02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El caso de la joven en coma tras una operación estética en la Clínica CEME, administrada por un productor musical, alerta del intrusismo en sanidad

Inseguridad sanitaria: Los peligros de inversores ajenos a la medicina en centros de salud

El Cierre Digital en Estetoscopio y billetes de 20 euros.
Estetoscopio y billetes de 20 euros. / Foto de Marek Studzinski en Unsplash.
Una triple operación estética provocó que una joven se quedase en coma. La intervención fue llevada a cabo en la Clínica CEME, una sociedad administrada por el productor musical Rafael Tena. Este caso reabre la situación de inversores sin relación con la medicina, como el jugador Ronaldo, que saca a debate los peligros de mezclar intereses económicos y salud. El psicólogo Jorge López Vallejo ha expresado a El Cierre Digital que este intrusismo también se está dando en el área de psicología.

Una joven quedaba en coma hace unos días después de realizarse una triple operación estética. Esta fue la noticia que hizo que la reputación de la Clínica CEME (Centro Europeo Médico Estético) volviera a ponerse en duda. Sin embargo, no es la única. La plataforma de Instagram @afectadasclinicaceme denuncia varias experiencias en este centro e, incluso, alertan en su biografía en la red social a todas aquellas que se planteen contratar el servicio de la clínica: “¿Estás pensando en operarte? No lo hagas”.

En la propia web de la clínica CEME se definen como “un equipo de profesionales de prestigio (…) cuya única finalidad es ayudarte y cuidar tu salud mejorando tu autoestima”. Sin embargo, casos como el de la joven en coma ponen en duda el control y los peligros de inversores ajenos a la medicina en centros de salud.

Es el caso, por ejemplo, del jugador internacional portugués Cristiano Ronaldo con sus clínicas de estética, un hecho que saca a debate los peligros de mezclar intereses económicos y salud.

A raíz de esta información han sido numerosos los afectados por operaciones estéticas que han querido denunciar lo que sufrieron. Una situación que, a simple vista, podría parecer común, pero que según informan a elcierredigital.com fuentes de la Sociedad Española de Clínicas de Medicina y Cirugía Estética (SEMYCE) no es así. "Estos problemas no son habituales. Son miles las cirugías de este tipo que se practican en España cada año y lo ocurrido en este caso, como en otros, en algo puntual. El nivel de calidad y seguridad de la cirugía estética española es realmente alto", afirman desde SEMYCE.

Este conjunto de casos puntuales que se están denunciando estos días, si bien tienen que ver mayoritariamente con centros de estética, no son exclusivos de estos. Jorge López Vallejo, psicólogo y director de su propio Centro Sanitario de Psicología y Psiquiatría —acreditado por la Comunidad de Madrid— señala a elcierredigital.com que estas situaciones en las que se pone en riesgo la salud de los pacientes, que ocurre en muchas ocasiones, se dan cuando se mezcla salud y dinero: “En temas de salud no debería haber intereses económicos, fuera de lo que realmente percibe el facultativo por realizar su consulta, es decir, por el trabajo que hace y que evidentemente debe ser remunerado”.

Los problemas de la Clínica CEME 

En el caso de la clínica CEME, su accionista mayoritario y administrador único es el empresario musical Rafael Tena. Rafael habría invertido en este negocio médico el dinero conseguido en su dilatada carrera como productor musical —cabe recordar que estuvo detenido en su día por el famoso caso de la rueda de la SGAE—, pero ahí acabaría su relación con la Medicina.

Según López Vallejo, esto “debería medirse legalmente. Creo que la única comunidad autónoma que lo hace es la de las Islas Baleares, donde hay restricciones y solo facultativos realmente titulados y acreditados legalmente pueden abrir y dirigir centros sanitarios”.

El productor musical Rafael Tena.

Según el psicólogo, “cuando el facultativo no es el que ha creado su propio centro sanitario y el que ha desarrollado la idea o el proyecto y hay inversores cuyo único criterio es el económico, existen riesgos de que se rompan ciertos principios y códigos deontológicos”. Por este motivo, López Vallejo cree que “el facultativo debería tener libertad absoluta para actuar y el inversor no debería entrar en ninguna decisión dentro de lo clínico o médico”.

Además, López Vallejo confiesa a elcierredigital.com que “cuando priman los intereses económicos, la calidad del servicio se reduce. En la calidad siempre hay una relación directa con el precio”.

Desde la SEMYCE explican a elcierredigital.com que "el precio que cada centro médico o cirujano quiera poner a su trabajo es totalmente libre, pero lo que siempre hay que tener en cuenta es que jamás se puede recortar en calidad y seguridad. Nosotros, como empresarios del sector, sabemos cuáles son los costes de una cirugía, por eso nos sorprenden algunas ofertas que vemos".

Estas ofertas y precios bajos podrían explicar recortes en salud. Las afectadas por la clínica CEME, a través del portal Os Oigo, afirman que el centro ofrecía “realizar segundas operaciones para ‘arreglarlo”, sin embargo, no ofrecían una compensación económica, que es lo que las víctimas demandaban para poder acudir a otros centros de mayor confianza. También ponen de manifiesto que las que “aceptaron las segundas operaciones que la clínica ofrecía siguieron sin conseguir el resultado adecuado ni siquiera a la segunda, y tuvieron que reparárselo en otras clínicas fuera de ahí”.

El intrusismo laboral, también en la psicología

López Vallejo ha confesado a elcierredigital.com que esta situación también se da actualmente en el campo de la psicología: “Tengo un centro sanitario de psicología y psiquiatría y sufro muchas veces cierto intrusismo y cierta falta de regulación a la hora de crear centros sanitarios por fondos de inversión”.

El psicólogo Jorge López Vallejo.

“Actualmente existe una inversión importante en centros de psicología con tratamientos online o telefónicos, donde no hay un control del facultativo o profesional que presta el servicio. Por ejemplo, a mí la administración, con muy buen criterio, me exige un registro de cada profesional que va a participar en mi centro sanitario. En estas consultas online o telefónicas, en algunos casos, ni siquiera conoces la figura de la persona que te va a ayudar. Y creo que como centro sanitario estas plataformas online de psicología no están controladas”, explica el director del centro.

Además, López Vallejo ha expresado a elcierredigital.com los peligros de “figuras de terapeutas, de coach, de terapias alternativas que no tienen una base clínica ni científica y que están provocando graves problemas sobre la salud mental”.

Una situación de intrusismo a la que, además, según confirma, se le sumaría que “ciertas empresas de laboratorios intervienen económicamente con incentivos y motivando a los profesionales para que determinados fármacos sean utilizados. Y eso supone también un riesgo”. Uno más de los que estarían generando inseguridad sanitaria a aquellos pacientes de servicios de psicológica y centros estéticos entre otros.

COMPARTIR: