19 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los especialistas aseguran que tras desestimar su demanda el Tribunal Supremo es difícil, pero no imposible, reabrir el caso

La hoja de ruta judicial de Ingrid Sartiau para conseguir ser reconocida como hija de Juan Carlos I

Montaje con las fotos de Ingris Sartiau y Juan Carlos I.
Montaje con las fotos de Ingris Sartiau y Juan Carlos I.
Tras el anuncio de Ingrid Artiau de retomar la lucha por ver reconocida su filiación de Juan Carlos I, Rey Emérito, surgen las dudas de si legalmente su lucha es posible o todas las puertas quedaron cerradas en 2015 con la sentencia del Tribunal Supremo español que rechazaba su petición de realizar pruebas de ADN.

Después de la exclusiva que la supuesta hija ilegítima de Juan Carlos I, Ingrid Sartiau, concedió a este medio, donde reveló sus intenciones de volver a retomar la demanda de paternidad contra el Rey Emérito, siguen quedando muchas dudas por disipar. Una de ellas es el asunto de reabrir un proceso judicial por la cuestión de paternidad tras el rechazo del Tribunal Supremo en 2015, al no tener pruebas suficientes para llevar a trámite la demanda de paternidad.

Para poder obtener respuestas sobre la complejidad de este proceso y conocer que tipo de pruebas son requeridas para la admisión de la demanda El Cierre Digital ha contactado con el abogado Fernando Osuna, experto en demandas de paternidad y pruebas de ADN. Osuna ha llevado con éxito los casos de paternidad de Manuel Benítez “El Cordobés” o Javier Sánchez, supuesto hijo de Julio Iglesias.

El abogado nos explica las pruebas que hay que aportar en un jugado, de forma general, para que se admitan estas demandas: “Se suele pedir el ADN del supuesto padre e hijo, obtenido por un detective; fotos del supuesto padre e hijo para comprobar su parecido físico o emails, cartas, whatspps donde se reconozca la paternidad; testigos que corroboren la relación entre el padre y la madre; pagos del padre a la madre para la manutención del hijo, porque en varias ocasiones el padre se responsabiliza de los gastos del hijo”.

  El abogado Fernando Osuna.

Son muchos los casos judiciales de supuestos padres e hijos que los medios comunicación han recogido. Entre ellos, como se apuntaban anteriormente, la paternidad de “ElCordobés” o Julio Iglesias. Pero no son los únicos. También se encuentran entre los nombres que se asocian a hijos ilegítimos al presentador de televisión Pepe Navarro, al cantante Francisco, al empresario Ruiz-Mateos o al cantante Alejandro Sanz.

Pero, ¿Cómo se realizan las pruebas de ADN para determinar si una persona es el padre de otra? Fernando Osuna da la respuesta: “La prueba de ADN se realiza en un Instituto de Toxicología. Se toman muestras de la saliva o de la sangre del supuesto padre y del supuesto hijo. Si es positiva la prueba tiene una fiabilidad del 99%. En el caso de no presentarse el padre, el juez lo declara como tal, debido a que la ley castiga más al padre por no acudir a hacerse la prueba del ADN”.

En el caso de Ingrid Sartiau sería abrir el tema de la paternidad por segunda vez. Por eso se plantea lo siguiente: ¿Es complicado abrir este caso después de ser archivado hace 5 años? “Si el juez no entró en el fondo del caso podría reabrirse el asunto, pero se necesitarían pruebas muy claras y muy contundentes. Las segundas ocasiones son difíciles pero no imposibles. Nosotros conseguimos reabrir el caso de Julio Iglesias tres décadas después”, afirma el abogado Fernando Osuna.

Cassiman, profesor de genética

Cuando Ingrid Artiau, la supuesta hija de Juan Carlos I, comenzó su andadura en 2013 para poder averiguar la identidad de su padre se puso en contacto con el investigador y profesor de genética humana, Jean-Jacques Cassiman. El profesor Cassiman analizó el ADN de Ingrid y el de Albert Solà, otro presunto hijo del Rey Emérito, y finalmente descartó su vinculo de consanguinidad.

El profesor Cassiman.

Este medio ha contactado con el profesor Cassiman para saber cuales fueron las pruebas que realizó y las conclusiones a las que llegó. Ésta ha sido su respuesta: “Ingrid vino a mi laboratorio para obtener un perfil de ADN. Cuando estuvo listo me dio una carta con el perfil de ADN de Albert Solà. Ese perfil se realizó en un laboratorio español algunos años antes y estaba limitado en marcadores probados. Basándome en la comparación de los dos perfiles, le dije que podrían ser hermanos de padre con un 90% de probabilidad, pero que quería poder confirmar esto con un perfil de ADN hecho por mí en mi laboratorio con una nueva muestra de saliva".

"Ingrid vino a Lovaina, hicimos su perfil y comparamos este nuevo perfil con el de ella. El resultado fue la exclusión de que eran hermanos. Ingrid no me creyó, se enfadó conmigo y dice que hice trampa. Eso es todo”, concluye el profesor.

Bastardos y Borbones

Ingrid y Albert no serían los únicos hijos que reclamaron a Juan Carlos I como progenitor. Maria José de la Ruelle en 2001 también afirmó públicamente ser hija del Rey Emérito y de su primer amor, Maria Gabriela de Saboya. Pero nunca pudo demostrar con fiabilidad que el exjefe del Estado de España era su padre.

                                                                María José de la Ruelle.

El tema de la bastardía se encuentra muy estrechamente ligado al apellido Borbón. Sin ir tan lejos en la rama genealógica de Juan Carlos, su primo Gonzalo de Borbón en 1983 reconoció que tenía una hija secreta llamada Estefanía Michelle. Estefanía nació fruto de una relación de Gonzalo con la modelo estadounidense Sandra Lee Landry. La historia fue incluso portada de la revista Hola.

                                                                         La famosa portada de Hola.

El caso más mediático y conocido fue sin duda el de Leandro de Borbón. En 2003 la Justicia reconoció a Leandro como hijo de Alfonso XIII y le otorgó el apellido Borbón. Su historia significó un auténtico hito en la Historia de España. Por primera vez un hijo nacido fuera del matrimonio real era reconocido como hijo legal. Don Leandro nació de la relación de la actriz Carmen Ruiz Moragas con Alfonso XIII.

El hijo de Alfonso XIII luchó por conseguir ser considerado hijo de rey pero no consiguió la distinción de infante ni ser enterrado, tras su fallecimiento en 2016, en El Escorial. Ingrid Sartiau quiso ponerse en contacto con él, a través de su hija Blanca, para que le ayudase con el tema del ADN pero no recibió respuesta, ya que Leandro se negó en rotundo para no perjudicar a su sobrino Juan Carlos.

 

COMPARTIR: