27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La empresa catalana de renovables "L'Energètica" está presidida por el exdiputado de ERC Ferran Civit y dirigida por el ex de Holaluz Daniel Pérez

La Generalitat de Catalunya propulsa una energética con un madrileño como director y varios expolíticos independentistas

El Cierre Digital en
/ L'Energètica
La Generalitat de Catalunya ha echado a rodar L'Energètica, la empresa pública de energía renovable que ha entrado en la carrera energética. Está dirigida por un madrileño (Daniel Pérez, ex de Holaluz), nutrida por expolíticos (ya que está presidida por el antropólogo de ERC, Ferran Civit) y cargada de propósitos como abastecer de electricidad a las familias vulnerables catalanas.

L'Energètica, la empresa pública de energía renovable puesta en marcha por la Generalitat de Cataluña para autoproveerse, ha echado a rodar y cuenta con alrededor de un millar de puntos de suministro tras nueve meses de actividad. 

Su intención es triplicar sus puntos de suministro en un año gracias a oficinas, comisarías o centros educativos catalanes que se conecten a esta compañía dirigida por el exdirector de regulación de Holaluz, el madrileño Daniel Pérez. 

Este directivo asegura que "el modelo energético fósil ha colapsado y el avance hacia un modelo renovable se ha acelerado, especialmente con la guerra de Ucrania. Y en el nuevo modelo, la energía predominante es claramente la renovable, principalmente viento, sol y agua. En eólica, la Península Ibérica está a niveles similares a los del norte de Europa".

"En hidráulica tenemos grandes ríos, muchos ya con centrales hidráulicas que permiten cubrir buena parte de la demanda. Pero en solar es donde tenemos una clarísima ventaja competitiva, con un 50 por ciento más de sol que Alemania. Es energía un 50 por ciento más barata, el coste fijo de las placas solares lo repartes entre más horas de producción. Y ahí está la ventaja competitiva", añade.

Activos de la Generalitat

Dos parques eólicos (Pebesa y Trucafort) y 120 instalaciones solares son los primeros activos con los que cuenta L'Energètica gracias al traspaso de la Generalitat, que ha dotado a este proyecto con 25 millones de euros para 2023. 

La empresa, explican sus responsables, "nace para acelerar la transición energética de Cataluña y garantizar que se realiza con respeto al territorio. Se ocupa de todo tipo de actividades, obras y servicios relacionados con la energía eléctrica procedente de fuentes de energía renovables".

Daniel Pérez. 

Explican que "los recursos fósiles son finitos y contaminantes. No puede ser una opción de futuro en el actual contexto de emergencia climática. L'Energètica contribuye a la sostenibilidad y a la protección del medio ambiente, generando y suministrando energía limpia proveniente de la energía solar, eólica o hidráulica. Cataluña debe reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 por ciento en 2030 y llegar a la neutralidad de emisiones de carbono en 2050. L'Energètica contribuirá generando energía limpia para todo el sector público del país"

Polémica

Un antropólogo sin experiencia en el sector eléctrico, Ferran Civit, preside el proyecto gracias a que fue parlamentario del partido del Govern, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que ha abierto la puerta a otros expolíticos como Paul Jauvillà, exdiputado de las CUP y ahora miembro del Consejo Asesor de la empresa. 

Desde L'Energètica prefieren evitar los charcos políticos y explican que "Cataluña tiene el reto de avanzar hacia la autosuficiencia energética y la oportunidad de dejar de depender de la energía de origen fósil que generan otros países". 

La nueva empresa "contribuye a que podamos pasar a consumir energía limpia de proximidad, proveniente de nuestros propios recursos naturales. Nuestro país tiene también la opción de prescindir de la energía que se obtiene de las centrales nucleares, que llevan asociado un gran riesgo". 

Y explican que también "actuará en el almacenamiento de energía y en el desarrollo de nuevos modelos de gestión, como las comunidades energéticas o la agregación de energía. Esto debe permitir intervenir en el precio y garantizar que nadie se quede atrás". 

Y afirman que quieren trabajar "con todos los ayuntamientos del país (en referencia a Cataluña) para desarrollar proyectos adaptados a cada entorno, desarrollados desde el diálogo y el consenso. Se dará prioridad a los espacios ya humanizados o degradados a la hora de ubicar nuevos equipamientos energéticos".

La empresa, que tiene como modelo algunas compañías de Noruega, prevé abastecer de energía eléctrica a las familias vulnerables que vivan en un radio de 2 km del equipamiento (lo máximo que permite la ley) y sin que tengan que abandonar el bono social. "El ahorro en el coste de la energía del sector público beneficiará a todo el mundo. Los recursos que ahora se destinan a pagar la factura energética de las administraciones podrán destinarse a mejorar la vida de la ciudadanía", afirman.

Nuevos bríos en Europa

L'Energètica dice que "la Unión Europea avanza hacia la descarbonización en todos los sectores. El nuevo acuerdo firmado entre el Consejo y el Parlamento europeos tiene como objetivo que, de cara al 2050, la mayoría de los edificios construidos en la UE sean cero emisiones, mediante el aumento del rendimiento energético. En este sentido, la nueva directiva establece estándares más ambiciosos de eficiencia energética de las instalaciones para que sus propietarios las renueven".

Recuerdan que "actualmente, los edificios son responsables de hasta el 40 por ciento del consumo de energía y emiten un 36 por ciento del total de los gases de efecto invernadero. Según las estimaciones de la UE, casi el 75 por ciento de los edificios actualmente instalados en los estados miembros no cumplen los requisitos de eficiencia energética y habrá que renovarlos".

COMPARTIR: