28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los socialistas de Illa y el partido de Carles Puigdemont, que gobiernan la Diputación de Barcelona, podrían hacerse con el control de la autonómica

Junts per Catalunya y PSC se reparten TV3 en un pacto sorpresa que causa alarma en Esquerra Republicana

/ Sánchez y Puigdemont
Esquerra Republicana de Catalunya respiraba al considerar que la presidencia de la Generalitat le otorgaba de facto el control de TV3 que, sin embargo, podría ir a parar a manos de una alianza entre PSC y Junts per Catalunya, que ya gobiernan en la Diputación de Barcelona.

El PSC mira mal a Junts per Catalunya por la fuga de Carles Puigdemont y la formación nacionalista tilda a los socialistas de ser el partido "del 155", artículo constitucional activado por Mariano Rajoy con ayuda del PSOE para destituir el Govern en 2017.

Pero PSC y Junts per Catalunya gobiernan juntos la todopoderosa Diputación de Barcelona y ahora han llegado a un pacto para hacerse con el control de TV3, que se suponía que iba a parar a manos de Esquerra Republicana de Catalunya.

Los de Pere Aragonès recuerdan que ellos cedían el control de la televisión autonómica a Junts cuando ellos eran el socio minoritario del Govern (a cambio de controlar Catalunya Ràdio). Pero el acuerdo entre PSC y Junts evidencia el interesado cambio de plan de los de Puigdemont, que tilda de "desleal" a Oriol Junqueras por el papel de ERC en el procés.

Sígfrid Gras y Jordi Borda, hasta ahora los número dos de TV3 y Catalunya Rádio, considerados como afines a Junts, se convertirán en directores interinos de ambos medios. El PSC conseguiría colocar a varios importantes en ambos medios y, además, conseguiría renovar los medios de la Diputación de Barcelona (La Xarxa).

Y es que, al frente de este conglomerado audiovisual el PSC quiere a Enric Hernández, exdirector de El Periódico de Catalunya, exdirector de Actualidad de RTVE y muy afín a La Moncloa por su controvertida labor en TVE.

Con esta jugada Junts per Catalunya se vengaría de ERC porque consideran que los de Oriol Junqueras se llevaron a su terreno a Vicent Sanchís, que en los últimos meses, según algunos medios, dejó de dirigir TV3 al servicio de Puigdemont.

Problemas para el PSC en su gran bastión

L'Hospitalet de Llobregat, que ronda los 270.000 habitantes tras haber disparado población gracias a la inmigración española en los sesenta y setenta, es el gran bastión socialista en Cataluña. Y es que el PSC gobierna la ciudad desde 1979.

TV3. 

En 2008 Celestino Corbacho abandonó la alcaldía para asumir el ministerio de Trabajo con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El edil cedió la vara a mando a Núria Marín, que ejerce actualmente este cargo que compatibiliza desde 2019 con la presidencia de la todopoderosa Diputación de Barcelona y desde diciembre de 2021 con la vicepresidencia del PSC que lidera el exministro Salvador Illa.

Imputada

Núria Marín fue imputada por una supuesta trama de desvío de fondos que afecta al Consell Esportiu de L’Hospitalet (CELH), entidad sin ánimo de lucro que promueve el deporte escolar y que habría sido utilizada para tejer una red clientelar socialista en la ciudad.

La cúpula de este organismo 'independiente' está férreamente controlado por el PSC (seis de sus directivos fueron en las listas municipales y otros dos son asesores de la formación socialista en el Ayuntamiento de L'Hospitalet).

Marín está siendo investigada junto a otras 20 personas (15 de ellas del PSC), a pesar de que asegura que denunció la presunta situación irregular del organismo cuando su ex primer teniente alcalde, Jaume Graells, le advirtió de la misma.

Graells advirtió que la diferencia entre las cuentas que se presentaban a los socios y las que le mostraban al Ayuntamiento rondaban los 500.000 euros, habiendo algunos gastos en contratación de técnicos deportivos más que sospechoso.

Un informe de la UDEF constata la manipulación de las cuentas indicando que "se inflaban de modo consciente los presupuestos para recabar mayores cuantías en subvenciones", y asegurando que el Ayuntamiento "no ha ejercido el debido control".

Marín asegura que notificó los hechos a los responsables de la entidad y encargó una auditoría interna que finalmente se solapó con la investigación policial.

Salvador Illa confía en ella

Illa decidió resucitar el cargo de la vicepresidencia del PSC, que hasta hace unos meses no existía, para mostrar su confianza en Marín, convertida en número dos del partido. El exministro sigue apostando por la inocencia de la alcaldesa: "Yo pongo la mano en el fuego por muy poca gente. Tengo toda la confianza en que se ha actuado correctamente y que hay una colaboración máxima con la justicia. En función de cómo vayan las cosas, tomaremos decisiones. Pero Marín tiene mi plena confianza".

La edil no pasa por sus mejores momentos y ha tenido que apoyarse en Ciudadanos, liderado en el consistorio por el polémico tertuliano deportivo Miguel García, para salvar una moción del pleno presentada por ERC y PP en la que se le exigía su dimisión.

Cabe recordar que la mayor parte de investigados están acusados de malversación, falsedad documental y prevaricación, mientras que el delito de Marín sería el de omisión del deber de perseguir delitos.

COMPARTIR: