16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El fraude llega a los usuarios a través de una carta al buzón o por correo electrónico y tiene como objetivo conseguir el acceso a sus datos

Vuelve la estafa que afirma que te ha tocado la lotería: Los fraudes de cara al verano

Carta usada para la estafa de la lotería.
Carta usada para la estafa de la lotería.
Una estafa que circulaba en 2018 ha vuelto a surgir en España. A través de una carta o un correo electrónico se comunica a los falsos agraciados que les ha tocado la lotería por un sorteo en el que no es necesario comprar billete. La Guardia Civil ha informado de sus riesgos a través de su cuenta de Twitter, como ya ha hecho con otros fraudes similares. De cara al verano, los fraudes en páginas de alojamientos vacacionales son también habituales.

La cuenta de Twitter de la Guardia Civil alerta habitualmente de las estafas más comunes para poner sobre aviso a todos sus seguidores. Recientemente, a través de esta red social han querido hacerse eco de una de las más recientes que, en realidad, es una vieja estafa que ha vuelto. Y en contra de la tendencia actual de utilizar internet, esta estafa se pone en práctica, mayoritariamente, a través del correo tradicional.

El engaño comienza a través de una carta que llega directamente al buzón en la que se comunica que al destinatario le ha tocado la lotería. La misiva lleva el sello de Loterías y Apuestas del Estado pero, curiosamente, está escrita en inglés.

Otro elemento que no encaja en esta estafa es que para ser ganador del sorteo no hace falta comprar ningún billete de lotería. Esta circunstancia tan extraordinaria la explican afirmando que se escogieron participantes de “una lista exclusiva de 125.000 nombres de individuos de Europa, Asia, Oriente Medio y los Estados Unidos y que se trata de un programa ideado para promover y animar el turismo en nuestro país”.

A continuación, se pide a la persona que reciba la carta que llame por teléfono o envíe un correo para cobrar, presuntamente, el premio. La realidad es bien diferente, ya que lo que hacen los estafadores es recoger los datos de la persona que llama y usarlo con fines maliciosos.

La web de Loterías y Apuestas del Estado alerta sobre la estafa de la lotería

Además del aviso de la policía —que, aunque usa una carta de 2018, alerta este 2022 del retorno de la estafa—, Loterías y Apuestas del Estado también ha alertado en su web de las estafas en las que se están viendo implicados. Aparte de la ya mencionada, se estarían difundiendo comunicados parecidos a través de correo electrónico, y desde la web piden a los usuarios “no contactar con el emisor de estas comunicaciones y nunca proporcionar información personal o dinero”.

Como consejos para no caer en el fraude, indican que es una buena medida comprobar “las direcciones y teléfonos de los organismos que se facilitan”, que “no coinciden con los verdaderos”. También avisan a los usuarios que no paguen “cantidad alguna para obtener los premios que se ofrecen" y "no proporcionar información personal o financiera”.

Advierten además, de que el único modo de participar en los sorteos proporcionados por la entidad es “a través de los puntos de venta oficiales de lotería ubicados en el territorio español o a través de www.loteriasyapuestas.es, siendo usuario registrado y verificado”.

Por si estos consejos no fueran suficientes, añaden un último punto que podría ser útil para distinguir otros fraudes: “Estas redes acostumbran a actuar desde cualquier otro país distinto de aquel en el que reside el destinatario de sus mensajes, lo que dificulta notablemente las tareas de investigación y resolución de los delitos que cometen”.

La estafa online de la declaración de la renta y el fraude de los Bizum inversos

Esta no es la única ocasión en la que los estafadores se hacen pasar por instituciones españolas para robar dinero o datos. Recientemente, tal y como informó elcierredigital.com, la Guardia Civil alertó de una nueva campaña de phishing que suplantaba la identidad de la Agencia Tributaria a pesar de que el organismo no solicita información delicada ni por correo ni por SMS.

En la estafa se hacía creer a los usuarios que accediendo a un enlace se les iba a realizar un reembolso de lo pagado por el impuesto. Para ello, tenían que rellenar un formulario con los datos personales y los bancarios, datos que utilizaban para robar el dinero de las cuentas.

Bizum.

Otra de las estafas más recientes tiene que ver con la aplicación de pagos más utilizada actualmente: Bizum. Los estafadores se hacían pasar por falsos compradores, interesándose por un producto y poniéndose en contacto con el vendedor. A la hora de establecer la estafa, pedían su número para realizar un pago mediante Bizum, pero el enlace enviado era una solicitud para que la víctima enviase el dinero en vez de recibirlo.

Estafas de cara al verano

El verano es una de las épocas preferidas de los estafadores y uno de sus engaños veraniegos más habituales, según explicaba la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), es el que afecta al alquiler de viviendas vacacionales a través de plataformas online

Entre los fraudes más comunes, se encuentra el pago por adelantado. Para llevarlo a cabo, ofrecen al usuario un servicio extra a cambio de que el interesado transfiera el dinero al margen de la plataforma donde se anuncia su vivienda. Otro de los más usuales es el ‘phishing’ (suplantación de identidad), por el que el estafador envía un correo electrónico o enlace que, a primera vista, parece de la plataforma utilizada o de otro sitio de confianza.

Estos mensajes tienen como objetivo engañar a la víctima, solicitándole información confidencial, como contraseñas u otras direcciones de correo electrónico. De esta forma, introducen un 'malware', es decir, un software malicioso que accede al equipo para hacerse con información confidencial.

La Oficina de Seguridad del Internauta, por ello, aconseja desconfiar de los precios que parezcan demasiado bajos, de los usuarios de contacto con poca información de sí mismos, las fotos robadas y de las webs poco fiables.

COMPARTIR: