20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A pesar del aire nuevo que quería darle el actual presidente, el gaitero Hevia, no ha podido con los últimos varapalos judiciales ni la competencia

El Ministerio de Cultura puede intervenir la SGAE debido a las críticas recibidas por parte de cuatrocientos creadores

El ministro de Cultura y Deportes , José Guirao.
El ministro de Cultura y Deportes , José Guirao. / Europa Press
Tras las críticas de algunos nombres de la cultura, como Pedro Almodóvar o Isabel Coixet, contra el funcionamiento de la SGAE, el Ministerio de Cultura no descarta la intervención judicial de la entidad. El actual presidente, el gaitero Hevia, al frente del cargo desde noviembre, parece no poder controlar la pesada herencia de sus predecesores. En los últimos meses, la SGAE ha recibido varios varapalos judiciales y la Unión Europea ha decido poner fin a su pseudomonopolio.

La Sociedad General de Autores (SGAE) ha entrado en una situación de aparente no retorno. El sector de la cultura, que normalmente evita pronunciarse sobre el escándalo que sacude al sector desde hace años a la SGAE tomó cartas en el asunto y exigió al Ministerio de Cultura que interviniera ante la situación de la sociedad que se dedica a administrar los derechos de los creadores españoles. La plataforma Coalición Autoral formada por 400 socios de la SGAE con nombres como Pedro Almodóvar, Álvaro Urquijo, Isabel Coixet, Miguel Ríos, Coque Malla o Montxo Armendáriz se dirigió a José Guirao, al titular de Cultura que hiciera algo ante la situación que se vive en la sociedad de gestión de derechos.

El viernes 1 de febrero, en rueda de prensa, Guirao aventuró que el fin del caos de la SGAE está cerca. Anunció así que su Ministerio iba a pedir la intervención judicial, aunque especificó “no se va a pedir la intervención total de la SGAE”. También aclaró que el principal ovejito es el “cambio en los estatutos de la SGAE para adaptarlos a la ley, la revisión de criterios de reparto del dinero recaudado por la entidad entre los diversos colegios que la conforman y la habilitación de un sistema de voto electrónico para que sus miles de socios, la mayoría de los cuales no viven en Madrid, puedan votar”.

Esta más que posible intervención se suma al último varapalo judicial. Se trata de una resolución que dicta que dicta que las multinacionales EMI, Warner y Peer deben ser reintegradas en la Junta Directiva de la sociedad. Estas discográficas fueron expulsadas del órgano de gobierno de la SGAE en diciembre de 2017, en virtud de una resolución de octubre de ese año que fue inmediatamente recurrida por las multinacionales.

Además, la Unión Europa ha comunicado que el la SGAE debe acabar con su situación de monopolio de facto. Hasta ahora en España, la gestión de los derechos de autor pasaba casi siempre por esta gestión privada de gestión colectiva. Ahora el panorama se abre y surgen otras opciones para los creadores. Es el caso Unison, que tiene la particularidad de que actúa a nivel internacional teniendo en cuenta las distintas legislaciones existentes en cada país. También acaba de desembarcar en España la italiana Soundreef, que cuenta ya con 11.000 socios en el país transalpino. Con esto, la SGAE pierde una de sus principales bazas: la situación de pseudo-monolopolio en la que vivía.  

El gaitero José Ángel Hevia, actual presidente de la SGAE / Europa Press

Por último, AEDEM y OPEM, dos asociaciones de editores musicales, llevaron a la SGAE ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), que dio la razón a ambas y declaró que no se podía recaudar más del 20% por las emisiones televisivas para la música nocturna. El problema surgió cuando se supo que de los 250 millones que recauda al año, 200 surgen de los derechos de emisión en televisión.

"Hay dos opciones: una jurídica, que podría resolver problemas puntuales, pero que se extendería en el tiempo y puede alargar demasiado la eficacia de la medida, y otra que partiría del propio Gobierno. Consiste en quitarles la licencia para ciertos temas. Sería más inmediato, pero más traumático".

Hevia, sin templar gaitas

El maremágnum de problemas al que se enfrenta la Sociedad General de Autores y Editores llega tras acceder a la presidencia el gaitero José Ángel Hevia. Contra todo pronóstico el gaitero asturiano se hizo en noviembre con la presidencia de la Sociedad General de Autores y Editores. Con esta elección, la SGAE evitaba así ser intervenida por el Ministerio de Cultura. Hevia tenía como contrincantes a la soprano Pilar Jurado (a la que muchos daban por favorita) Teo Cardalda, Inma Serrano y Josemi Carmona.

El músico fue elegido con veinte votos a favor, dos en contra y doce abstenciones, entre los 35 miembros del órgano rector, elegidos en las pasadas elecciones del 26 de octubre. Hevia permanecerá en el cargo hasta 2022, es decir, durante cuatro años, siempre y cuando no se produzca la anunciada intervención judicial.

Hevia parecía ser la persona con el carácter necesario para cambiar el errático rumbo de los últimos tiempos, lleno de dimisiones y problemas con la justicia, y con la sombra de la sospecha de la corrupción cayendo sobre la institución. Sin embargo, el futuro inmediato de la SGAE sigue en el aire.

COMPARTIR: