31 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El diputado del partido de Santiago Abascal en Albacete ha provocado las críticas y la petición de renuncia por parte del sector más crítico

Rafa Lomana, el eterno 'paracadista' de VOX califica de "traidores" a los que piden su dimisión

Rafa Lomana.
Rafa Lomana. / El candidato de VOX Albacete siempre ha estado en el punto de mira.
Macarena Olona ha puesto el foco sobre el eterno problema de VOX: el descontento de las bases por las decisiones que toma la dirección de Madrid para elegir las caras visibles provinciales. Si alguien representa este ejemplo ese es el polémico número 1 de Albacete: Rafa Lomana. El diputado del partido de Santiago Abascal en la provincia castellano-manchega ha provocado las críticas y la petición de renuncia por parte de los militantes.

Los líos internos en VOX siempre han existido, tal y como ha reflejado desde hace años Elcierredigital.com, pero no ha sido hasta la escandalera de la guerra de Macarena Olona con el núcleo duro del partido cuando esto se ha hecho 'viral'. Olona se ha atrevido a enfrentarse a la figura de Ortega Smith, que es quien decide las caras visibles del partido en cada provincia. 

Uno de los 'paracaidistas' favoritos de Smith es Rafa Lomana que, al igual que Olona, dijo 'sí, Bwana' a la decisión del número dos del partido cuando le propuso ir de número 1 por la provincia de Albacete, con la que no tiene ningún vínculo ni laboral, ni familiar, ni personal. 

Desde su aterrizaje en la provincia castellano-manchega, Lomana no ha dejado de protagonizar controversias y, ahora, un grupo de militantes del partido en la provincia le han pedido que dimita por sus reiteradas polémicas. Unos militantes a los que él se ha referido como "grupo de traidores" en la prensa local. "Recibo el cariño de los albaceteños porque soy una persona cercana", afirma, al mismo tiempo que asegura que las críticas que recibe "no tienen fundamento". 

Una trayectoria de polémicas 

El ‘juego’ mediático de Rafael Lomana tiene historia. Incluso desde antes de pertenecer al partido de la ultraderecha, el diputado ya había mostrado quién se escondía bajo su máscara en programas de éxito como Supervivientes o Desafío Extremo. A través de la pantalla, se mostraba como alguien temperamental, muy dado a la discusión y la disputa; por sus redes, en cambio, muestra una imagen idílica, de 'alta alcurnia'.

Rafa Lomana. 

Tras ser elegido como representante de VOX por Albacete y pasar a formar parte de las filas de Abascal, sus desenfrenos continuaron llegando, incluso con más regularidad. Su sueldo, por ejemplo, vaticinaba un aluvión de críticas: 5.000 euros entre la parte institucional, la indemnización y los complementos. Esto, sin contar lo que puede ganar en publicidad a través de las redes, cifras a las que Elcierredigital.com no ha tenido acceso, de haberlas.

Entre las últimas polémicas que ha protagonizado está la petición, en mitad de la pandemia, de que se abriesen las pistas de esquí de Granada. Una solicitud que, por sí sola, llamaba la atención al dirigirse al presidente andaluz, Juanma Moreno, utilizando el verbo abrir con ‘hache’. En cualquier caso, un gesto que parece desvincularse de su principal tarea: la defensa de una provincia a la que, en teoría, representa y protege.

Mofas ante el uso de mascarilla y la pandemia

Pero estos no han sido sus únicos deslices. Durante el verano pasado, caracterizado por la crisis sanitaria, el diputado de Vox por Albacete aprovechó su perfil de personaje público para quejarse sobre la falta de libertad por las medidas tomadas por la Covid-19Publicó, además, una foto ataviado con un traje en la tienda de moda Oteyza, en la madrileña y céntrica calle Conde de Xiquena, donde trabajan sastres a medida. La tienda de moda ha aprovechado para agradecer en Instagram el gesto a Lomana de fotografiarse en su tienda.

Selfie de Rafa Lomana junto a otras personas, sin mascarilla, en enero de 2021.

A principios del año pasado, el diputado subía a su cuenta de Instagram un ‘selfie’ donde posaba junto a otros cinco militantes del partido de Santiago Abascal. Todos ellos vestían chaquetas de camuflaje con estampados de la bandera española, posiblemente en referencia a su ideología. Mientras ellos sonreían, Lomana realizaba un gesto de preocupación, llevándose la mano a la boca.

La foto incendió las redes, pues su gesto podía dar a entender que se estaban mofando de la pandemia, dada la situación de la crisis sanitaria en aquel momento. De hecho, frente a un escándalo que pareció habérsele ido de las manos, la cuenta eliminó la fotografía. 

Textos llamativos y conflictos sociales

Por otro lado, algunos de los textos que acompañan a sus publicaciones son realmente llamativos. Errores ortográficos o alusiones innecesarias a la pandemia (“Los fuertes sobreviven, los débiles no”) constituyen su vida en las redes, donde aprovechaba para publicitar marcas o negar la importancia de la pandemia. Todo ello mientras ostentaba un puesto como representante de Vox y ahora, como Gestor Provincial del partido en Albacete.

Abascal y Lomana.

Sus actuaciones dejan entrever los conflictos sociales sobre los que se mueve, llegando incluso a acusar, megáfono en mano, a la alcaldesa del municipio de Yeste, Cortes Buendía (PSOE), utilizando descalificativos provocativos, como “terrorista democrática”.

Con todo, es posible que su discurso político se esconda entre la polémica, servida tanto a pie de calle como a través de Internet. No en vano, su grito de “LIBERTAD” a través de Instagram es un ataque, ya no solo al virus, sino al Gobierno y su actual gestión, frente a la cual se considera, como es obvio, contrario.

COMPARTIR: