19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La alcaldesa de Mogán avisa: "Si el gobierno no desaloja el centro por inhabitabilidad denunciaremos ante la Fiscalía"

La Plataforma 'Salvemos el Turismo en Mogán' denuncia la falta de tutela del Gobierno Canario con los Menas

El Cierre Digital en Los vecinos durante la manifestación.
Los vecinos durante la manifestación.
El Cierre Digital ha acudido a la mesa abierta organizada por la Plataforma Salvemos el Turismo en Mogán, encuentro con empresarios y vecinos del área de Puerto Rico, al sur de Gran Canaria, en el que los residentes canarios han denunciado la inacción del Gobierno de Canarias en relación a la falta de tutela de los MENAS alojados en los Apartamentos Puerto Bello. La alcaldesa de Mogán ha declarado su intención de acudir a la Fiscalía si la Consejería de Asuntos Sociales no desaloja el centro.

La situación insostenible que viven los vecinos de la localidad de Puerto Rico, al sur de Gran Canaria, por las “condiciones infrahumanas” en las que habitan los Menores Extranjeros No Acompañados (MENA), alojados en los Apartamentos Puerto Bello, bajo la ausencia de tutela del Gobierno de Canarias, ha provocado que la Plataforma Salvemos el Turismo en Mogán se concentre para denunciar la inacción de las autoridades políticas. Efectivos de la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Canaria y Policía Local se han personado en las protestas para realizar un seguimiento y garantizar la seguridad de este evento al que han acudido decenas de residentes.

Despliegue policial durante la manifestación. 

Según ha sabido elcierredigital.com, al finalizar el acto de la plataforma, efectivos de la Policía Canaria se dirigían a los Apartamentos Puerto Bello, gestionados por la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, para comprobar la situación real de los MENAS alojados en estas instalaciones, respecto a las denuncias ciudadanas que ha recogido este medio.

El presidente de la Plataforma Salvemos el Turismo en Mogán, ha leído un manifiesto públicamente en este acto, apuntando a la situación dramática de los MENAS, pero también de los residentes de esta localidad que sufren el deterioro de la imagen turística en sus empresas, albergando  la consigna: "No es racismo, es realismo".

Despliegue policial. 

 

En el citado manifiesto, se ha hecho alusión a “la solidaridad de los canarios”, y a su vez, han subrayado que “el Gobierno de Canarias ha incumplido los plazos previstos hasta el 31 de mayo de 2021 para resolver esta situación, en base a las condiciones lamentables en que los migrantes están viviendo”.

“Denunciamos que los jóvenes migrantes están pidiendo en la calle dinero constantemente en los alrededores del centro comercial sin estar acompañados de monitores o tutores legales, cuya responsabilidad es de la Consejería de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias. Denunciamos que los turistas son atosigados con malas maneras por menores no acompañados, no respetan ponerse mascarillas, los horarios de toque de queda, causando destrozos materiales en diferentes lugares sin tutores legales”, manifiestan desde esta plataforma.

Pero, además, este colectivo denuncia que “estos menores pierden su inocencia mientras están coqueteando con las drogas y el alcohol a cualquier hora del día, sin tutores legales”. También subrayan que “debido a su fragilidad social, no están siendo educados de una manera responsable por parte de los tutores legales”, cuya responsabilidad recae en la Consejera de Asuntos Sociales del Ejecutivo canario, Noemí Santana, perteneciente al grupo político Podemos.

Por otra parte, desde esta plataforma se pone en conocimiento de las autoridades que “la gente tiene miedo a pasear por nuestras calles debido a los altercados constantes que se producen casi a diario, debido a que ellos no están siendo acompañados por los monitores”, pertenecientes a la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, entidad que gestiona los Apartamentos Puerto Bello, donde se alojan estos MENAS.

Denuncia ante la Fiscalía

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, durante su asistencia a este encuentro vecinal, ha señalado a elcierredigital.com, “su máxima preocupación por esta crisis migratoria”, pero también ha dicho que “si el Gobierno de Canarias, no resuelve esta situación insostenible que viven los MENAS en los Apartamentos Puerto Bello, pues en estas instalaciones no se dan las condiciones de habitabilidad necesarias para la estancia de los menores, acudirá a la Fiscalía a denunciar estas presuntas irregularidades”.

Bueno ha indicado que, al parecer, “la intención de la Viceconsejería de Asuntos Sociales, es el desalojo de los MENAS  de este centro”, aunque también recuerda que “el traslado de menores desde otros dos recintos hoteleros de Mogán, se produjo, no por la intervención del Gobierno canario,  sino porque este municipio consiguió una sentencia judicial para reubicar a los migrantes en otros lugares”.

Críticas a VOX Las Palmas

El diputado en el Congreso, en representación de VOX Las Palmas, Alberto Rodríguez, también acudió a este acto vecinal, y en su discurso hizo alusión a la situación de Ceuta y Melilla, sin embargo, su mensaje “no caló entre los asistentes”, según relatan algunos vecinos consultados por este medio, al ser “muy político y muy poco cercano a los residentes canarios”.

Además, la noticia destapada por elcierredigital.com, sobre la ex educadora, Ángeles Barroso, que trabajó para la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, con los MENAS alojados en los Apartamentos Puerto Bello, y quien fue testigo de las condiciones de estos menores, -según apuntan otros educadores-, ha supuesto que la formación de Santiago Abascal "se encuentre en el punto de mira en las islas", al ser Barroso la secretaria, tesorera y vicesecretaria de organización de VOX Las Palmas.

La polémica política también se suscita al ser Barroso avalada por Podemos, como directora de otro centro de MENAS en las Palmas de Gran Canaria, siendo las políticas migratorias de VOX y Podemos contrapuestas, según indican fuentes de VOX, consultadas por este medio.

Denuncias de trabajadores de Puerto Bello

El Cierre Digital ha recogido en exclusiva testimonios de trabajadores de la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, entidad que gestiona los Apartamentos Puerto Bello, complejo turístico donde se alojan los MENAS, quienes manifiestan una lista de presuntas irregularidades, pero prefieren mantenerse en el anonimato “por miedo a represalias”, indican.

 El director de este centro de MENAS, Fernando Pérez Romero, daba directrices a los trabajadores través de un Grupo de WhatsApp de la fundación, según estas mismas fuentes, quienes alegan que en algún momento, “se dio la consigna interna pero no escrita de que sí acudía la policía a Puerto Bello, la respuesta ante los agentes de la autoridad, sería de normalidad, aunque hubiese conflictos internos entre los migrantes de este centro”.

Estos trabajadores señalan que se alojan alrededor de 170 usuarios varones en Puerto Bello, -la mayoría procedentes de Marruecos-,  supeditados a unas normas de convivencia que “incumplen constantemente”.

Estas mismas fuentes de la fundación, confirman a este medio, los testimonios de la Plataforma 'Salvemos el Turismo en Mogán', respecto al “consumo de drogas y alcohol por parte de los migrantes tutelados por el ejecutivo canario en Puerto Bello”.

El aspecto negativo de esta realidad es que, tanto los adultos como menores no acompañados, “fuman, consumen alcohol,… por lo que su recuperación psicosocial se torna cada vez más complicada”, explican los trabajadores de Puerto Bello.

Incumplimientos de seguridad

Según los trabajadores, relatan que “el centro de Puerto Bello no requiere las condiciones de seguridad adecuadas, pues los extintores están rotos, los migrantes los dejaron inservibles, por lo que existe una gran preocupación entre el personal laboral en el supuesto de un incendio en este centro”.

Algunos de los extintores rotos. 

Por otra parte, “no había trabajadores de seguridad privada en estos apartamentos, por lo que el descontrol, especialmente por la noche era total, en el sentido de migrantes y MENAS envueltos en peleas, saltando unos muros de tres metros para escaparse, vecinos denunciando la música alta utilizada por estos usuarios en el centro”, señalan estas fuentes que alegan que “tras muchos altercados, la fundación comenzó a utilizar seguridad privada pero no es suficiente y el desorden reina en este recinto”.

Igualmente es muy importante destacar, que los migrantes “acumulan piedras en el tejado de los apartamentos para agredir a los policías cuando llegan al centro en las intervenciones por las denuncias de los vecinos. Pero también, habría que hacer una redada interna para localizar presuntas armas blancas, navajas, cuchillos, o similares que los migrantes podrían esconder en el interior de este local”, especifican fuentes consultadas de esta fundación.

Miedo entre los usuarios

Estos apartamentos son gestionados en diferentes plantas del edificio, sin embargo, al llegar al tercer nivel, denominado  “la planta del terror”, algunos monitores no se atreven ni a entrar, “porque no hay luz, rompen las bombillas, las conexiones eléctricas, para permanecer en una oscuridad total durante las noches”, manifiestan estas fuentes de Puerto Bello.

En este nivel tres del edificio, “los migrantes, presuntamente, podrían esconder drogas en los huecos de los enchufes eléctricos o colchones”, dicen los trabajadores, que también reconocen “haber descubierto a algún migrante ajeno a estas instalaciones pasando la noche en este nivel del edificio sin autorización, por lo que se ha tenido que negociar con estas personas no usuarias del complejo su salida, donándoles comida para que se fueran  amablemente sin enfrentamientos con los monitores”, indican los trabajadores.

Imágenes del interior del alojamiento. 

La conexión a internet en Puerto Bello, fue saboteada en una de las trifulcas, reconocen estas fuentes del centro, que también matizan que “a algunos migrantes se les compran dispositivos móviles, se les garantizan las líneas para que puedan contactar con sus familias”.

Algunos migrantes desean volver a casa

Alguno de estos migrantes declara ante los trabajadores del centro “su deseo expreso de volver a Marruecos para regresar a su hogar”, mientras reconocen que su idea es de “permanencia temporal”, pues su vida “está al lado de sus familias, con sus amigos”.

Algunos trabajadores contratados por la fundación sospechan que esta entidad no gestiona la devolución de estos migrantes que desean volver a su hogar, porque “no quieren renunciar a las subvenciones que cobran por cada MENA o adulto”, sino, señalan, “¿por qué no tramitan los viajes de retorno a Marruecos?”, se preguntan estas mismas fuentes.

Retrasos en los pagos de nóminas

Los trabajadores de la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, indican que han existido problemas de pago de las nóminas al cobrar diez días más tarde, bajo las explicaciones de la dirección de Puerto Bello, respecto a “la lentitud del procedimiento del Gobierno canario para pagar un supuesto déficit de tres millones de euros”.

Incumplen las normas de la Covid-19


Las normas de seguridad relativas a la pandemia, en la mayoría de ocasiones, no se cumplen en los apartamentos Puerto Bello. “Los migrantes no usan la mascarilla en las habitaciones, ni cumplen distancia de seguridad, solamente cuando salen de visita a la puerta del centro se les reparten mascarillas para acceder a la calle”, dicen los educadores.

“Tampoco mantienen sus habitaciones en condiciones higiénicas sino sucias, desordenadas, ropa nueva mezclada con basura, junto al personal de limpieza extenuado, pues no respetan el trabajo de orden en estas instalaciones”. 

COMPARTIR: