde los escándalos del “Nannygate” con Marelbys Meza, a quien los medios de comunicación expusieron como una “perfecta desconocida” que tumbó la imagen de Petro, hasta las últimas filtraciones periodísticas, que siguen sucediéndose.

20220812140013073961

Gustavo Petro, presidente de la República de Colombia

Tal y como han expuesto los investigadores, en una de estas filtraciones el exsenador colombiano Armando Benedetti acusa al presidente de sufrir, como él, serios problemas de adicción a la cocaína. Esta no sería la única polémica relacionada con los estupefacientes que salpicó al presidente colombiano.

En marzo de este año, la fiscalía colombiana abrió una investigación contra su hijo mayor, Nicolás Petro, tras hacerse públicas las acusaciones que señalaban que recibió 200.0000 euros procedentes del narcotráfico para la campaña de 2022. Nicolás lo negó desde el principio, a pesar de que su elevado nivel de vida suscita muchas dudas y preguntas entre los colombianos, según las fuentes consultadas por elcierredigital.com.

El narcotráfico marca cifras récord en Colombia

Colombia es desde hace años el principal productor mundial de hoja de coca, la materia prima de la que se obtiene la cocaína. Además, en los últimos años ha ido cosechando récords en el terreno dedicado a este tipo de narcocultivos. El área total se disparó de 143.000 a 204.000 hectáreas al cierre de 2021, según el informe anual del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de Naciones Unidas (Simci). Por otra parte, el potencial de producción de clorhidrato de cocaína alcanzó las 1.400 toneladas. Ambas son las cifras más altas desde que se tienen registros.

El ministro de Justicia colombiano, Néstor Osuna, durante la presentación del informe del Simci subrayó que el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la extinta guerrilla de las FARC, sellado a finales de 2016, debe marcar la hoja de ruta para una política de sustitución de cultivos. El propio mandatario ha pedido en varias ocasiones dejar de criminalizar a los cultivadores de coca, e incluso participó en diciembre en el primer congreso de cocaleros de la región del Catatumbo, para enfocar los esfuerzos en golpear a las organizaciones criminales que se lucran del narcotráfico, en lugar de a los campesinos.

Narcotrafico-Colombia

Operaciones contra el narcotráfico en Colombia

La nueva política de drogas, a cargo principalmente del Ministerio de Justicia, todavía se considera en periodo de construcción. Según las fuentes consultadas por elcierredigital.com, las cifras récord de cultivos y producción de coca muestran el fracaso de los esfuerzos de erradicación forzosa en los que persistió el antecesor de Petro, Iván Duque, que fue presidente entre 2018 y 2022. 

Durante su periodo, Duque ya había dado un marcado giro en la política antidrogas con respecto a Juan Manuel Santos (2010-2018). Mientras que Santos abogó por cambiar el enfoque en la lucha global contra el narcotráfico, parecido al enfoque que plantea Petro ahora, y pidió abordar el problema como un asunto de derechos humanos y salud pública, Duque marcó una línea más dura, volvió al prohibicionismo y favoreció la erradicación forzosa en detrimento de la sustitución voluntaria pactada con las comunidades de campesinos.

COMPARTIR: