15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El experiodista de Deportes COPE está en casa de sus padres "a la espera de acontecimientos" mientras dice sentirse "traicionado" por sus compañeros

'Willy' Valadés se atrinchera: Sostiene que le quedan meses de vida y 'advierte' a Paco González y Manolo Lama

El Cierre Digital en
/ Guillermo Valadés.
Guillermo Valadés no da un paso atrás en su engaño. El periodista deportivo, en reciente conversación con un compañero de COPE, ha asegurado que se siente "traicionado", afirma que le quedan tres meses de vida, lanza advertencias a Paco González y Manolo Lama para evitar la vía judicial, y está "a la espera de acontecimientos" en casa de sus padres.

Guillermo 'Willy' Valadés no da un paso atrás en su engaño. El periodista de COPE sigue en sus trece tras ser acusado por sus compañeros de inventarse que sufría un tumor cerebral con el ánimo de arrebatarles alrededor de 400.000 euros.

En una reciente conversación –posterior a los whatsapps y audios del engaño publicados por elcierredigital.com– con uno de los escasos compañeros de emisora que no le han dejado de hablar se ha atrincherado en su discurso victimista: "Me han traicionado. Me quedan tres meses de vida".

Incomodidad

En el seno de Deportes COPE dos asuntos generan incomodidad: el origen del dinero del que salieron los fondos para pagar el falso tratamiento al que se sometía Valadés en la Universidad de Navarra y la información que éste tendría de algunas de las estrellas de la casa "tras más de veinte años de juergas", señalan fuentes de la emisora consultadas por Elcierredigital.com.

Valadés, mientras tanto, "no se sale del personaje", "está en casa de sus padres esperando acontecimientos", "ha dejado en shock a sus compañeros, que no saben si el dinero se lo ha pulido o lo tiene guardado en una caja" y "está deslizando advertencias con el ánimo de esquivar la vía judicial", señalan desde COPE.

Las fiestas de Paco González

El ánimo festivo que irradia el equipo que comanda Paco González tenía reflejo tanto dentro como fuera del estudio radiofónico. "La fiesta está pasando factura a este equipazo", reconocen desde la Cadena COPE.

Y es que recuerdan que González dejó la Cadena SER tras más de tres décadas de relación por defender a su mano derecha, Jorge Hevia, que estando "borracho", según denunció José Ramón de la Morena, insultó a un anunciante en un especial de la Superbowl en el que todo el equipo de deportes alardeaba del número de cubatas que bebía mientras trabajaba.

Valadés junto a Poli Rincón. 

Las fiestas que compartía el equipo con sus fans tras la emisión de los programas también salieron a la palestra, años después, debido al intento de asesinato que sufrió la mujer de Paco González por parte de una fan que acudía cada semana a ver in situ 'Tiempo de juego'.

Y en esas mismas fiestas era clave Guillermo Valadés, "el abrelatas de Paco González, que lo mantenía en el equipo a pesar de su evidente incapacidad laboral", reconocen desde COPE.

"Ambiente machirulo"

En COPE también reconocen que Valadés era uno de los propiciadores del "ambiente machirulo" que reina en la emisora en la que ejerce de estrella Juanma Castaño, "que bromea por no saber en qué curso están matriculados sus hijos o dice que los deportistas no pueden levantarse a cuidar de los niños".

Ese ambiente también navegó contra Juan Antonio Alcalá, apartado tras manipular un audio. Este periodista reconoció cuando salió del armario que muchos de sus compañeros eran homófobos: "La manifestación del día del orgullo gay pasaba por la Gran Vía y veía mucho a mis compañeros gritar 'maricones'".

El dinero

Una de las dudas que pesa sobre el caso es el origen de los fondos que se embolsó Valadés. Paco González hace unos días negó que un fondo publicitario hubiese sufragado el falso tratamiento: "No hay ningún fondo de maniobra, ningún fondo de publicidad; la redacción de deportes tiene un presupuesto anual fijo y lo gestionamos lo mejor que sabemos".

"Con la complicidad que sentimos con los oyentes y el compromiso de sinceridad que uno tiene cuando se coloca delante de un micrófono... nos gustaría poder aclarar algo, pero es que no podemos. No podemos decir mucho porque es una cuestión de ámbito privado, personal y muy íntimo", asegura.

González añadió: "Solo podemos decir un par de cosas que suenan contradictorias: lo sentimos mucho y lo volveríamos a hacer. Sentimos todo el ruido que se está formando y esa no era nuestra intención. Y lo volveríamos a hacer porque cualquier ayuda que se hace del corazón, está bien".

COMPARTIR: