24 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Gobierno de Pedro Sánchez cede a la presión de Podemos y pone en su mira tributaria a las corporaciones que facturan más de seis millones de euros

El viejo edificio de Loterías se convertirá en la nueva sede central de Hacienda para vigilar a las grandes empresas

Exclusiva Antiguo edifico de Loterías y futuro enclave de Hacienda.
Antiguo edifico de Loterías y futuro enclave de Hacienda.
La nueva política fiscal del Gobierno Sánchez-Iglesias, incluye entre otras medidas una subida en el Impuesto de Sociedades para las grandes empresas que pasarán de una tributación mínima del 15% y que se ampliará hasta el 18% para las entidades financieras y empresas de hidrocarburos. Este control de las grandes corporaciones coincide con la mudanza de lugar. Hacienda ocupará el antiguo edifico de Loterías abandonado y se aleja así, no solamente en lo físico, del Ministerio de Economía.

El documento de 50 páginas titulado “Coalición progresista, un nuevo acuerdo para España”, firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias incluye entre otras medidas una subida en el Impuesto de Sociedades para las grandes empresas que pasarán de una tributación mínima del 15% y que se ampliará hasta el 18% para las entidades financieras y empresas de hidrocarburos. Este tipo impositivo mínimo subirá al eliminarse deducciones que beneficiaban especialmente a las grandes corporaciones.

Este cambio exigirá un mayor control y coincide precisamente con un cambio radical en la Unidad de Grandes Empresas de la Agencia Tributaria (aquellas que facturan más de 6.010.121,04 de Euros, 1.000 millones de las antiguas pesetas) que en su oficina de Madrid (tiene otra en Barcelona en la calle Llançà 15-21), pasa de su emplazamiento actual en el Paseo de la Castellana 106 (frente a Nuevos Ministerios) al edificio antiguo de Loterías. Curiosamente su nuevo emplazamiento que, además de disponer de más espacio de trabajo para “vigilar” a las grandes empresas españolas, está muy cercano de la delegación de Madrid (hay una por cada Comunidad Autónoma) para este tipo de corporaciones que se sitúa en Guzmán el Bueno 137.

María Jesús Montero, Ministra de Hacienda. 

Hasta ahora Hacienda había compartido espacio físico con el Ministerio de Economía en el número 106 de la Castellana. Sin embargo, el primer gobierno de coalición de nuestra historia ha tomado la decisión de separar radicalmente ambas carteras. No es ningún secreto que la sintonía entre la titular de Economía, la socialista Nadia Calviño, y la de Hacienda, María Jesús Montero con Unidas Podemos es mayor que la de otros compañeros de partido.

Con esta imposición los de Pablo Iglesias se suman uno de sus mayores tantos en el gobierno de coalición. La política fiscal de Unidas Podemos fue una de las exigencias de la formación morada para poder llevar a buen puerto su pacto con Sánchez. Ahora, la separación de Hacienda y Economía es incluso física y desde su nueva sede llevarán a cabo su subida de impuestos para las grandes corporaciones.

Es Acciona, en consorcio con la firma Rogasa, quien construirá esta nueva sede de la Agencia Tributaria ubicada en Madrid. El proyecto está valorado en 23 millones de euros y supone la rehabilitación integral del inmueble de titularidad estatal.

Un edificio del Estado en ruinas

En el número 137 de Guzmán el Bueno está situado un edificio que abrió sus puertas en 1963 cuyo propósito final era hacer rica a mucha gente. Esta estructura fue la sede de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) y en ella se celebraban todos los años el sorteo de la Lotería de Navidad hasta 2008, fecha en el que la sede fue trasladada a la calle Capitán Haya nº 53.

Castellana, 106.

El antiguo edificio de la LAE siempre estaba repleto de trabajadores pertenecientes al sector lotero, que además compartían las instalaciones con el Servicio de Aduanas. La infraestructura fue diseñada por el arquitecto Manuel Ródenas y es propiedad del Estado.

Ahora mismo la construcción tiene una malla semitransparente con el fin de evitar que algún que otro cascote caiga y provoque un accidente. Los residentes cercanos al edificio afirman que se ha convertido en un ‘’nido de palomas’’. Aun así, la zona no esta desatendida porque todavía se desarrollan labores de vigilancia y de seguridad en su interior.

La licitación del edificio es del Ministerio de Economía y Empresa, el cual adjudicó a la empresa EUTECA Proyectos y Estructuras S.L.P. una evaluación del edificio. Supuestamente esta sociedad realizó un estudio del edificio, pero el análisis cayó en el olvido durante años.

"Si el edificio ha dejado de ser adecuado para la función a la que se destinaba, el Estado debería asignarle un nuevo uso acorde con sus características constructivas y las necesidades, siempre insatisfechas, del servicio a los ciudadanos", aseguraba el arquitecto y vocal de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Alberto Tellería. Ahora, albergará la nueva sede central de Hacienda.

COMPARTIR: