17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Personas vulnerables se verán obligadas a abandonar este hogar y la organización Mensajeros de La Paz les ofrece traslado a La Bañeza, a más de 340 km

Los 'negocios' del Padre Ángel, en el foco: Ancianos de Morata de Tajuña denuncian el cierre de su centro con solo 12 días de aviso

Exclusiva El Padre Ángel junto a la carta enviada a los ancianos de Morata de Tajuña.
El Padre Ángel junto a la carta enviada a los ancianos de Morata de Tajuña.
Mensajeros de la Paz, la ONG del Padre Ángel, gestiona varias residencias y centros de día en toda España. Una de ellas era una vivienda-hogar cerca de la residencia que gestionan en Morata de Tajuña (Madrid). Los 15 ancianos que habitan en ella tendrán que abandonarla el 3 de marzo. La solución que ofrecen desde Mensajeros de la Paz es trasladarlos a más de 340 kilómetros, a La Bañeza (León). Según la ONG, solo podían “cerrar” después de que Servicios Sociales les pidiera una licencia.

La ONG Mensajeros de la Paz, del conocido sacerdote de la 'jet set' Padre Ángel, tiene diferentes residencias repartidas por toda la geografía española. Además, en algunos lugares poseen “hogares para personas autónomas mayores de 65 años en situación de exclusión residencial”, según comentan desde el departamento de prensa de la organización a elcierredigital.com.

Precisamente, uno de estos hogares, situado cerca de la residencia que posee Mensajeros de la Paz en el municipio madrileño de Morata de Tajuña, cerrará sus puertas el próximo 3 de marzo y dejará fuera a personas vulnerables con serios problemas residenciales.

Mensajeros de la Paz avisó mediante una simple carta hace escasos días a los mayores que se encuentran en este hogar, un total de 15, según comunican desde la organización a elcierredigital.com, "del cierre de la instalación y la posibilidad de traslado", que tenían que aceptar o rechazar en un plazo de 48 horas tras recibir la misiva.

Alguno de los ancianos declara lo siguiente sobre esta situación: "Se trata de una coacción total. O te vas a la calle o te tienes que ir a más de 340 kilómetros de Madrid, el lugar donde está tu vida... y yo ya tengo más de 80 años".

Según el documento al que ha tenido acceso elcierredigital.com, por parte de Mensajeros de la Paz se les notificó el pasado 20 de febrero que deberían abandonar las instalaciones el próximo 3 de marzo, ofreciéndoles “un nuevo recurso de alojamiento en el Complejo Residencial Mensajeros de la Paz, sito en La Bañeza (León)”. Es decir, la opción de traslado se encuentra a más de 340 kilómetros de su hogar actual.

Los afectados y sus familiares no se explican el motivo de que los ancianos sean “trasladados a otra comunidad autónoma, a pesar de que en la Comunidad de Madrid hay otros centros de mayores gestionados por Mensajeros de la Paz”, manifiestan a elcierredigital.com. Precisamente, uno de ellos, de hecho, se encuentra cerca del hogar que cerrará sus puertas el próximo 3 de marzo: la Residencia Isla Taray.

La carta que han recibido los ancianos de la vivienda-hogar de Morata de Tajuña.

Así, entre los centros que tiene disponibles Mensajeros de la Paz en la Comunidad de Madrid, según figura en su página web, se encuentran la Residencia y Centro Municipal de Campo Real, la Residencia y Centro de Día Dolores Soria de Pinto, la Residencia y Centro de Día Montserrat Caballé de Barajas, la Residencia Don Bosco también en Barajas, la Residencia y Centro de Día Parque Coimbra de Móstoles y la Residencia Marqués de Santillana de Buitrago de Lozoya.

La respuesta de Mensajeros de la Paz

Ante el descontento de los residentes y sus familiares, elcierredigital.com se ha puesto en contacto con Mensajeros de la Paz preguntándoles por el cierre del centro y la reubicación de los ancianos. Según explica su responsable de prensa, “Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid” les pide que saquen “licencia administrativa como centro de servicios sociales, lo que implica cambios arquitectónicos inviables en ese hogar”.

“Nosotros alegamos que es una vivienda-hogar para personas con pocos recursos que les prestamos de manera temporal hasta que quede una vacante en un recurso social adecuado. No se han admitido las alegaciones, por lo que solo podíamos cerrar. En lugar de dejar a estas personas en situación de calle, les hemos reubicado en otro lugar adecuado y donde teníamos plazas disponibles es en La Bañeza (León)”, continúan explicando a elcierredigital.com desde Mensajeros de la Paz.

Residencia de Mensajeros de la Paz en La Bañeza (León).

Elcierredigital.com también se ha puesto en contacto con la Comunidad de Madrid para preguntar sobre el cierre del centro y los problemas existentes con la licencia, pero todavía, y tras varios días de espera, no hemos recibido respuesta alguna.

Problemas en otra residencia del Padre Ángel

Lo cierto es que este no es el primer centro de los gestionados por Mensajeros de la Paz que ha tenido que cerrar tras 'enfrentarse' a la Comunidad de Madrid. El pasado año, y tal y como informaba Libertad Digital, se canceló el contrato por el que la Residencia Fundación Reina Sofía era gestionada por Mensajeros de la Paz. La causa fueron las 145 reclamaciones que recibieron por la gestión de esta residencia. Esto supone “el 38,56% de todas las quejas recibidas por la gestión de los centros de gestión indirecta”, según publicaba el mencionado diario.

Los familiares de los residentes se quejaban de la falta de personal, de “incumplimientos de la normativa en materia de sujeciones y de registros de curas, cuidado de enseres, higiene de los usuarios, alimentación, deficiencias en el sistema de llamadas, así como en la administración de medicación y el seguimiento médico de los usuarios”. Así es como lo describe el informe ya mencionado, que corroboró todas estas denuncias al visitar el centro en dos ocasiones: una a mediados de 2021 y otra a principios de 2022.

Como consecuencia, la Comunidad de Madrid rescindió el contrato con el que Mensajeros de la Paz, teóricamente, iba a gestionar la residencia hasta el año 2026. Se abrió concurso por vía de urgencia y ahora esta residencia “referente de la Comunidad de Madrid, destinada a combatir de una manera integral la enfermedad del Alzheimer” —según la web de la Comunidad de Madrid— está gestionado por Sacyr Social.

La polémica iglesia de San Antón

Por otra parte, como ya publicamos desde elcierredigital.com, el Padre Ángel ha recibido críticas por la labor social ejercida en la Iglesia de San Antón, ubicada en la calle Hortaleza (barrio de Chueca, Madrid). Cuando la Iglesia pasó a formar parte de los centros del Padre Ángel, su propósito era utilizarla para dar cobijo y cubrir las necesidades de los más necesitados todo el día, los 365 días del año.

Voluntarios en uno de los accesos a la Iglesia de San Antón en el barrio de Chueca.

En la Iglesia de San Antón muchos voluntarios ofrecen, diariamente, el desayuno a más de 200 personas en situación de calle o soledad, de 7:15 a 9:15 h. Otra de las actividades que desde la iglesia se ofrece es la despensa solidaria. Este proyecto nació en 2020 para reforzar su compromiso con las familias en riesgo de pobreza agravada por la crisis por la COVID-19. Los voluntarios entregan cestas solidarias de emergencia y brindan acompañamiento a las familias más vulnerables.  Entre otros servicios están los 'muy necesarios' y a los que no todo el mundo puede acceder si están en situación vulnerable, como abogados y psicólogos voluntarios.

Sin embargo, las buenas intenciones iniciales no fueron vistas de ese modo, ya que los vecinos de la zona se quejaban de que, por la apertura de la iglesia, habían vuelto al barrio las drogas.

“Albergue ilegal que no cumple los requisitos mínimos”

Un vecino cercano a la iglesia que prefería no dar su nombre comentaba que “el padre Ángel ha convertido la iglesia, protegida por Patrimonio Nacional, en un albergue ilegal que no cumple los requisitos mínimos para funcionar como tal". Algunas mañanas los vecinos salen de casa y se encuentran la calle llena de desperdicios. Otra queja pública de los vecinos son las peleas de los vagabundos en las cercanías de la iglesia.

“Para obtener subvenciones o acceso a la sanidad, no lo sé, o que haya llenado un edificio protegido, la iglesia de San Antón, de leds, carteles y televisiones que se usan para ver el fútbol", se quejaba Alfredo, vecino del barrio, a elcierredigital.com.

El Padre Ángel a las puertas de San Antón.

Los vecinos insistían en que la "la situación en la zona es desesperante. Desde que la iglesia está abierta han crecido los trapicheos de droga, hay más suciedad, peleas, navajazos y agresiones físicas”.

Y para otros, una de las consecuencias de la apertura de la iglesia es la devaluación de las viviendas. "Vamos a tener que mal vender nuestras casas. Somos vecinos de toda la vida del barrio y lo que no podemos soportar es la delincuencia que generan ciertas personas que visitan la iglesia. El barrio, sacudido en los 80 por la heroína y los cientos de atracos de yonkis, vuelve a revivir su pasado más peligroso. Lo que nunca pudieron imaginar sus vecinos es que el regreso del infierno en sus calles iba a venir de la mano de un sacerdote", expresaban preocupados.

Ante esto, el Padre Ángel insistía en que en 2015, cuando le “concedieron gestionar la Iglesia de San Antón”, tenían “muy claro que debía ser un hospital de campaña, lugar de acogida. Ser una Iglesia en salida. Ir a los márgenes del mundo”. “Y eso es lo que hicimos. En este caso, los márgenes del mundo pueden estar en el centro de una gran ciudad. A día de hoy, San Antón pretende ser una iglesia que se sitúe en el corazón frío de una gran ciudad, como es Madrid, y lo haga más cálido. Más humano. Más cercano. San Antón es una iglesia, pero muy diferente a muchas otras en Madrid, que quiere estar en total consonancia con la actual pastoral del Papa Francisco. Creo que lo más importante es que, siguiendo el espíritu de las palabras del Papa, nuestra iglesia no disocia lo espiritual de lo humano”, concluía.

COMPARTIR: