27 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Arzobispo de Barcelona ha apoyado públicamente el indulto a los presos del 'procés' y es la persona de confianza del Papa Francisco en España

La historia del cardenal Omella, cabeza de la Conferencia Episcopal: Tres familiares murieron en la Guerra Civil

El presidente de la Conferencia Episcopal en España, Juan José Omella.
El presidente de la Conferencia Episcopal en España, Juan José Omella.
El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, ha mostrado recientemente su apoyo al indulto que recibieron los políticos catalanes por parte del Gobierno mediante el que se les perdonó las penas de prisión que les faltaban por cumplir. La política ha marcado en gran parte la biografía de Omella y de su historia familiar. La familia del cardenal y arzobispo de Barcelona perdió a tres de sus miembros durante la Guerra Civil.

Los indultos a los presos del procés por parte del Gobierno de Pedro Sánchez han vuelto a poner de actualidad al cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española. Omella accedió a ser la cabeza de la iglesia católica en nuestro país tras una reñida lucha que desató la oposición del sector más conservador de los católicos españoles mediante técnicas de juego sucio, tal y como pormenorizó en su día Elcierredigittal.com

Omella contaba, y cuenta, con el favor del Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos y es uno de los hombres fuertes del pontificado de Francisco. El Papa argentino ha acelerado en los últimos tiempos los cambios dentro de la estructura de la Iglesia católica con el objetivo de que la presión del sector conservador sea menor en la Santa Sede. Desde hacía años la iglesia española estaba controlada por esta parte de la iglesia. Con la llegada de Omella se rompió esta tendencia. 

El hombre de Francisco en España 

Juan José Omella y Omella nació el 21 de abril de 1946 en Cretas (Teruel), en la franja catalanoparlante limítrofe con Cataluña, y cuando el Papa Francisco le nombró en 2015 arzobispo de Barcelona, los vaticanistas ya pronosticaron que era el hombre elegido por el Pontífice para reformar la Iglesia en España y cambiar el rumbo conservador que tomó a partir de los años de la presidencia de la Conferencia Episcopal por parte del cardenal  Antonio María Rouco Varela.

El Papa Francisco con Juan José Omella. 

Su postura política de cautela con respecto al Procés catalán, con el que nunca ha sido crítico, le ha ganado fama de ser poco claro entre sus enemigos. No ser crítico con el independentismo le ha costado ser mal visto por la sección más conservadora de la Iglesia. Sin embargo, cuando intentó mediar entre el expresidente catalán Carles Puigdemont y Mariano Rajoy, junto con el Arzobispo de Madrid Carlos Osoro, el Vaticano lo impidió, marcando así las distancias entre la Santa Sede y el conflicto político catalán.

Estudió en el Seminario de Zaragoza y en los Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jerusalén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal y el 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza. Sólo unos meses después ya fue ordenado Obispo principal de la diócesis maña, el 22 de septiembre de ese mismo año. Más tarde, el 27 de octubre de 1999, fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999.

Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca, cargo que compaginó, a partir de octubre de 2001, con el de Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 fue nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Y el 6 de noviembre de 2015 se hizo público su nombramiento como Arzobispo de Barcelona, sede de la que tomó posesión el 26 de diciembre del mismo año y donde ha permanecido estos años.

Una familia marcada por la Guerra Civil

La historia familiar de Omella está marcada por el sufrimiento de alguno de sus familiares en Cretas (Teruel) a manos del Frente Popular en el año 1936.

El pueblo de Cretas vivió un estado de violencia al inicio de la Guerra Civil que se saldó con diecisiete ciudadanos de la localidad asesinados en siete meses, a los que se unieron otros doce habitantes de pueblos cercanos que también perdieron la vida a manos de este grupo. El total de víctimas se elevó a 29, en un momento en que la población de la localidad no superaba los 400 habitantes.

Entre las víctimas se encuentran algunos familiares de Juan José Omella. En primer lugar, el sacerdote Jorge Omella Omella, antepasado del actual arzobispo de Barcelona. Gracias a unas declaraciones que realizó su hermano, como testigo del crimen, se sabe que miembros del Frente Popular se llevaron a la fuerza a Jorge Omella hasta el cementerio, lugar en el que le apuñalaron hasta acabar con su vida. 

Miembros de la Conferencia Episcopal Española.

Pero este no fue el único familiar del actual presidente de la Conferencia Episcopal Española que sufrió la represión ya que, tanto el concejal de derechas de 64 años, Ramón Juan Omella, como el labrador de 29 años simpatizante de la derecha, Joaquín Villagrasa Omella, perdieron la vida a manos del Frente Popular.

Complicada llegada a la Conferencia Episcopal

La política siempre ha marcado la vida de Juan José Omella. Y no fue distinto en su carrera por la presidencia de la Conferencia Episcopal Española. Nunca antes la tensiones entre una facción -ultra- de la Iglesia y un Papa se habían hecho tan evidentes, con signos tan notorios. Así, la parte más conservadora del clero no está de acuerdo con muchos de los postulados del nuevo Pontífice. Los elementos más ultraderechistas intentaron por todos los medios mediatizar la candidatura de Juan José Omella para presidir la Conferencia Episcopal Española.

El último intento desesperado tuvo forma de libro: "Complot de poder en la Iglesia española: Barco contra Omella. En defensa propia", firmado por un tal Jacques Pintor, fue el último texto difamatorio contra Omella enviado a los 87 electores (cuatro cardenales, 12 arzobispos, 48 obispos, 18 prelados auxiliares, el administrador apostólico de Ciudad Rodrigo y los administradores diocesanos de Astorga, Coria-Cáceres, Ibiza y Zamora) que tenían la potestad de seleccionar al nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española.

Juan José Omella. 

El libro es una defensa del conocido exsacerdote Miguel Ángel Barco, expulsado de la labor pastoral por monseñor Omella tras ser acusado de una presunta paternidad que él sigue negando. Un juego sucio que, según ha podido saber Elcierredigital.com, estaba promovido por grupos seglares de ultraderecha que pretendían influir en ese momento tan decisivo para la historia de la Iglesia Católica en España. Esta jugada demuestra lo enconadas que están todavía las posturas en la Iglesia española, que se debate en la actualidad entre los seguidores del Papa Francisco y sus abiertamente críticos.

COMPARTIR: