23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En las últimas semanas la Policía de Sevilla ha realizado varias detenciones por la venta de esta sustancia psicotrópica

Vuelve el GHB: Así es la peligrosa droga líquida, inolora e incolora que domina la noche

GHB
GHB
La Policía Nacional ha lanzado una alerta este jueves para prevenir a la ciudadanía de que están circulando por las zonas de ocio de Sevilla partidas de una potente droga sintética, llamada GHB, también denominada como éxtasis líquido o droga de las violaciones, que puede tener efectos muy peligrosos en el consumidor. En Elcierredigital.com te explicamos qué es esta droga, de dónde proviene y quiénes son sus principales consumidores en España.

En las últimas semanas la Policía de Sevilla ha realizado varias detenciones por venta de estupefacientes y además de marihuana y otras drogas más habituales, los policías requisaron en dos ocasiones "una sustancia líquida camuflada en botes tipo cuentagotas".

La sustancia intervenida por los agentes fue remitida a la Policía Científica que determinó que una de las partidas era GHB, y en otro de los botes había butirolactoma, que es un precursor del GHB. “El GHB, cuando se añade a una bebida alcohólica, tiene un efecto depresor que puede hacer que el consumidor se desmaye y pierda la conciencia; por eso se conoce como la droga de las violaciones”, señala la Policía en un comunicado.

Las víctimas en muchas ocasiones no recuerdan lo que ha pasado, lo que complica la denuncia. Además, el rastro de esta droga en el organismo desaparece rápidamente. Según recoge el Ministerio de Sanidad en su web del Plan Nacional contra las Drogas, los efectos del GHB se perciben a los 10 o 20 minutos del consumo, duran de 60 a 90 minutos y desaparecen por completo a las 3 o 4 horas; si bien matizan que los efectos varían mucho de una persona a otra. El GHB es la sustancia que usó un violador del Reino Unido, llamado Reynhard Sinaga, a quien condenaron el año pasado por más de 130 violaciones.

¿Qué es el GHB?

Lo llaman ‘el chorrito’. Pueden verlo en un pequeño bote, quizás en forma de pipeta; también en algunas fiestas, en algunas reuniones o en algunas salas. Su uso es sencillo: unas gotitas disueltas en bebida, y listo. Sus efectos, euforia y desinhibición, siempre que no acabe con sus consumidores en el hospital. Esta droga sintética es, en realidad, un disolvente industrial y vuelve con fuerza a la noche de nuestro país.

Es el conocido como GHB, ácido gammahidroxibutírico, también llamado "éxtasis líquido". Se trata de una sustancia depresora anestésica en forma de líquido incoloro, sin olor y con sabor más bien salado.

Su uso es peligroso, y cada vez más común: es complicado saber cuánta es la dosis adecuada, porque tiene un margen de seguridad muy estrecho, y ​los servicios médicos de nuestro país están presenciando cómo cada fin de semana tienen que intervenir a alguien por sus efectos. El GHB está encontrando un nuevo público en los jóvenes tras la pandemia.

El 'Voltaren' o el ibuprofeno podrían ser eficaces contra la sobredosis de  éxtasis líquido

Droga GHB.

Esta sustancia no es ninguna desconocida entre las drogas sintéticas más consumidas en nuestro país. Se popularizó a principios de siglo, en los años 2000, pero se conocía desde los 60, cuando se desarrolló como anestesia humana.

No tuvo mucho recorrido porque los efectos secundarios (mareos, náuseas, vómitos; visión borrosa o doble, descoordinación motora y somnolencia) eran fuertes. En los 80 ya era una sustancia que tan solo se usaba como complemento para el sueño, para culturistas o como tratamiento para el síndrome de abstinencia del alcohol, puesto que genera una sensación similar a la de su consumo.

Pero con el impulso del nuevo milenio, de la vida con internet, de un nuevo mundo que cada vez es más abierto, el GHB vivió su gran apogeo: comenzó su uso recreativo hasta que se fiscalizó. Su inclusión en la legislación española se produjo el 8 de mayo de 2014. Aunque ahora se vende como disolvente para grafiti y no es difícil su adquisición en portales como Amazon.

¿Cómo llega el GHB a España?

El mayor centro de distribución del GHB que llega a nuestro país es Holanda. El modus operandi no es demasiado complicado, según relatan fuentes policiales. Especialmente, porque es de difícil rastreo a nivel aduanero al tratarse de importaciones de bajo valor.

"Te mandan la sustancia desde un apartado de correos en Inglaterra o en Amberes. Si es un paquete de menos de 1 kg y digo que son sales de baño o un producto químico para el jardín, quién va a pararlo. Pillar esa cantidad es difícil, no es como si mandaran un container", ejemplifican.

Y aunque se descubren, cada vez es más complicado: al ser un compuesto químico, su fiscalización, que tiene que ser a través de la ONU, que se etiquete como peligrosa en el sistema de alerta temprana es difícil puesto que se puede reformular y se escapa de la detección de las autoridades.

Principales consumidores en España

Si bien no es una droga común en nuestro país, la tendencia de consumo en España es ascendente. Según datos del Ministerio de Sanidad, sobre el GHB no hay registros anteriores a 2011, pero en 2013 la había probado, al menos una vez, el 0,6% de la población, porcentaje que en 2019 ascendió hasta el 0,9%.

La edad media de inicio de consumo de GHB en España, en datos actualizados a 2020, es de 23 años en hombres y 24 en mujeres. En cuanto a sexos, su prevalencia es sensiblemente mayor entre los hombres (1,5%) que entre las mujeres (0,3). Y hay más consumidores entre los 35 y 64 años que entre los 15 y los 34. Además, está muy extendido su uso entre el colectivo gay, sobre todo para el llamado chemsex.

COMPARTIR: