24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Instituciones Penitenciarias asegura que ninguna se puede considerar delictiva y que las propias afectadas no quisieron denunciar los hechos

Denuncian tres agresiones sexuales contra funcionarias de Prisiones, dos en Madrid y una en Alicante en solo cuatro meses

La prisión de Aranjuez donde tuvieron lugar los hechos.
La prisión de Aranjuez donde tuvieron lugar los hechos.
Las agresiones verbales y físicas denunciadas en los últimos meses por las asociaciones de funcionarios penitenciarios se suman ahora las tres acusaciones por agresión sexual. La asociación Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM) ha comunicado que ha crecido el número de agresiones sexuales contra trabajadoras penitenciarias, mientras que las autoridades dicen que estos casos no se pueden considerar agresiones.

El último caso conocido tuvo lugar el pasado 11 de junio de 2019 en el centro penitenciario Madrid VI, de Aranjuez, cuando una docente del centro fue agredida sexualmente, según denuncia la asociación de funcionarios TAMPM.

La información ofrecida por esta asociación asegura que después de haber finalizado la clase, uno de los alumnos, que responde a las iniciales J.M. se quedó en el aula. Una vez que todos los compañeros salieron del aula, J.M. se “abalanzó” sobre la profesora e intentó tocarla en reiteradas ocasiones buscando satisfacción sexual.

La asociación comenta que aunque la profesora se negó a continua, el preso insistió e impidió su huida del salón. Tras un forcejeo, la docente pudo huir del interno y salir corriendo hacia el pasillo donde pidió ayuda.

Tras consultar a fuentes judiciales, TAMPM ha conseguido saber que, a pesar de la gravedad de los hechos, la Dirección del Centro Penitenciario tardó una semana en comunicar este incidente  al Juzgado de Guardia.  El interno, J.M. ,en el momento de los hechos estaba cumpliendo condena en Madrid VI por un delito de violencia de género y tiene, además, una orden de alejamiento de su anterior víctima. El preso no padece trastorno mental alguno.

       Interior de la prisión de Aranjuez.

La información ofrecida aclara que J.M. ha sido trasladado a otro centro penitenciario. Según la asociación TAMPM, el Ministerio de Interior ha dejado de lado la seguridad y las medidas de protección al personal de los centros penitenciarios y como en otras ocasiones, acusa a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias de “estar tratando de restar importancia, cuando no de ocultarlas deliberadamente a la sociedad” y reiteran su denuncia pública frente a esta actuación del Ministerio que encabeza Fernando Grande-Marlaska que para la organización “desdeña a sus trabajadoras y las abandona ante el peor escenario laboral para una mujer”.

Según se explica en un comunicado de la asociación, en prisiones como Madrid VI en la localidad de Aranjuez son comunes los ataques machistas de algunos internos contra trabajadoras. 

La mayoría de las agresiones han ocurrido cuando los funcionarios estan solos.

“Así como existe un tratamiento específico contra este delito en el contexto cotidiano, queremos que en las prisiones también exista” han explicado desde TAMPM a elcierredigital.com.

Los funcionarios han elevado peticiones a todos los grupos parlamentarios y al Ministerio de Interior para solicitar medidas específicas de protección. También ha asegurado que en la nota solo se establecen los hechos físicos que podrían constituir agresión sexual, ya que “no hemos incluidos las amenazas verbales con contenido sexual que son muy recurrentes entre los internos”.

Sin embargo, desde Instituciones Penitenciarias se asume lo ocurrrido como "no una agresión, sino un incidente de los muchos que puede haber cuando se trabaja con población reclusa. Incluso a esta última afectada le dimos la oportunidad de que pusiese denuncia usando los servicios jurídicos del ministerio y declinó la oferta".

Otro ataque en la misma prisión

Más recientemente, el pasado 14 de julio, una funcionaria del mismo centro ubicado en Aranjuez (Madrid) sufrió un ataque de tipo machista. Según informa la asociación, la trabajadora fue abordada por la espalda durante el traslado de un preso desde su celda a la sala de curas donde había de recibir asistencia médica.

El interno, aprovechando que ambos estaban solos en un área libre del control de las cámaras de vigilancia se abalanzó súbitamente sobre la funcionaria y la tomó por la espalda, abrazándola y tocándola con indudable propósito sexual. La trabajadora consiguió reaccionar y zafarse del interno para pedir ayuda inmediatamente.  La nota informa que “cuando Jefe de Servicios llegó al lugar del suceso el interno reconoce los hechos y los justifica como una muestra de afecto a la trabajadora”. La asociación TAMPM  ha dicho que a fecha de hoy, la Dirección del centro penitenciario no ha trasladado lo sucedido al Juzgado de Guardia.

También se registró otra presunta agresión sexual, el pasado 01 de mayo, cuando “una compañera fue abusada sexualmente por un interno en la prisión de Foncalent”. En esta oportunidad el Secretaría General de Instituciones Penitenciarias lo calificó como un “hecho imprevisible, que se resolvió gracias al grito de la funcionaria”.

“Las agresiones físicas y verbales de carácter sexista sobre las trabajadoras y la amenaza explícita de satisfacerse con ellas no son infrecuentes en las prisiones españolas” aseguran desde Tu Abandono Me Puede Matar.

COMPARTIR: