30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Policías, teleoperadores de información o carteros de Correos son algunos de los colectivos que empiezan a estar afectados por el coronavirus

Errores contra la pandemia: Falta seguridad para los trabajadores obligados a ocupar sus puestos

Foto de archivo de un call center.
Foto de archivo de un call center.
Los trabajadores que están ocupando sus puestos de trabajo estos días, saltándose la cuarentena impuesta por el gobierno porque no les queda otro remedio y son obligados por sus empresas a acudir a sus puestos ya han lanzado la voz de alarma sobre los contagios que están sufriendo. También los funcionarios de Policía han pedido a sus superiores cambios en algunos protocolos para evitar los contagios entre las Fuerzas de Seguridad, mientras ya ha muerto un guardia civil en Madrid por el virus.

Los call center no han cerrado, siguen funcionando a pesar de que muchos no cumplen la normativa sanitaria. Incluso en algunos cuyos trabajadores han dado positivo continúa la actividad, obligando a los teleoperadores a que vayan a trabajar, a pesar de lo peligroso que es y de que algunos trabajadores ya estén en cuarentena en sus domicilios. Caso similar a los dependientes de los supermercados o cajeras que prestan servicios de ocho horas diarias con atención constante al público.

 

La mayor parte de estos centros de telemarketing son subcontratados, algunos incluso por el Estado, para atender a las dudas de los españoles sobre el coronavirus, como los servicios que hay contratados por la Comunidad de Madrid.  Otros prestan servicio respondiendo consultas relacionadas con el paro, la Seguridad Social e incluso la declaración de la Renta. El sindicato CGT ya ha denunciado esta situación:  “Todas las empresas del sector están obligando a desplazarse a los trabajadores y que en las que se han dado positivo de Covid19 no se están tomando, bajo nuestro criterio, las medidas necesarias ya que están simplemente desinfectando los puestos de trabajo donde se encontraban las personas que han dado positivo e intentando dejar entre persona y persona un escritorio vacío”, afirmaban desde el sindicato CGT.

Una patrulla de la UME desplegada.

A algunos de estos centros "call center" incluso ha llegado la UME, como ocurrió en Badajoz, y ha obligado a cerrarlos, pero al día siguiente fueron a trabajar la mitad de operadores y así logran mantener la distancia de seguridad recomendada por el Ministerio de Sanidad. Un claro ejemplo, la multinacional de telemarketing Konecta sufrió el martes un cierre administrativo por parte de la Policía Local de Bollullos de la Mitación, en Sevilla, denunciada por el comité de empresa por incumplir las medidas de seguridad. Sin embargo, un día después Konecta abría tras “tomar medidas”, indican. Con la mitad de empleados y toda la plantilla dotada de mascarillas. Ahora la companía anuncia en Sevilla un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) que afectará a 700 de 2.000 trabajadores en Andalucía.

 

Otros trabajadores, como los de Correos se quejan de que se les están mandando a la calle a repartir el correo sin tomar las necesarías medidas de seguridad. Rubén Paez, del distrito 42 de Barcelona, explica en un vídeo cómo les obligan a salir a repartir cartas solo con unos guantes como medida de protección, en un servicio que califica de "esencial, llevar publicidad de un operador de telefonía, una carta del banco, una compra de aliexpress y todo eso con un gel hidroalcohólico para 17 personas. Esas son las medidas maravillosas que tenemos. No podemos salir a la calle, no podemos quedar con los amigos, pero sí tenemos que salir a repartir esta p... m... y voy a poner en riesgo a todos los porteros de los edificios donde entre, que se difunda y lo sepa todo el mundo", dice Páez en este vídeo difundido por el sindicato CGT.

No es el único funcionario que ha denunciado las condiciones laborales que padecen ahora con el coronavirus. La Unión Federal de Policía (UFP) de Policía Nacional remitió en la mañana del miércoles una carta al Director Adjunto Operativo (DAO) de Policía Nacional, José Ángel González, donde se le pide que tome medidas para evitar contagios masivos dentro de la policía. Su petición no es baladí, puesto que ya un miembro de la Guardia Civil falleció por coronavirus tal y como informó elcierredigital.com.

 

Muchos policías en riesgo

 

 

Desde el sindicato Jupol han remitido una carta a la Secretaría de Estado de Seguridad solicitando que "se paralicen temporalmente las comisiones de servicio que no sean estrictamente necesarias, tal y como viene recogido en la resolución de la Dirección General de la Policía por la que se aprubea el plan de actuación frente al Covid-19 con fecha de 16 de marzo".

 

Por este motivo solicitan que se "paralice temporalmente la comisión de servicio de la UPR en la Línea de la Concepción". Se refieren desde Jupol a los agentes que se encuentran en comisión de servicio "para relevar a un operativo de narcotráfico" en esa localidad, en concreto a los agentes destinados desde Madrid que "pertenecen a un grupo operativo en el que su jefe se encuentra actualmente de baja por enfermedad y con síntomas compatibles con el coronavirus". Desde el sindicato policial se pone de manifiesto que "mantener activa esta medida organizativa puede suponer un grave riesgo de contagio para los propios agentes incluidos en la comisión de servicio" y por eso se pide paralizar esta comisión y "todas las no estrictamente necesarias".

 

Desde la Unión Federal de Policía (UFP) también han solicitado la adopción de nuevas medidas laborales para evitar el contagio masivo de agentes de Policía. Actualmente los agentes se dividen en turnos rotatorios de mañana, tarde, noche, sábados y días libres. Con este planteamiento en 11 miniturnos semanales, se provocaba que por ejemplo un agente que trabaje en el turno 2, comparta trabajo el primer día con agentes del turno 1 y el segundo día con agentes del turno 3. Después estos agentes del turno 3 trabajarían con agentes del turno 4 y así sucesivamente. De manera que si existiera un contagio sería imposible impedir esa cadena de contagios masivos en toda la Brigada de Seguridad Ciudadana.

José Ángel González, DAO de la Policía Nacional.

Por eso la UFP propone un turno temporal, de manera que en el mismo turno estuvieran los mismos agentes siempre, "no mezclándose con los anteriores o posteriores. En caso de contagio solo afectaría la cuarentena a un turno". Además, desde el sindicato policial proponen que se mantengan los mismo binomios en patrullas, "para minimizar el contacto entre compañeros". También piden al DAO mascarillas y geles desinfectantes para todos los operativos y que se siga un protocolo de desinfección en los vehículos e instalaciones policiales.

 

 

COMPARTIR: