17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En más del 80 % de los divorcios alguno de los cónyuges tiene un familiar o amigo cercano que se ha divorciado

¿Se ha divorciado alguien de tu entorno? Cuidado, aumentan tus probabilidades de separación

¿Es el divorcio contagioso?
¿Es el divorcio contagioso?
¿Cómo influyen los divorcios de nuestros allegados a nuestras relaciones de pareja? ¿Existen más probabilidades que mi matrimonio se rompa si algún pariente ha pasado ya por ese proceso? Las estadísticas en España revelan que, de cada cinco matrimonios, tres acabarán en divorcio. Alberto García Cebrián, abogado de familia, analiza para elcierredigital.com este fenómeno.

¿Se ha divorciado alguien de tu entorno? Cuidado, aumentan tus probabilidades de divorcio.

Ya existían estudios fuera de España, pero ahora el despacho de abogados Cebrián ha analizado cómo influye un divorcio entre los familiares y allegados del matrimonio divorciado. Los datos son impactantes.

El porcentaje de divorcios en España es del 60 %, lo cual nos lleva a la premisa previa de que tenemos una sociedad altamente divorcista, pues más de la mitad de los matrimonios por desgracia acaban en divorcio. Por ello, matemáticamente, lo más probable es que una pareja que contrae matrimonio acabe en divorcio. Parece una afirmación alarmante, pero las cifras revelan que hay más posibilidades de que un matrimonio acabe en divorcio que de que se mantenga. Estadísticamente de cada 5 matrimonios, de media, tres se divorciarán.

Hay personas que tienen muy en cuenta las probabilidades estadísticas, por ejemplo, porcentajes en otros ámbitos apuntan a que existe una posibilidad entre 10.000 de morir en un trayecto de avión, una entre 100.000 de que nos toque la lotería o una entre 3.000.000 de que nos caiga un rayo. Pues bien, son cuestiones muy remotas pero que en ocasiones tenemos en cuenta. En cambio, a algo que matemáticamente es lo más probable, como es el divorcio, no se le da la misma importancia para tratar de prevenirlo, sobre todo para evitar los divorcios traumáticos y tormentosos.

Ahora bien. ¿Incide de alguna manera que se haya divorciado alguna persona de nuestro entorno para que aumenten o disminuyan las probabilidades de divorcio? Dicho de una manera más entendible. ¿El divorcio es contagioso? Según se ha analizado, sí.

En más del 80 % de los divorcios alguno de los cónyuges tiene un familiar o amigo cercano que se ha divorciado. Se ha tenido en cuenta a dicho efecto padres, hijos, hermanos y amistades con las que se mantiene un vínculo constante y estrecho. Por ello, el divorcio es contagioso en el sentido de que tener un caso cerca supone una probabilidad mayor de divorciarse.

En más del 80 % de los divorcios alguno de los cónyuges tiene un familiar o amigo cercano que se ha divorciado.

Uno de los factores que más condicionan la propagación de los divorcios entre los familiares y seres queridos es la nueva vida que empieza a percibirse en el matrimonio divorciado. En todo matrimonio existen cuestiones positivas y negativas, pues el matrimonio perfecto no existe, sino que constantemente se debe de modular para mantener el equilibrio y de esta manera lograr que las cuestiones positivas prevalezcan sobre las negativas.

Los matrimonios tienden a ver una parte atractiva en la nueva vida de los divorciados y es lo que hace que se puedan replantear mantener su matrimonio o seguir el ejemplo del matrimonio divorciado. Por eso, algunos matrimonios ven con cierto recelo a los divorciados, como un posible peligro que desestabilice su relación hasta el punto de que en casos minoritarios, se produce un distanciamiento de los divorciados para evitar que puedan interferir en su relación.

También existe un efecto positivo de los divorciados que refuerza a los matrimonios de su entorno que se puede explicar a modo ejemplificativo con el dicho “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”, en el sentido de que, si ves que algo acontece a tu alrededor comprendes que lo mismo te puede pasar a ti, así que debes estar preparado y a ser posible tratar de evitar que ocurra con prevención asertiva.

De igual manera, en más del 95% de los divorcios alguno de los esposos tiene algún amigo o conocido divorciado. Esto no es ninguna sorpresa sino que se trata de algo normal. Al existir tantos divorcios son pocos los casos de personas que no tengan en su entorno o conozcan a alguien que se haya divorciado. Esto no es determinante, ya que es similar el número de matrimonios que no se divorcian y también conocen en su entorno alguna persona divorciada. La influencia de un divorcio que no forma parte de tu entorno más próximo no tiene consecuencias relevantes, se ha normalizado conocer personas divorciadas y no por ello existe un cambio del número de divorcios significativo.

En conclusión, el divorcio mayoritariamente puede ser “contagioso” y propagarse entre las personas más cercanas, pero el divorcio de personas con las que no se tenga una especial relación no supone una influencia relevante al estar normalizado y generalizado al existir un gran porcentaje de familias divorciadas y separadas.

COMPARTIR: