16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Paco Igea fue apoyado por Garicano, mientras que Silvia Clemente era la candidata oficialista de Villegas y Gutiérrez

Las luchas internas a nivel nacional entre dos facciones de Ciudadanos fueron las causantes de la crisis en las primarias de Castilla y León

Fernando Martínez-Maillo, coordinador general del PP, con camisa blanca, junto a Silvia Clemente durante una paella en julio de 2018.
Fernando Martínez-Maillo, coordinador general del PP, con camisa blanca, junto a Silvia Clemente durante una paella en julio de 2018.
La crisis por el intento de "pucherazo" en las primarias de Ciudadanos en Castilla y León la desató la guerra interna que se vive dentro de la formación que lidera y controla Albert Rivera. Este fraude ha desencadenado varias reclamaciones más, como la de los candidatos que perdieron las elecciones en Madrid y Murcia, aunque rápidamente la Comisión de Garantías de Ciudadanos dijo haber estudiado y desestimado las reclamaciones de Juan Carlos Bermejo y Leonardo Pérez.

Francisco Igea era el candidato que intentaba repetir, estaba apoyado desde Madrid por Luis Garicano, responsable del Área de Economía y Empleo de Ciudadanos, economista de prestigio, candidato a las próximas elecciones europeas y uno de los intelectuales de la formación naranja. También desde Madrid Fran Hervías, secretario de Organización del partido y encargado de velar por la limpieza de las elecciones primarias, tanto regionales como en las generales a nivel nacional. Igea es además exdiputado por Valladolid. Ahora toda la dirección mira a Fran Hervías porque fue el responsable de las elecciones tanto en Cantabria como en Murcia, donde también se han producido reclamaciones.

La oponente de Paco Igea, Silvia Clemente, tenía los apoyos de José Manuel Villegas, diputado nacional y Secretario General de la Formación, número 2 de facto y por tanto, veladamente la voz de Albert Rivera, al igual que Miguel Ángel Gutiérrez, también diputado nacional en las Cortes Generales y hombre fuerte del partido y Rivera en la comunidad de Madrid. De alguna manera, Clemente era la candidata oficialista, no vista con buenos ojos por todos los afiliados debido a las causas pendientes que pueda tener de su etapa en el Partido Popular y los escándalos en que se vio envuelta por las empresas de su marido, Javier Meléndez, como ya contamos en Elcierredigital.com.

Las elecciones se celebraron entre el 8 y 9 de marzo y el primer recuento arrojó un resultado favorable a Clemente por 35 votos de diferencia. Los votos emitidos fueron 1.013, pero los votos cosechados por los aspirantes sumaban 1.094,  Clemente (561), Igea (526) y Vanesa Pérez (7). Algo no cuadraba e Igea reclamó a la Comisión de Garantías del partido el recuento.

Jesús Galiano Gutiérrez, presidente de la Comision de Garantías de Ciudadanos.

Esta comisión, presidida por Jesús Galiano Gutiérrez, pidió que los votos se ordenasen por horas recibidas y entonces "fue cuando se comprobó que había 82 votos emitidos a las 3 de la mañana en dos tandas desde Burgos, no sé si desde la misma IP o desde diferentes ordenadores", explicó a Elcierredigital.com un exmilitante que fue expulsado hace años cuando denunció prácticas irregulares en este sistema de votaciones.

Al parecer para que la reclamación fuese escuchada influyó decisivamente la intervención de Fran Hervías, secretario nacional de Organización de Ciudadanos que encabezará la lista de la formación al Congreso de los Diputados por la provincia de Granada, tras imponerse por una rotunda mayoría en las primarias celebradas recientemente. Hervías, geógrafo y metereólogo de 35 años, natural de Tossa de Mar (Gerona) y exdiputado por Barcelona en el Parlamento de Cataluña, ganó su candidatura con una participación del 54 por ciento de los afiliados con derecho a voto, obteniendo el 93 por ciento de los votos (340). Todo ello en Granada.

Precisamente fue Fran Hervías quien comunicó a Javier Millán, hasta entonces candidato a la alcaldía sevillana que no repetiría, sin necesidad de celebrar primarias. Se da la circunstancia de que la pareja de Hervías, Virginia M. Salmerón, es actualmente diputada nacional y secretaria de Relaciones Institucionales de Ciudadanos, por lo que se especula con la posibilidad de que sea la candidata al ayuntamiento andaluz.

Alud de denuncias en cascada

La denuncia de Castilla y León ha desencadenado varias reclamaciones más, de los candidatos que perdieron las elecciones en Madrid y Murcia, aunque rápidamente la Comisión de Garantías de Ciudadanos dijo haber estudiado y desestimado las reclamaciones de Juan Carlos Bermejo por Madrid y Leonardo Pérez por Murcia. A estas dos se sumó la reclamación de Cantabria, primarias que ganó Félix Álvarez (Felisuco), por parte de Jesús López. Para este candidato, que fue derrotado con 81 votos (22,81 %) frente a los 269 (75,77 %) de Álvarez, es preferible revisar las votaciones que se llevaron a cabo entre el 1 y el 2 de marzo para evitar "que corran bulos que no tienen sentido". La dirección nacional de Ciudadanos envió un comunicado a la Prensa diciendo que se estaban aportando todos los datos solicitados, “exceptuando aquellos datos sujetos a la Ley de Protección de Datos” y afirmaron que en estos casos no hay “ningún patrón extraño”.

Denuncia presentada por Carpio ante el Juzgado.

Pero lo cierto es que el sistema de Votación Telemático integrado en la Web de afiliados de Ciudadanos no es seguro. Para Javier Carpio, expulsado de la formación tras denunciar un "pucherazo" en las elecciones de Málaga, "este sistema no cumple con los mínimos de certificación y homologación para un sistema de votaciones, es por tanto un sistema inaceptable y seguramente fraudulento porque no hay mecanismos para garantizar que un votante vote más de una vez a través de múltiples cuentas. El voto no es anónimo ni secreto, se puede saber a quien has votado y, al menos cuando yo estaba, el sistema no estaba auditado por la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre  (FNMT) como siempre van diciendo".

Un claro ejemplo del uso de las tecnologías por parte del aparato del partido se podujo el 19 de enero de 2017, cuando la cuenta de Albert Rivera emitió un tweet presentando su candidatura al Comité Ejecutivo bajo la etiqueta #EspañaCiudadana. El tweet se publicó 45 minutos antes del cierre de presentación de candidaturas a compromisarios y fue el toque de salida para que se produjese la aparición de la misma etiqueta en los perfiles de todos los candidatos oficiales. ¿Cómo es posible que se publicase esa información antes del cierre de urnas? La denuncia de Francisco Javier Carpio, por un hecho similar en Málaga fue presentada en julio de 2018, pero cayó en saco roto y la respuesta de Ciudadanos fue la expulsión de este militante.

Carpio explicaba que "la emisión de un documento de voto con firma digital de la FNMT para el votante no constituye garantía alguna, pues ni los candidatos ni lo afiliados, por la LOPD, tienen acceso al censo y no podrían cruzar los datos para auto contarse los votos" y añadía que "esto lleva pasando en Ciudadanos desde que se comenzó a votar en la web, y ha sido fundamental para la manipulación de las votaciones a compromisarios, en las que fui candidato para su congreso de Coslada, en la que se “transfugó” (ver RAE) su ideología cambiándose su ideario después de apoderarse, a los pocos meses de ganarlos, de los votos de las elecciones generales en nuestro país, realizado un trueque de tahur, una fullería impropia del original espíritu regeneracionista".

COMPARTIR: