04 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Existen dudas sobre lo que pretendía la entidad entonces presidida por Francisco González para limpiar su imagen ante las denuncias de Luis Pineda

Se inicia el juicio del caso Ausbanc con grandes incógnitas sobre los verdaderos intereses ocultos del BBVA

La Audiencia Nacional comenzará a juzgar este próximo miércoles 29 a los líderes de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), presidida por Luis Pineda, y del sindicato Manos Limpias con Miguel Bernad, entre otros acusados. En medio, la controversia por el papel oscuro y sin claridad alguna del BBVA y del excomisario José Manuel Villarejo a la hora de “construir” una acusación contra esta asociación de consumidores bancarios por las indemnizaciones de las clásulas suelo.

El juicio, que inicialmente iba a comenzar el pasado 21 de octubre, tuvo que aplazarse por un problema de salud del abogado de Luis Pineda, el controvertido exdirector general de la ONCE Miguel Durán. Ahora está previsto que se inicie este próximo día 29 de enero y que se prolongue hasta el 21 de abril.

El caso ha visto como muchos de los argumentos de la acusación, entre ellos el BBVA, se ha ido derrumbando a medida que se iban conociendo los presuntos tejemanejes e intereses del expresidente de la entidad bancaria Francisco González y parte de su cúpula directiva, como el exdirector de comunicación Javier Ayuso, a favor del ex comisario José Manuel Villarejo para atacar al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, hasta el punto que la propia entidad financiera con su nuevo presidente, Carlos Torres Vila, decidió a retirarse de la acusación particular contra el presidente de Ausbanc

Grandes dudas sobre el papel de BBVA

En la actualidad BBVA está investigado por la Justicia por haber pagado al menos 211.750 euros al ex comisario Villarejo para investigar a Luis Pineda y Ausbanc. De hecho se investiga si el encargo tuvo una remuneración mayor y se disfrazó en su cuentas consignando un concepto diferente en las facturas.

El propio Luis Pineda se ha personado en calidad de perjudicado en esta pieza para ejercer de acusación, dado que entiende que aquel 'trabajo' motivó la denuncia anónima que fue presentada contra él y que acabó derivando en la Operación Nelson que comienza a juzgarse este miércoles.

Luis Pineda de Ausbanc junto a Eduardo J. Padrón, presidente y dueño de Miami Dade College, la universidad más grande de Estados Unidos.

En concreto, Pineda comenzó a ser investigado tras una denuncia anónima presentada el 2 de febrero de 2015 ante la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional en la que se exponía, por un lado, que Ausbanc no era una asociación de consumidores, sino que buscaba el lucro de sus administradores y por otro, que presuntamente presionaban a diversas entidades financieras para que efectuas en “cuantiosas aportaciones económicas encubiertas”.

Siete días después de la recepción de esa denuncia anónima, la UDEF remitió un informe a la Fiscalía de la Audiencia Nacional que abrió la causa el 24 de febrero, solicitando escuchas telefónicas. En abril, Pineda fue detenido y enviado a prisión provisional en la madrileña cárcel de Estremera, donde estuvo tres años ingresado.

Dudas sobre la legitimidad del procedimiento

A la luz de la investigación sobre la relación del BBVA y el excomisario Villarejo, la defensa del presidente de Ausbanc cuestiona la legitimidad del procedimiento articulado y plantea la posibilidad de que estuviese contaminado desde el inicio.

Además, tal y como destaca la defensa de Pineda, todos estos hechos coinciden con los logros que Ausbanc había conseguido a favor de los consumidores como el final de las cláusulas suelo que, precisamente, afectaban muy directamente al BBVA, que según la defensa de Pineda, “cobró unos 100 millones de euros por cláusulas suelo que no figuraban en los contratos de sus hipotecas". Según la misma defensa, Ausbanc descubrió que el BBVA cobraba la Cláusula Suelo incluso a quienes no la tenían, y que, por ello, “le persiguieron”.

Ahora este juicio mediático puede descubrir, si de verdad se pretende, el proceder interesado de algunos dirigentes del BBVA y la participación de las llamadas cloacas policiales del Estado español con el trasfondo del conocido excomisario Villarejo.

COMPARTIR: